Buscar conocimiento mediante el Espíritu

Conferencia General Abril 2019

Buscar conocimiento mediante el Espíritu

Por el élder Mathias Held
De los Setenta

Debemos aprender a discernir la verdad no solo mediante la mente racional, sino también mediante la muy apacible y delicada voz del Espíritu.


Estimados hermanos y hermanas, el Señor nos ha dicho repetidamente que “bus[quemos] conocimiento, tanto por el estudio como por la fe”1. Podemos recibir luz y comprensión no solo mediante razonamientos lógicos de nuestra mente, sino también mediante la guía e inspiración del Espíritu Santo.

Tal fuente de entendimiento adicional no siempre ha sido parte de mi vida.

Mi querida esposa Irene y yo nos unimos a la Iglesia hace treinta y un años, cuando recién nos habíamos casado. Ambos habíamos crecido en Colombia, pero algunos meses después de casarnos, mi ocupación nos llevó a vivir en Alemania. Éramos muy jóvenes y teníamos grandes esperanzas y expectativas; fue una época especialmente emocionante y feliz para nosotros.

Mientras yo me hallaba centrado en mi carrera, Irene sentía que recibiríamos algún tipo de mensaje de los cielos, aunque ignoraba cómo o cuándo. De modo que, empezó a permitir entrar en casa a toda clase de vendedores de enciclopedias, aspiradoras, libros, electrodomésticos de cocina y demás que tocaban a la puerta, siempre a la espera de aquel mensaje singular.

Una noche, me dijo que dos jóvenes vestidos con trajes [ternos] oscuros habían tocado a la puerta y que había sentido una impresión muy clara y distintiva de permitir que pasaran. Le habían dicho que querían hablar con ella sobre Dios, pero que regresarían de nuevo cuando yo también estuviera en casa. ¿Sería ese el esperado mensaje?

Empezaron a visitarnos y, con su guía, leímos las Escrituras y entendimos la crucial importancia de Jesucristo como nuestro Salvador y Redentor. Pronto lamentamos el que nos hubieran bautizado cuando éramos bebés, ya que no había sido un convenio consciente. Sin embargo, el que nos bautizaran otra vez también significaría llegar a ser miembros de esta Iglesia nueva, por lo que, primero teníamos que entender verdaderamente todo sobre ella.

Pero ¿cómo podríamos saber si todo lo que los misioneros nos decían sobre el Libro de Mormón, José Smith y el Plan de Salvación era realmente verdadero? Pues bien, de las palabras del Señor habíamos entendido que “por sus frutos los conocer[íamos]”2. Por lo tanto, de un modo muy sistemático, empezamos a examinar la Iglesia buscando esa clase de frutos con los ojos de nuestra mente muy racional. ¿Y qué vimos? Vimos:

  • Gente amistosa y feliz, y familias maravillosas que entendían que nuestro propósito es que sintamos gozo en la vida, y no tan solo sufrimiento y desdicha.
  • Una Iglesia que no tiene clero remunerado, sino que los miembros mismos aceptan asignaciones y responsabilidades.
  • Una Iglesia en la que Jesucristo y las familias son el centro en todo, donde los miembros ayunan una vez al mes y donan para ayudar a los pobres y necesitados, donde se promueven hábitos saludables y se nos enseña a abstenernos de sustancias perjudiciales.

Además:

  • Nos agradó el énfasis que se hace en el progreso individual, la formación, el trabajo arduo y la autosuficiencia.
  • Aprendimos sobre el extraordinario programa de ayuda humanitaria.
  • También nos impactaron las conferencias generales, con la magnífica música y los profundos principios espirituales que se comparten en ellas.

Al ver todo eso, no pudimos hallar falta alguna en la Iglesia. Por el contrario, nos agradó en extremo todo lo que vimos. Sin embargo, aun así no podíamos decidirnos a ser bautizados, ya que queríamos saber todo antes de hacerlo.

No obstante, incluso en nuestra indecisión, el Señor nos preparaba con paciencia, nos moldeaba y nos ayudaba a ver que debemos aprender a discernir la verdad no solo mediante la mente racional, sino también mediante la muy apacible y delicada voz del Espíritu, la cual nos habla especialmente al corazón.

Esa voz y el consiguiente sentimiento nos sobrevinieron una noche, tras diez meses de aprender el Evangelio, cuando leímos en Mosíah 18: “… ya que deseáis… llevar las cargas los unos de los otros… y… consolar a los que necesitan de consuelo… si este es el deseo de vuestros corazones, ¿qué os impide ser bautizados en el nombre del Señor?”3.

Ese pasaje del Libro de Mormón nos penetró el corazón y el alma y, de repente, sentimos y supimos que en realidad no había razón para no bautizarnos. Comprendimos que los deseos que se mencionan en esos versículos también eran los deseos de nuestro corazón, y que esas cosas eran lo que en verdad importaba; eran más importantes que entenderlo todo, porque ya sabíamos lo suficiente. Siempre habíamos confiado en la mano guiadora del amoroso Padre Celestial, y confiábamos en que seguiría guiándonos.

Así que, ese mismo día, fijamos una fecha para el bautismo y pronto nos bautizamos, ¡por fin!

¿Qué aprendimos de esa experiencia?

Primero, aprendimos que podemos confiar plenamente en el amoroso Padre Celestial, quien constantemente trata de ayudarnos a llegar a ser la persona que Él sabe que podemos llegar a ser. Confirmamos la gran verdad de Sus palabras, cuando dijo: “Daré a los hijos de los hombres línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allí; y benditos son aquellos que escuchan mis preceptos… porque aprenderán sabiduría; pues a quien reciba, le daré más”4.

Segundo, aprendimos que, además de la mente racional, hay otro factor concerniente a obtener conocimiento que nos brinda guía y entendimiento. Es la voz suave y apacible de Su Santo Espíritu, que nos habla al corazón y también a la mente.

Me gusta comparar ese principio con nuestra capacidad de ver. Nuestro Padre Celestial no nos ha dado un único ojo físico, sino dos. Podemos ver adecuadamente con un solo ojo, pero el segundo nos brinda otra perspectiva. Cuando ambas perspectivas se juntan en el cerebro, producen una imagen tridimensional de lo que nos rodea.

Del mismo modo, se nos han dado dos fuentes de información, por medio de nuestras capacidades físicas y espirituales. La mente produce una percepción mediante nuestros sentidos físicos y el razonamiento. No obstante, mediante el don del Espíritu Santo, el Padre también nos ha proporcionado una segunda perspectiva, que es realmente la más importante y verdadera, porque proviene directamente de Él. Sin embargo, ya que los susurros del Espíritu a menudo son tan sutiles, muchas personas no tienen presente de modo consciente esa fuente adicional.

Cuando las dos perspectivas se combinan en nuestra alma, el panorama completo muestra la realidad de las cosas como verdaderamente son. De hecho, mediante la perspectiva adicional del Espíritu Santo, ciertas “realidades” —que se ven solo por medio del entendimiento mental— pueden presentarse como engañosas o sencillamente incorrectas. Recuerden las palabras de Moroni: “… por el poder del Espíritu Santo podréis conocer la verdad de todas las cosas”5.

En mis treinta y un años como miembro de la Iglesia, he visto muchas veces que si confiamos solo en nuestra mente racional, y negamos o descuidamos el entendimiento espiritual que podemos recibir mediante los susurros y las impresiones del Espíritu Santo, es como si transitáramos la vida con un solo ojo; aunque, metafóricamente hablando, en realidad se nos han dado dos ojos. Solo la combinación de ambas vistas puede brindarnos el panorama verdadero y completo de todas las verdades y de todo lo que experimentamos en la vida, así como el entendimiento completo y profundo de nuestra identidad y propósito como hijos de un Padre Celestial viviente.

Recuerdo lo que el presidente Russell M Nelson nos enseñó hace un año cuando dijo que “en los días futuros, no será posible sobrevivir espiritualmente sin la influencia guiadora, orientadora, consoladora y constante del Espíritu Santo”6.

He llegado a saber lo siguiente con absoluta certeza:

  • Tenemos un amoroso Padre Celestial, y todos acordamos venir a la tierra como parte de un plan divino.
  • Jesús es el Cristo; Él vive y es mi Salvador y Redentor.
  • José, un humilde jovencito granjero, fue llamado y llegó a ser el gran Profeta que inició esta, la dispensación del cumplimiento de los tiempos, con todas sus llaves, poder y autoridad del Santo Sacerdocio de Dios.
  • El Libro de Mormón es un segundo testigo de Jesucristo y el propósito de las familias es permanecer juntas para siempre.
  • Nuestro Señor Jesucristo dirige esta, Su Iglesia restaurada, mediante nuestro profeta viviente, el presidente Russell M. Nelson hoy en día.

Esas y otras muchas verdades preciadas han llegado a ser pilares espirituales de lo que Dios me está ayudando a llegar a ser. Anhelo las muchas nuevas enseñanzas que Él aún quiere que ustedes y yo recibamos a medida que atravesamos esta vida maravillosa y aprendemos “tanto por el estudio como por la fe”.

Sé que estas cosas son verdaderas y testifico de ellas en el nombre de Jesucristo. Amén.


Referencias

  1. Doctrina y Convenios 109:7; véase también Doctrina y Convenios 88:118.
  2. 3 Nefi 14:16.
  3. Mosíah 18:8–10.
  4. 2 Nefi 28:30.
  5. Moroni 10:5.
  6. Russell M. Nelson, “Revelación para la Iglesia, revelación para nuestras vidas”, Liahona, mayo de 2018, pág. 96.
Esta entrada fue publicada en Conocimiento, Conversión, Espíritu santo, Inspiración y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s