El amor llega en la Navidad

El amor llega en la Navidad


Hace más de cien años, la poetisa inglesa Christina Rossetti escribió un sencillo aunque también sugestivo poema de Navidad:

El amor en la Navidad llegó,
amor divino y sin igual.
El amor en la Navidad nació,
estrella y ángeles dieron la señal.

En pocas palabras, este poema capta la esencia de esta maravillosa época del año. ¿Por qué es que en los días de la Navidad damos sin siquiera pensar en recibir? ¿Por qué cantamos alegres villancicos? ¿Por qué es que en esta época estamos más dispuestos a abrir el corazón con bondad y compasión? ¿Por qué pensamos en los demás más que en nosotros mismos? Por cierto que la generosidad y la bondad parecen estar a nuestro alrededor puesto que “el amor en la Navidad llegó”.

Todos lo hemos sentido.

Hace unos años, una joven madre estaba atareada aprontando a su familia para la Navidad. Tenía que preparar y envolver regalos, y debía limpiar la casa. Cuando se encontraba en medio de todas esas tareas tan frenéticas, alguien llamó a la puerta. Era un amigo de uno de sus niños con un obsequio de Navidad que él mismo había hecho. Con todo el amor de su corazón, el niñito había puesto todo de sí para hacerle una funda de almohada a su amigo. El rostro del niño irradiaba amor al entregar esa sencilla expresión de bondad.

Casi instantáneamente el ambiente del hogar cambió. El mundo pareció aminorar su marcha, y el amor llegó acompañado de calidez, ternura y bondad. La joven madre comprendió que había solo una cosa que realmente debía hacer para aprontar a su familia para la Navidad —debía amarlos.

El amor que experimentamos en estos días del año no es otra cosa que un reflejo del “amor divino” que llegó en la Navidad de tantos años atrás. Y al recibirlo y compartirlo, sigue llegando año tras año, en cada Navidad.


Ver más Palabras de Inspiración