El nombre de la Iglesia no es negociable

El nombre de la Iglesia no es negociable

Élder Neil L. Andersen
Del Cuórum de los Doce Apóstoles
Mira el discurso completo

El nombre de la Iglesia no es negociable

El Señor siempre nos abre la vía en tanto que hacemos Su obra.

En una conferencia de prensa el viernes 16 de agosto de 2018, el presidente Russell M. Nelson dijo: “… [E]l Señor inspiró en mi mente la importancia del nombre que Él ha revelado para Su Iglesia, a saber, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” [“El nombre de la Iglesia”, Sala de prensa, 16 de agosto de 2018, noticias.laiglesiadejesucristo.org/articulo/el-nombre-de-la-iglesia].

Surgió entonces una buena pregunta: ¿Por qué ahora, cuando por muchas décadas hemos adoptado el apodo de “mormón”, [además de] “El Coro del Tabernáculo Mormón”, los videos “Soy mormón”, la canción de la Primaria “Soy un niño mormón”?

La doctrina de Cristo es invariable y eterna. No obstante, los pasos específicos e importantes de la obra del Salvador se revelan en su debido momento.

Les agradecemos sus nobles esfuerzos por fomentar el uso del verdadero nombre de la Iglesia.

El Señor ha magnificado nuestros esfuerzos por revisar nombres que por mucho tiempo han sido relacionados con la Iglesia.

Hay millares y millares de Santos de los Últimos Días que han proclamado el nombre de la Iglesia con valentía. A medida que nosotros hagamos nuestra parte, los demás nos seguirán.

“El nombre de la Iglesia no está sujeto a cambios”. Sigamos adelante con fe. Cuando estamos dispuestos a seguir el consejo del Señor cual fuere revelado mediante Su profeta viviente, en especial si este es contrario a nuestro pensar original, requiriendo [de nosotros] humildad y sacrificio, el Señor nos bendice con más poder espiritual y envía Sus ángeles para sostenernos y para que estén a nuestro alrededor. Recibimos la confirmación del Señor y Su aprobación.