Adán y Eva en el Jardín del Edén

Adán y Eva en el Jardín del Edén
(Moisés 3)


El hombre mortal ha estado en la tierra desde el año 4000 AC. Por lo tanto, puede ser necesario reevaluar algunas de las cronologías presentadas en la Biblia (que aparentemente están copiadas textualmente en Doctrina y Convenios). Todas estas fechas son estimativas, no son precisas. Pero hablando en general, Adán fue puesto en el Jardín del Edén en algún momento antes del año 4000 AC.

LA UBICACIÓN DEL JARDÍN DE EDÉN

  • Moisés 3:8 «Al Este en el Edén.” El presidente Brigham Young enseñó: «En el principio, después que esta tierra fuera preparada para el hombre, el Señor comenzó Su obra sobre el que ahora se llama el continente americano, donde se hizo el Jardín del Edén.”1

    «Al este” tiene un significado simbólico. Moisés fue criado como un egipcio, y en Egipto al «este” en sentido figurado representaba la separación de Dios. Todos los antiguos egipcios consideraban el mal al Este, porque Osiris estaba enterrado al oeste, y ser conducido hacia el este era ser separado de Osiris.Moisés presenta el Jardín del Edén como si hubiera sido plantado «hacia el este” en el Edén; así, desde la morada celestial premortal, Adán comenzó a moverse hacia el este. (Al este de lo que nunca fue establecido, porque no es importante, es simplemente al este, que figurativamente es la separación de Dios)… Cuando Adán cometió la transgresión fue conducido al este del Edén.El Presidente Heber C. Kimball, quien fuera consejero en la Primera Presidencia, dijo: «El lugar elegido para el jardín del Edén fue el Condado de Jackson, en el Estado de Misuri, donde ahora se encuentra [la ciudad de] Independence, que en el albor de la creación estuvo ocupada por Adán.”2

El presidente Joseph Fielding Smith dijo: «De acuerdo con las revelaciones dadas al Profeta José Smith, enseñamos que el Jardín del Edén estaba en el continente americano ubicado donde se construiría la Ciudad Sión, o la Nueva Jerusalén. Cuando Adán y Eva fueron expulsados del Jardín, finalmente moraron en un lugar llamado Adán-ondi-Ahmán, situado en lo que hoy es el Condado de Daviess, Misuri [véase. D. y C. 116 e Historia de la Iglesia3]. Tres años antes de su muerte, Adán llamó a los justos de su posteridad a este lugar y los bendijo, y es en este lugar donde se sentará Adán o Miguel, como lo leemos en el capítulo 7 de Daniel [Daniel 7:9- 14, 21-22, 26-27J. ’’4

  • Moisés 3:10-14 Los ríos que fluían del jardín fueron nombrados por Dios. El Diluvio y los cataclismos posteriores [como los del continente americano a la muerte de Cristo) desde entonces han cambiado drásticamente la topografía y la geografía de la tierra.Los descendientes de Noé evidentemente nombraron a algunos ríos, y quizás otros puntos de referencia, a los lugares que habían conocido antes del Diluvio. Esta teoría explicaría por qué los ríos de la Mesopotamia ahora llevan los nombres de los ríos que originalmente estaban en el continente americano. También es posible que algunos sistemas fluviales presentes en el continente americano sean restos de los sistemas fluviales que existieron en la Creación.

LA GRANDEZA DE ADÁN Y EVA

El élder Mark E. Petersen dijo: «Adán, el primer hombre, es una figura polémica en la mente de mucha gente.

También lo es el de Eva, su esposa. Juntos, probablemente sean la pareja más incomprendida que haya vivido en la tierra. Sin embargo, esto no es sorprendente. Conceptos erróneos y teorías lejanas han estado bombardeando al público con respecto a nuestros primeros padres durante los siglos pasados. Probablemente los más culpables son los mismos profesores de religión. No conociendo los hechos de Adán y Eva, han impuesto sus propia poco inspiradas ideas y creencias privadas a la gente, con el resultado que se ha montado año tras año una masa de confusión.”5

Una de las razones por las que son malinterpretados es la eliminación de las cosas claras y preciosas de la Biblia (1 Nefi 13:25-29). Hoy tenemos mucho de lo que se perdió, tal como fue restaurado en los libros de Moisés y Abrahán y en el templo.

Otra razón para el malentendido es que Génesis trata la Caída como un evento, pero no discute la doctrina de la Caída, las razones por las cuales se produjo la Caída y lo que significó para la humanidad. El Nuevo Testamento arroja algo de luz sobre este asunto, pero es limitado. La doctrina de la Caída se enseña más claramente en el Libro de Mormón, donde, por ejemplo, Lehi enseñó: «Adán cayó para que los hombres existiesen; y los hombres para que tengan gozo» (2 Nefi 2:25).

El presidente Joseph Fielding Smith dijo: «Adán y Eva fueron escogidos antes, o en el primer estado, para venir aquí y comenzar la raza.”6 Ese solo hecho debe decirnos mucho acerca de su grandeza en el mundo premortal. No fue por accidente que ellos fueron los primeros de todos los hijos de Dios en recibir cuerpos mortales.

La Grandeza de Adán

  • D. y C. 78:15-16 El Señor mismo llamó a Adán nuestro “príncipe» que ha sido «puesto… en lo alto, se le ha dado… las llaves de la salvación bajo el consejo y dirección del Santo.”Adán ha sido llamado por otros nombres, tales como el «Anciano de los Días” (Daniel 7:9, 13, 22; D. y C. 27:11; 116:1) y el «arcángel” (ángel supervisor o preeminente) :9, D. y C, 29:26,88:112,107:54,128:21). Somos conscientes de que él tuvo un rol importante en la derrota de las fuerzas de Satanás en el conflicto premortal (Apocalipsis 12:7-8). También somos conscientes de que él tuvo un rol importante en la creación de la tierra, ayudando a Jehová en todos los grandes eventos creativos antes de su propia entrada amortal7 en el jardín.

La Grandeza de Eva

  • Moisés 4:26; Génesis 3:20-21 La madre de todos los seres vivos. Adán le dio el nombre de Eva a su esposa debido a su profunda reverencia por su capacidad como Dios para crear vida.
La palabra española La palabra hebrea El significado hebreo:
Eva hawwa Viene de la raíz del verbo «vivir.” La ortografía en hebreo sugiere un significado facilitador algo así como «dador de vida.”

El élder Bruce R. McConkie dijo: «Disponemos de un escaso conocimiento de Eva (la esposa de Adán) y sus logros en la existencia premortal y en la mortalidad. Sin lugar a dudas, ella fue como su poderoso esposo Adán en inteligencia y en devoción a la justicia durante su primer y segundo estado de existencia a Eva fue la primera mujer; ella se convirtió en la madre de toda la raza humana, su nombre mismo significa ‘madre de todos los vivos’ (Moisés 4:26,1 Nefi 5:11)…. Eva fue una participante conjunta con Adán en todo su ministerio, y heredará conjuntamente con él todas las bendiciones pertenecientes a su estado superior de exaltación.”8

  • Moisés 5:11-12, 16 La justicia de Eva. Ella fue la primera en reconocer las bendiciones de la mortalidad, diciéndole a su esposo Adán después de la Caída, «Si no fuera por nuestra transgresión nunca hubiéramos tenido semilla, y nunca hubiéramos conocido el bien y el mal, y el gozo de nuestra redención, la vida eterna que Dios da a todos los obedientes » (v.11). Con su marido, ella siguió «bendiciendo… el nombre de Dios «y haciendo” conocer todas las cosas a sus hijos y a sus hijas » (v. 12). Ella también estuvo orando, no dejando nunca de llamar a Dios, y dándole gracias por las bendiciones de tener hijos (v. 16).
  • D. y C. 138:38-39 «Nuestra gloriosa madre Eva.” También se nos dice que cuando el Salvador visitó el mundo espiritual, «Entre los grandes y poderosos que estuvieron reunidos en esta vasta congregación de los justos estaban el Padre Adán, el Anciano de los Días y padre de todos, y nuestra gloriosa Madre Eva, con muchas de sus fieles hijas que habían vivido a través de los siglos y adorado al Dios verdadero y vivo.”

COMPAÑEROS ETERNOS

  • Moisés 3:18 No era bueno que el «hombre» estuviera solo.Por lo tanto, Dios proveyó una compañera adecuada para Adán. Recordemos, sin embargo, que el «hombre” en este estado de la creación se refiere tanto al hombre como a la mujer, colectivamente. Así, Adán fue también un compañero adecuado para Eva.
  • Moisés 2:27 «Ellos», no «él.» Observen la progresión en este versículo de «él” a «ellos» y de “el hombre» a «masculino y femenino», mostrando que lo que se está describiendo es la creación de Adán y Eva, y no sólo la de «hombre» (véase también Moisés 6:9).
  • Génesis 2:19 El nombre «Adán» aparece por primera vez. En este punto, cuando se invita a Adán a dar a cada criatura viviente un nombre, también oímos nombrarlo a él. Pero antes de esto, se refieren a él simplemente como «hombre” o «el hombre.” Pero aquí, por primera vez, oímos llamarlo por el nombre que le dio Dios, Adán, que significa «hombre.»
La palabra en español La palabra hebrea El significado en hebreo
Adán adam «hombre de la tierra» u “hombre hecho de la tierra», pero «hombre» en sentido genérico, “humano» no «hombre»
  • Moisés 6:9 Él los llamó a ellos «Adán», no sólo al hombre. Adán y Eva son ambos conocidos como «Adán» (que significa humano hecho de tierra). No sólo era su nombre. Así, fueron creados de la misma manera, con el mismo propósito. Y a los ojos de Dios, ellos eran «una sola carne.”

El Simbolismo de la Costilla

  • Génesis 2:21-22 La historia de la costilla es «meramente figurativa,» no literal. Tengan en cuenta que «de la costilla… hizo él una mujer» (v. 22), queriendo decir que Eva era la costilla, no hecha solo de una.

Claramente, esto requiere que pensemos simbólicamente, no literalmente. Ella no era una costilla extirpada quirúrgicamente caminando alrededor del jardín. Tampoco Dios hizo a Eva mágicamente de una costilla del costado de Adán. Esta es una historia simbólica, no literal. Ella era una «costilla de Adán» en un sentido simbólico. El presidente Spencer W. Kimball dijo que Eva no fue creada literalmente a partir de la costilla de Adán: «Por supuesto, la historia de la costilla es figurativa.”9 El élder Bruce R. McConkie dijo: «[Eva] fue puesta en la tierra de la misma forma en que lo fue Adán, el relato mosaico del Señor creándola de la costilla de Adán es meramente figurativo.”10

Este tipo de simbolismo es común en la Biblia, así como en las ceremonias del templo Para comprenderlo, debemos dejar de lado nuestra tendencia a tomar literalmente todo lo que oímos y pensar en el bello simbolismo de las enseñanzas. En la cultura hebrea, las partes del cuerpo tenían un significado simbólico. La cabeza, el corazón, los pies, las manos y, sí, la costilla tenían significados simbólicos. Algunos de ellos han sobrevivido en nuestra propia cultura cuando hablamos de «dar nuestro corazón” a alguien o ser la «cabeza” de una organización. Pero la costilla es un misterio para nosotros. En la cultura hebrea, llamar a alguien su «costilla» era sugerir que era su amigo más cercano, la costilla se encuentra a un costado, debajo del brazo y cerca del corazón.

La Hermana Patricia T. Holland dijo: «Las Escrituras indican que Dios había tomado figurativamente una costilla del lado de Adán para hacer Eva, no de su frente ya que ella debe conducirlo y no de su espalda ya que ella lo despreciaría, sino de costado, debajo su brazo, cerca de su corazón . Allí, hueso de su hueso y carne de su carne, espose y esposa debían unirse en todos los sentidos, lado a lado.»11

  • Génesis 2:23-24 «Esta es… hueso de mis huesos y carne de mi carne.» El simbolismo de la costilla no se perdió en Adán. Él reconocía que la mujer debía ser considerada como su propia carne y hueso, que se pertenecían entre sí, y que ninguno de ellos estaba completo solo. Faltaba una parte de él que sólo podía ser recuperada con la mujer a su lado, así que sintió su no-completitud sin ella. Reconociendo esta interdependencia, Adán se refería a ella como una «mujer” porque había «salido de” (era parte de) el hombre (v.23).
  • Moisés 3:18, 20-25 Eva fue dada a Adán como una eterna «ayuda idónea»(véase también Génesis 2:18, Efesios 5:22-25, D. y C. 49:15). Estas dos ideas—ser un ayudante y ser «idónea” (igual) son esenciales para entender las intenciones de Dios al unir a hombres y mujeres sobre esta tierra.
La palabra en español La palabra hebrea
«ayuda idónea» Una palabra compuesta que significa: «ayudante como—lo— opuesto a él.»

Moisés parece transmitir aquí la necesidad del hombre de alguien que se oponga a él, o mejor, que se mantenga como su contraparte. El presidente Spencer W. Kimball dijo: «[El hombre creado aquí no era] un hombre separado, sino un hombre completo, que es marido y mujer.»12 El hombre sin la mujer no fue una creación completa a la imagen de Dios, Marido y mujer pueden disfrutar de la bendición final del eterno incremento.

En mi experiencia, esto es literalmente cierto. Mi esposa y yo, generalmente, somos lo que el otro no es. Ella es paciente, gentil, tierna y con tacto; a mí me faltan estas cosas. Y los atributos de los que ella carece a menudo se encuentran en mi carácter. Nos complementamos, que es lo que el término «ayuda idónea» originalmente significaba. No era una buena idea que Adán estuviera solo, y tampoco hubiera sido una buena idea que Eva estuviera sola. Se necesitaban el uno al otro.

  • Adán y Eva fueron parejas iguales. La Primera Presidencia y el Quorum de los Doce Apóstoles declararon en la Proclamación sobre la Familia: «Por diseño divino, los padres deben presidir sobre sus familias con amor y rectitud y son responsables de proveer las necesidades de vida y protección para sus familias. Las madres son las principales responsables de la crianza de sus hijos. En estas responsabilidades sagradas, los padres y madres están obligados a ayudarse mutuamente como parejas iguales [énfasis agregado].»13

El presidente Howard W. Hunter dijo: «Un hombre que posee el sacerdocio acepta a su esposa como una pareja en el liderazgo del hogar y la familia con pleno conocimiento y plena participación en todas las decisiones relacionadas con las mismas…. El Señor quiso que la esposa fuera una ayuda para el hombre (idóneo significa igual), es decir, un compañero igual y necesario en plena vida conyugal.»14

  • Dios unió a Adán y Eva en matrimonio eterno antes de la Caída. El Profeta José Smith dijo: «El matrimonio es una institución del cielo, primero solemnizada en el huerto del Edén por Dios mismo, por la autoridad del eterno sacerdocio.»15

El élder Bruce R. McConkie dijo: «Antes de la caída, Eva fue sellada a Adán en la nueva y eterna alianza del matrimonio, una ceremonia realizada por el Señor antes que la muerte entrara en el mundo y por lo tanto, destinada a durar para siempre (Moisés 3:25).”15

El presidente Joseph Fielding Smith enseñó: «El matrimonio establecido en el principio era un pacto eterno. El primer hombre y la primera mujer no estaban casados hasta que la muerte los separara, porque en ese momento la muerte no había venido al mundo. La ceremonia en esa ocasión fue realizada por el Padre Eterno Mismo cuya obra perdura para siempre. Es la voluntad del Señor que todos los matrimonios sean de igual carácter, y al convertirse en «una sola carne», el hombre y la mujer deben continuar en el estado matrimonial, de acuerdo al plan del Señor, durante toda la eternidad, así como en este vida mortal.”17

  • Moisés 3:24 «Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre.» Esposos y esposas deben abandonar a sus padres y unirse el uno al otro (véase también Marcos 10:9,1 Corintios 7:10-11; D. y C. 42:22).

El presidente Spencer W. Kimball dijo: «¿Lo notáis? Ella, la mujer, ocupa el primer lugar. Ella es preeminente, incluso por encima de los padres que son tan queridos a todos nosotros. Incluso los niños deben tomar apropiado pero significativo su lugar.”18

  • Moisés 3:24 El hombre debe «adherirse a su mujer.» La palabra adherir significa estar estrechamente unidos. A Adán y Eva se les ordenó que fueran «una sola carne”, lo que significa ser uno mentalmente, socialmente, sexualmente y espiritualmente. Esta unidad fue una orden que no podrían cumplir plenamente hasta después de la Caída.

El élder Jeffrey R. Holland explicó:

La intimidad humana está reservada a una pareja casada porque es el símbolo último de la unión total, de una totalidad y de una unión ordenada y definida por Dios. Desde el Jardín del Edén hacia adelante, el matrimonio tenía la intención de significar la fusión completa de un hombre y una mujer, sus corazones, esperanzas, vidas, amor, familia, futuro, todo. Adán dijo de Eva que ella era hueso de sus huesos y carne de su carne, y que serían «una sola carne» en su vida juntos [ver Génesis 2:23-24], Esta es una unión de tal integridad que usamos la palabra sellada para transmitir su eterna promesa. El Profeta José Smith dijo una vez que tal vez podríamos hacer un vínculo tan sagrado como ser «soldado» [ver D. y C. 128:18] el uno al otro.

Pero tal unión total, un compromiso tan inflexible entre un hombre y una mujer, sólo puede venir con la proximidad y la permanencia ofrecidas en un pacto matrimonial, con solemnes promesas y la promesa de todo lo que poseen: sus propios corazones y mentes, Días y todos sus sueños.19

CONDICIONES EN EL JARDÍN DE EDÉN

  • Moisés 3:8-17 Adán y Eva fueron puestos en el Jardín del Edén y se dio mandamientos. Pero su situación no era en absoluto como la que vivimos hoy. Eran seres premortales, que tenían albedrío pero no tenían conocimiento del bien y del mal y por lo tanto eran tan inocentes como los niños pequeños. También eran amórtales(no sujetos a la muerte pero aún no inmortales).
  • Moisés 4:14 Ellos estaban en presencia de Dios. Adán hablaba con Dios y caminaba con Él (Génesis 3:8 y Moisés 4:14]. Así, mientras estaban en el jardín, podían conversar con Dios en persona. El jardín era un lugar santo y puro que era adecuado para su presencia divina. Si tales condiciones existían en toda la tierra o simplemente en el jardín, no lo sabemos. Sólo estamos informados sobre las condiciones en el jardín bajo el cual Adán y Eva estaban viviendo.
  • Moisés 3:25 Adán y Eva eran inocentes y no tenían conocimiento del bien y del mal. Que sus ojos aún no estaban abiertos (Moisés 5:10) y no sabían que estaban desnudos (Génesis 3:10-11, Moisés 4:17) pueden ser nuestras mejores pistas para conocer su estado de ánimo. Parece que Adán y Eva eran personas inteligentes y físicamente maduras que aparentemente eran más como niños pequeños que como adultos con respecto a saber la diferencia entre el bien y el mal. Sin embargo, claramente tenían la capacidad de elegir, y se les presentaba la posibilidad de elegir entre dos cursos de acción en conflicto. No comprendieron completamente las consecuencias de esa elección hasta después de que la llevaran a cabo.

El élder John A. Widtsoe dijo: «Tal era el problema ante nuestros primeros padres: permanecer eternamente en la facilidad egoísta en el Jardín del Edén, o afrontar la tribulación y la muerte desinteresadamente, para llevar a cabo los propósitos del Señor para una multitud de hijos espíritus esperando. Eligieron lo último. Lo hicieron con los ojos y las mentes abiertas en cuanto a las consecuencias. El recuerdo de sus anteriores estados podía haber sido atenuado, pero el evangelio les había sido enseñado durante su estancia en el Jardín del Edén. No pudieron haber sido dejados en completa ignorancia del propósito de su creación.»20

El presidente Joseph Fielding Smith dijo: «Adán estaba sin conocimiento del bien y del mal. Por supuesto, tenía conocimiento. Podía hablar. Podía conversar. Había muchas cosas que se le podían enseñar y se le enseñaron; pero bajo las condiciones en las que vivía en aquella época era imposible para él visualizar o comprender el poder del bien y del mal. No sabía qué era la pena. No sabía qué era el dolor; Y mil otras cosas que han venido a nosotros en esta vida que Adán no conocía en el Jardín del Edén y no podía entender y no habría sabido si hubiera permanecido allí. Ese era su estado antes de la Caída.”21

  • Moisés 3:17 No había muerte. Las Escrituras enseñan que Adán y Eva introdujeron la muerte en el mundo. Antes de su caída, ellos y todas las demás cosas vivientes en el jardín eran amórtales (Moisés 3:17; 4:8-9, 25; 6:48; 2 Nefi 2:22). De nuevo, si este fue el caso en toda la tierra, o simplemente en el jardín, ha sido una cuestión de especulación. Algunos insisten en que era mundial; otros citan la evidencia de la muerte de criaturas mucho antes de que Adán y Eva vinieran a la tierra como evidencia de que ésta era una condición especial reservada para el jardín. La línea de fondo en este punto es que simplemente no lo sabemos con seguridad.
  • Moisés 5:11 Adán y Eva no podían tener hijos. Las Escrituras no nos dicen por qué Adán y Eva no podían tener hijos antes de la Caída, pero está claro de que así fue. Que sus ojos no estaban todavía abiertos y no sabían que estaban desnudos no pudieron haber sido los únicos factores (véase también 2 Nefi 2:23, 25). Su inocencia (como los niños pequeños que no están avergonzados por su desnudez) puede haber sido un factor. Pero esto no establece ninguna razón biológica para que la concepción no fuera posible. Por alguna razón desconocida para nosotros, tener hijos requería mortalidad.

EL ALBEDRÍO Y LOS ÁRBOLES

El Árbol del Conocimiento

  • Génesis 2:8-9 El árbol del conocimiento estaba en medio del jardín.El jardín no cubría toda la tierra. Estaba en un lugar específico en el planeta, “hacia el este en el Edén» (v. 8). Era un lugar increíblemente hermoso donde «de la tierra hacía crecer al Señor Dios todo árbol agradable a la vista y bueno para comida” (v.9). Y luego, en el medio del jardín, plantó «el árbol de la vida», y también «el árbol del conocimiento del bien y del mal” (v. 9).

Nos queda preguntarnos: «Si Dios no quería que Adán y Eva participasen del árbol del conocimiento, ¿por qué estaba tan prominentemente colocado? ¿Por qué no plantarlos en la periferia del jardín y poner una barrera alrededor de ellos? «La respuesta, por supuesto, es que Dios quería que comieran del fruto y se hicieran mortales. No podría haber un plan de salvación para todos Sus hijos sin él.

El Significado de la Historia de la Manzana

La historia de Adán y Eva está cuajada de simbolismos. Algunos de los eventos descritos son literales, sus conversaciones con Dios en el jardín, su expulsión y su estado después de la Caída.

Pero otras son “meramente figurativas», historias simbólicas que pretenden enseñarnos importantes principios. La primera de ellas, la historia de las costillas, fue discutida anteriormente en este capítulo y simboliza la relación correcta entre un hombre y una mujer, por el costado, bajo el brazo, cerca del corazón.

Comer el fruto del árbol de la vida es otra historia simbólica, que involucra algunos eventos literales que tienen un significado profundamente simbólico. Comer el fruto cambió la naturaleza física de Adán y Eva, cambiándolos de seres premortales (transfigurados) a seres mortales, sujetos tanto al pecado como a la muerte física.

El tipo exacto de fruto que comieron no se menciona en las Escrituras. El uso de la manzana es una imagen latina que no tiene nada que ver con la fruta y todo con los sentimientos de Adán por Eva.

La tradición sostiene que Eva era la «manzana” (en latín pupila) del ojo de Adán. Con el tiempo, se dijo que esta atracción era sexual, sugiriendo un comportamiento inapropiado. Pero esas son las suposiciones de filósofos sin inspiración. En realidad, la palabra usada es «pequeña muñeca» (en latín pupa), lo que sugiere que ella era el centro de su atención, o alternativamente, que ella era el medio por el cual obtuvo la visión. Probablemente ambas sean verdaderas.

El élder James E. Talmage dijo: “Aprovecho esta ocasión para levantar mi voz contra la falsa interpretación de las Escrituras, que ha sido adoptada por ciertas personas, y realmente está en sus mentes, y se refiere de una manera silenciosa y medio secreta, que la caída del hombre consistió en alguna ofensa contra las leyes de la castidad y de la virtud. Tal doctrina es una abominación. … La raza humana no nace de la fornicación. Estos cuerpos que se nos dan son dados de la forma con que Dios nos ha provisto…. Nuestros primeros padres fueron puros y nobles, y cuando pasemos detrás del velo tal vez podamos aprender algo de su estado superior.»22

Dos Instrucciones en Conflicto

  • Génesis 2:15-17 A Adán se le advierte que no coma el fruto del árbol del conocimiento Adán fue puesto en el jardín y se le dijo que lo «labrase y lo guardase»(v. 15). Esto le habría requerido familiarizarse con todas las partes del mismo y con todo tipo de vegetación que creciera en él. También fue instruido con respecto a la comida. «De todo árbol del jardín podrás comer libremente, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comas, ciertamente morirás” (vv.16-17).

— Moisés 3:17 Esta es una advertencia, pero no un mandamiento. La versión de esta conversación que tenemos en el Libro de Moisés dice que Dios agregó a su advertencia: «Sin embargo, puedes escoger por ti mismo, porque te es dado» (Moisés 3:17).

  • Génesis 1:28 Adán y Eva tienen orden de tener hijos. Mientras estaban en el jardín, se les dijo que “fuesen fructíferos y se multipliquen y llenen la tierra.” Sólo había un problema: no podían hacerlo mientras permanecían en el Jardín del Edén. Y noten que, en este caso, no hay cláusula de «tú puedes escoger por ti mismo.» Es un mandamiento.

Albedrío en el Jardín del Edén

Estos dos mandamientos crearon un dilema. Sólo podían tener hijos comiendo del fruto del árbol y haciéndose mortales. Sin embargo, les advirtieron que no comieran del fruto y se les dijo que, si lo hacían, morirían. ¿Por qué nuestro Padre hizo esto? Consideren las alternativas:

  • Si Dios les hubiera prohibido comer del fruto, no habrían tenido elección.
  • Si Dios les hubiera pedido que comieran del fruto, no tendrían opción.
  • En cualquiera de estos casos, se les hubiera negado su albedrío.
  • Dios les permitió hacer una elección.
  • Dios también les explicó de antemano las consecuencias de su elección.

Por lo tanto, nuestro Padre quería introducir una opción que les obligara a utilizar su albedrío. Sin elección no puede haber albedrío. Les dio una opción y esperaba a que decidieran por sí mismos. Él hace lo mismo con todos nosotros a lo largo de nuestras vidas.

El presidente Joseph Fielding Smith dijo: «El Padre nunca, en ningún momento puso un impedimento en su manera de permanecer en esa condición para siempre, pero por un propósito sabio no podían guardar el primer gran mandamiento mientras estuvieran en el Jardín del Edén. Lehi lo ha dejado claro. Es verdad que la Caída estaba en el plan de salvación y era necesario que cayeran, pero no fueron forzados ni persuadidos por el Señor a comer el fruto. Está claro que a Adán y Eva se les dio su albedrío. Sin embargo, el mandamiento que el Señor les dio acerca de comer el fruto, es diferente de cualquier otro mandamiento jamás dado en relación con el pecado cometido. El Señor les dijo que podían comer del fruto de todo árbol del jardín, excepto el fruto del árbol del ‘conocimiento del bien y del mal’, y les dijo francamente que si comían de ese fruto, seguramente morirían. Pero Él dijo: ‘Puedes escoger por ti mismo, porque te es dado.»‘23

  • Moisés 7:32 Dios concede al hombre tanto conocimiento como albedrío. Estos son los dos absolutos para que exista el albedrío legítimo. Debemos conocer las alternativas y sus consecuencias. Y debemos tener la libertad absoluta de elegir.
  • Moisés 3:17 «No comerás del mismo… Sin embargo, puedes elegir por ti mismo”. Ambos principios del albedrío estaban en funcionamiento en el jardín. Dios advirtió en contra de comerlo y aclaró las consecuencias («seguramente morirás”), pero dejo la elección totalmente a Adán y Eva.
  • D. y C. 29:35 Adán tenía albedrío sobre sí mismo. Su albedrío vino de Dios quien también «le dio mandamiento.” No podría haber dudas ni culpar a Dios después que se hizo la elección. La elección era suya, y Dios le permitió hacerla

El Señor también quiere que entendamos que todos Sus mandamientos «son espirituales; no son naturales ni temporales, ni carnales ni sensuales.» En otras palabras, hay una consecuencia espiritual por cada elección que hacemos. La consecuencia espiritual de la elección de Adán y Eva de comer el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal fue que se hicieron mortales y se apartaron de la presencia de Dios. Al mismo tiempo, pudieron conocer el bien y el mal y tener hijos.

  • Helamán 14:30 “Vosotros sois libres; Se os permite actuar por vosotros mismos». Nosotros también tenemos albedrío sobre nosotros mismos. El profeta Samuel declaro que «sois libres; se os permite actuar por vosotros mismos; Porque he aquí, Dios os ha dado conocimiento y os ha hecho libres.» Los mismos dos principios del libre albedrío existen en nuestras vidas: el conocimiento y la libertad de elegir. Así que con nosotros mismos, tampoco podemos tener dudas o culpar a Dios después que se haga la elección. La elección es nuestra, y Dios nos permite hacerla. Y «cualquiera que perece, perece por sí mismo; y quien comete iniquidad, la hace contra sí mismo.»

Notas:

  1. En Diarios de Discursos, 8:195.
  2. En Diarios de Discursos, 10:235.
  3. Historia de la Iglesia, 3:35-36; véase también Dyer, El Fuego del Refinador (1968), págs. 17-18.
  4. Doctrinas de Salvación, compilado por El élder Bruce R. McConkie, 3 volúmenes, (1954-1956), 3:74.
  5. Adán: ¿Quién es Él? (1976), pág. 1.
  6. Respuestas a Preguntas sobre el Evangelio, El élder Joseph Fielding Smith Hijo, 5 volúmenes (1957-1966), 2:213.
  7. Véase Stephen E. Robinson, Siguiendo a Cristo (1995), pág. 46. Robinson señaló que ‘‘[antes de la Caída], Adán y Eva eran [técnicamente] amórtales más que inmortales. Amortal significa que uno no está actualmente sujeto a la muerte, aunque bajo ciertas circunstancias podría serlo. Inmortal significa que uno es inmune a la muerte bajo cualquier circunstancia.»
  8. Doctrina Mormona, 2a edición (1966), pág. 242.
  9. «Las Bendiciones y Responsabilidades de la Mujer,» Revista Liahona, Marzo de 1976, pág. 71.
  10. Doctrina Mormona, pág. 242.
  11. En El élder Jeffrey R. Holland y Patricia T. Holland, En la Tierra Como Está en el Cielo (1989), pág. 107.
  12. «Las Bendiciones y Responsabilidades de la Mujer», Revista Liahona, Marzo de 1976, pág. 71.
  13. «La Familia: Una Proclamación Sobre El Mundo”, Revista Liahona, noviembre de 1995, pág. 102.
  14. En Informe de la Conferencia, octubre de 1994, pág. 68; o revista Liahona, Noviembre de 1994, págs. 50-51.
  15. Dean C. Jesse, Escritos Autobiográficos e Históricos, vol. 1 de la serie Los Trabajos de José Smith, pág. 146.
  16. Doctrina Mormona, pág. 242.
  17. Doctrinas de Salvación, 2:71.
  18. Revista Liahona, marzo de 1976, pág. 72
  19. En Informe de la Conferencia, octubre de 1998, pág. 100; o revista Liahona, noviembre de 1998, pág. 76.
  20. Evidencias y Reconciliaciones, arr. por G. Homer Durham, 3 volúmenes En 1 (1960), págs. 193-94.
  21. Doctrinas de Salvación, 1:107-8.
  22. Jesús, el Cristo, 3- edición (1916), pág. 30.
  23. Respuestas a Preguntas sobre el Evangelio, 2:214.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Adán y Eva en el Jardín del Edén

  1. Graciela dijo:

    Gracias x compartir la historia de nuestros primeros padres Adán y Eva.

    Me gusta

  2. Anónimo dijo:

    Que gran enseñanza para la vida de todo miembro de la iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días, y para todo aquel que quiere saber de la creación de la humanidad. Dios es nuestro único padre celestial y su hijo Jesucristo nuestro Salvador y redentor

    Me gusta

  3. Norwin Santana victor dijo:

    Muy buen articulo, sobre la doctrina y el valor de nuestros primeros padres

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s