“…obedecieron y procuraron cumplir con exactitud toda orden…” Alma 57:21


Alma 57:21 “…obedecieron y procuraron cumplir con exactitud toda orden…”

Los jóvenes guerreros ejecutaron cada palabra de mando con exactitud. Se nos dice que debemos vivir de toda palabra que sale de la boca de Dios(Mateo 4: 4). En el plano militar, los jóvenes guerreros habían logrado esto, ya que lucharon con cada comando que salía de la boca de Helamán. El resultado fue que no hubo un solo alma de ellos que pereció (v. 25).

Bruce R. McConkie enseñó: “La obediencia es la primera ley del cielo, la piedra angular sobre la cual descansa toda la justicia y la progresión”. (Mormon Doctrine, p. 539) La expresión completa de “rectitud y progresión” en la mortalidad es tener la vocación y la elección aseguradas. José Smith enseñó que la obediencia con exactitud es un requisito previo: “Después de que una persona tenga fe en Cristo, se arrepienta de sus pecados y se bautice… entonces, que se humille ante Dios, que tenga hambre y sed de justicia, y que viva por cada palabra de Dios Y el SEÑOR pronto le dirá: Hijo, serás exaltado. Cuando el Señor lo ha probado a fondo, y encuentra que el hombre está decidido a servirlo en todos los peligros, entonces el hombre encontrará su vocación y su elección asegurada “(Enseñanzas, pág. 150, cursiva agregada)

“Encuentro fascinantes los elementos de la obediencia dentro de este versículo. ¿Cuál es la motivación para obedecer con exactitud? ¿Se puede ver esto como una obediencia ciega? La obediencia ciega es una oveja que sigue a una oveja, mientras que seguir con exactitud es una oveja que sigue al Pastor; y Cristo es el Buen Pastor (véase Alma 5: 37-39). Este es el mismo principio que el Señor enseñó a los santos en 1832, cuando dijo: “Yo, el Señor, estoy obligado cuando haces lo que digo, pero cuando no lo haces. lo que digo, no tienes ninguna el Señor, estoy obligado cuando hacéis lo que os digo; mas cuando no hacéis lo que os digo, ninguna promesa tenéis.”(D. y C. 82:10). Al obedecer con exactitud las órdenes de Helamán, estaban demostrando que no dudaban de la promesa que el Señor les había hecho a través de sus madres.

“Los jóvenes guerreros deben haber sido conscientes de que su obediencia a sus líderes era una extensión de su obediencia a su Dios. Este no era un concepto nuevo para los Nefitas (ver 1 Nefi 3: 5-7; Mosíah 2: 30-31; Alma 45: 2-8) Su obediencia al mando de Helamán fue más que rápida, fue exacta. Se involucró una estrategia celestial, incluso en ese campo de batalla mortal. Se les había prometido que, si’no dudaban, seríanpreservado por su maravilloso poder.[de Dios]”(Alma 57:26). ¿Habría sido posible para ellos apoyar a su Dios sin apoyar a sus líderes? Esta es la prueba definitiva de obediencia; mostrar la lealtad de uno a una persona perfecta e infalible Dios por la forma en que obedecemos a los menos que perfectos que están llamados a guiarnos.”(K. Douglas Bassett, Alma, the Testimony of the Word, ed. by Monte S. Nyman and Charles D. Tate, Jr., p. 229)

Teddy E. Brewerton

“Hoy el presidente Kimball es el portavoz del Señor en la tierra, y cuando dice que debemoss hacer ciertas cosas, incluso pequeñas, ¿cuál es nuestra respuesta? Por ejemplo, si dice que limpien su jardín, háganlo. Si él dice que pinte su valla, hazlo. Si dice una investidura más por persona al año, hazlo. Si dice que al menos una pareja más por barrio en el campo misional, hazlo. Si te dice que debes evitar las compras comerciales siempre que sea posible el domingo hazlo. ¡Qué bendiciones hemos impedido a cauda de la falta de obediencia completa!

“Ahora, ¿por qué obedecer? En Deuteronomio dice: ‘Guarda sus estatutos y sus mandamientos, que yo te mando hoy’, ahora porque: ‘para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que Jehová tu Dios te da para siempre.'(Deut 4:40)

“Y nuevamente en Doctrina y Convenios, sección 98: ‘Y de nuevo os digo, si procuráis hacer todo lo que os mando, yo, el Señor, apartaré toda ira e indignación de vosotros, y las puertas del infierno no prevalecerán en contra de vosotros.”(D. y C. 98:22.)(“Obedience-Full Obedience,” Ensign, May 1981, 68)

Alma 57:25 “…ni uno solo de ellos había perecido…”

George Albert Smith

“Creo que ese es uno de los mayores tributos que se han pagado a la maternidad: en circunstancias como las que experimentaban, cuando estaban rodeados de enemigos, podían entrenar a sus hijos para que tuvieran esa fe en Dios que los llevaría a cabo y los llevaría a casa sin perder sus vidas.

“Me he estado preguntando: ‘¿Han estado preparando las madres de Israel a sus hijos?’ ¿Han estado enseñando a estos niños … que ellos también pueden ser preservados; que Dios los cuidará si cumplen con su deber, y quiero decir que si nuestras madres tienen, los padres tienen mucho de que estar agradecidos, porque algunos padres no dedican mucho tiempo a enseñarles cosas así a estos niños en estos días… hay una fuerza en los hogares de los Santos de los Últimos Días donde están nuestras esposas, madres e hijas, y cuando se trata de La fe en Dios y la oración son iguales a cualquier cosa que los hombres puedan reunir ni uno solo de ellos había perecido

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s