Buenas nuevas de gran gozo

Buenas nuevas de gran gozo


En aquella noche, hace mucho tiempo, ángeles introdujeron la primera celebración de Navidad en el mundo, con: “buenas nuevas de gran gozo”, las que, desde entonces, han colmado el corazón de todos los que celebran la Navidad. Imaginamos a esos ángeles como un coro y su proclamación como un canto. ¡No hay mejor manera de expresar esos sentimientos que por medio de la música! Ya sea que cantemos o escuchemos, la música de la Navidad nos une en una celebración de buenas nuevas.

Es casi imposible oír un jubiloso villancico navideño y sentirnos deprimidos. Aunque nos rodee la agitación, la promesa de paz en la tierra y buena voluntad para con los hombres, oída en cada canto de Navidad, nos renueva la esperanza. Por cierto que necesitamos esa esperanza y las buenas nuevas; necesitamos la paz y la dicha; necesitamos esa calma, aunque sea por un breve momento una vez al año.

La Navidad es un recordatorio de que la paz y la buena voluntad son posibles. Esas son las buenas nuevas de la Navidad: que pese a todo conflicto vivido en el mundo, hoy recordamos el nacimiento de alguien que venció al mundo —el Príncipe de paz. Esa paz empieza en un solo corazón pero se extiende rápidamente. Como lo dijo el profeta Isaías: “¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que publica la paz, del que trae nuevas del bien!”.

Proclamamos la paz cada vez que ofrecemos amor y compasión a otra persona, cada vez que pensamos en los demás más que en nosotros. Ofrecemos buenas nuevas cuando tomamos buenas decisiones y vivimos con honor e integridad. Cuán apropiado, entonces, que la Navidad sea una época de buenas nuevas. ¿Hay alguna otra época del año en la que anhelemos más profundamente la paz y la buena voluntad que fueron prometidas en las llanuras de Belén?

Que cada uno pueda hallar su propio modo de proclamar paz y de compartir buenas nuevas. Que podamos sentir, en el día de Navidad y en cualquier otro día, el gran gozo de esta celebración tan especial.


Ver más Palabras de Inspiración