Dios es verdaderamente nuestro Padre

Lo que creemos

Dios es verdaderamente nuestro Padre


Dios es nuestro Padre Celestial, el Padre de nuestro espíritu. Junto con Él, formando parte de la Trinidad, están Jesucristo y el Espíritu Santo, y los tres son seres separados, con funciones diferentes, pero son uno en propósito. Ésta y muchas otras verdades se perdieron después de la muerte de Jesucristo y de Sus Apóstoles, durante el período que se conoce como la Apostasía.

El Señor empezó a restaurar esas verdades en la primavera de 1820, cuando José Smith, el jovencito de catorce años, oró en una arboleda cercana a su casa en el municipio de Manchester, estado de Nueva York, para saber a qué iglesia debía unirse. En respuesta a su oración, vio a Dios el Padre y a Jesucristo. El profeta José Smith escribió después lo siguiente sobre esa visión: “Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!” (José Smith—Historia 1:17).

El 16 de febrero de 1832, el Profeta y Sidney Rigdon recibieron una revelación y, para introducir dicha revelación, testificaron de Jesucristo y de Dios el Padre, diciendo: “Y ahora, después de los muchos testimonios que se han dado de [Jesucristo], éste es el testimonio, el último de todos, que nosotros damos de él: ¡Que vive! Porque lo vimos, sí, a la diestra de Dios; y oímos la voz testificar que él es el Unigénito del Padre” (D. y C. 76:22–23).

Doctrinas que testifican del Padre:

  1. Somos creados a la imagen de Dios (véase Moisés 2:26).
  2. Dios es el Creador Supremo, y “todas las cosas indican que hay un Dios” (Alma 30:44).
  3. Dios es nuestro Padre Celestial, literalmente el Padre de nuestro espíritu (véase Hebreos 12:9).
  4. Dios el Padre tiene un cuerpo tangible de carne y huesos (véase D. y C. 130:22).
  5. Nuestro Padre Celestial nos dio el plan de salvación (véase Alma 34:9).

Las formas de llegar a conocer a nuestro Padre Celestial:

  1. Deléitese en las Escrituras (véase 2 Nefi 32:3).
  2. Llegue a conocer a Jesucristo (véase Juan 14:9).
  3. Obedezca los mandamientos de Dios y siga a los profetas (véase Juan 14:21D. y C. 1:38).
  4. Con fe, ore a Dios en el nombre de Jesucristo (véase Santiago 1:53 Nefi 18:20).
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s