La presidenta Jones habla sobre las mujeres y el sacerdocio — ¿Se siente menospreciada?

La presidenta Jones
habla sobre las mujeres y el sacerdocio
¿Se siente menospreciada?

Nota del editor: Esta narración es parte de una serie de Church News titulada “Mujeres del convenio”, en la que las mujeres de la Iglesia hablan de sus experiencias personales con el poder del sacerdocio y comparten lo que han aprendido al seguir el consejo del presidente Russell M. Nelson de “trabajar con el Espíritu para comprender el poder de Dios, o sea, el poder del sacerdocio” (“Tesoros espirituales”, conferencia general de octubre de 2019).


Recientemente, una miembro de la Iglesia muy sincera me hizo una pregunta. La pregunta era esta: “Hermana Jones, ¿se siente menospreciada debido a que no posee el sacerdocio?”.

Mi primera respuesta fue hacerle una pregunta: “¿Puede decirme una sola bendición que me falte porque no poseo el sacerdocio?”. Ella respondió diciendo: “No puede presidir en una reunión”.

Le aseguré que yo en verdad tengo la oportunidad de presidir en muchas reuniones. He recibido autoridad del sacerdocio por medio de alguien que posee llaves del sacerdocio. Cualquier miembro de una presidencia de la Primaria, las Mujeres Jóvenes o la Sociedad de Socorro puede presidir en su respectivo llamamiento.

“Así que, de nuevo”, le pedí, “por favor ayúdeme a comprender qué bendiciones me estoy perdiendo debido a que no poseo el sacerdocio”.

Ella dijo: “Bueno, no puede dar una bendición”.

Entonces, expliqué: “No, como un deber del sacerdocio, no puedo administrar una bendición. Pero poco importa la persona que administra una bendición en comparación con la persona de quien viene la bendición — nuestro Padre Celestial. Y, por medio de mis convenios, puedo esforzarme por ser una bendición en la vida de los demás”.

Por medio de ese conocimiento y poder revelador disponible para mí, puedo recibir guía para saber quién necesita mi ayuda y amor. Ciertamente, esa es una tierna bendición del poder del sacerdocio de Dios en mi vida.

El presidente Nelson enseñó que las mujeres tenemos “el derecho a recurrir libremente al poder del Salvador para ayudar a [nuestra] familia y a otros seres queridos” (“Tesoros espirituales”, conferencia general de octubre de 2019).

Aunque no poseo el sacerdocio y no tengo llaves del sacerdocio, a menudo soy testigo de las bendiciones del poder de Dios en mi vida. Por experiencia personal, sé que “los cielos están abiertos de igual manera para las mujeres que han sido investidas con el poder de Dios que procede de sus convenios del sacerdocio como para los hombres que son poseedores de dicho sacerdocio” (presidente Nelson, “Tesoros espirituales”, conferencia general de octubre de 2019).

Tal como declaró el presidente Dallin H. Oaks: “No estamos acostumbrados a hablar de que las mujeres tengan la autoridad del sacerdocio en sus llamamientos de la Iglesia, pero ¿qué otra autoridad puede ser? Quienquiera que ejerza autoridad del sacerdocio se debe olvidar de sus derechos y concentrarse en sus responsabilidades” (“Las llaves y la autoridad del sacerdocio”, conferencia general de abril de 2014).

Le expliqué a mi nueva amiga que, en el pasado, mi esposo ha tenido llaves del sacerdocio, pero actualmente no las tiene. ¿Acaso le falta alguna bendición por eso? No, para nada. Ni tampoco a mí como mujer.

Siempre me ha encantado la cita del presidente Brigham Young, que arroja más luz sobre este tema: “El sacerdocio se debe utilizar para el beneficio de toda la familia humana, para la edificación de hombres, mujeres y niños por igual. Dentro de la verdadera Iglesia de Cristo no hay en realidad una clase o sexo privilegiados. … Los hombres tienen su obra que realizar y sus poderes que ejercer en beneficio de todos los miembros de la Iglesia. … Así es con la mujer: los dones especiales que posee se deben ejercer para el beneficio y la edificación de la raza” (citado por John A. Widtsoe, en Priesthood and Church Government [El sacerdocio y gobierno de la Iglesia, traducción libre], edición revisada, 1954, págs. 92–93).

Los hombres y las mujeres tienen responsabilidades diferentes, pero de igual importancia en el hogar y en la Iglesia. El poder del sacerdocio es de utilidad para que todas las personas cumplan con esas responsabilidades para el beneficio de todos.

Ya que el poder del sacerdocio se encuentra en la tierra hoy en día, todos los miembros de la Iglesia dignos tienen a su alcance bendiciones maravillosas, ya sean ellos viejos o jóvenes, hombres o mujeres, solteros o casados.

El élder John A. Widtsoe explicó: “El hombre no tiene más derecho que la mujer a las bendiciones que se derivan del sacerdocio y que resultan del hecho de poseerlo”.

¿Acaso hay un mejor lugar para aprender esa verdad que en el santo templo del Señor? Ese es el lugar donde me encanta meditar en el poder del sacerdocio de Dios, ahora y en las eternidades. Después de todo, el templo es un punto de conexión entre el cielo y cada uno de nosotros. El templo es el lugar donde Dios revela Sus ordenanzas a todos Sus hijos.

El profeta José Smith enseñó lo siguiente a las hermanas de la Sociedad de Socorro en Nauvoo: “Si viven a la altura de sus privilegios, no se podrá impedir que los ángeles las acompañen. Si las mujeres son puras e inocentes, pueden entrar en la presencia de Dios”.

Tal como dice en Doctrina y Convenios: “De cierto, así dice el Señor: Acontecerá que toda alma que deseche sus pecados y venga a mí, invoque mi nombre, obedezca mi voz y guarde mis mandamientos, verá mi faz y sabrá que yo soy” (DyC 93:1).

Así que, en respuesta a la pregunta de mi amiga: ¿Me siento menospreciada? No. ¿Me siento bendecida? Eternamente.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s