Orad siempre

Orad siempre

El Señor indica que los padres tienen la responsabilidad de enseñar a sus hijos a orar [D. y C. 68:28], lo cual no significa la oración personal solamente. Tengo la certeza de que significa enseñar mediante el ejemplo a través de la oración familiar. Necesitamos la influencia santificadora que proviene de la devoción en el hogar, de la oración en familia.

Debemos arrodillarnos en familia por la noche y por la mañana para la oración familiar. Tan sólo agregarle algunas palabras a la bendición de los alimentos, lo cual está volviéndose la costumbre en algunas partes, no basta. Hemos de arrodillarnos en oración y agradecimiento.

La oración ha sido y es el cimiento omnipresente para procurar fortaleza, así como una fuente de guía en nuestras actividades familiares. Recuerdo estar arrodillado junto al lecho de nuestros hijos pequeños ayudándoles con la oración en sus primeros años, y luego ver a los hermanos mayores ayudar a los más pequeñitos. Hacíamos la oración familiar por la noche y la mañana, dándoles a los hijos la oportunidad de pronunciarla, y elevábamos oraciones especiales a fin de afrontar problemas en particular. Por ejemplo, en la oración familiar hacíamos mención de los hijos con asignaciones de la Iglesia… Pedíamos ayuda cuando alguno de los hijos tenía algún examen difícil en la escuela secundaria. Se hacía mención especial de los integrantes de la familia [que no estaban] en casa… La mención especial de ciertas inquietudes en particular en las oraciones familiares daba confianza, seguridad y fortaleza a los miembros de la familia que afrontaran problemas y asignaciones difíciles.

“Necesitamos la influencia santificadora que proviene de… la oración en familia”.

Las diferencias y enojos del día se desvanecen cuando la familia se dirige junta en oración al trono celestial; aumenta la unión familiar; se refuerzan los lazos de amor y afecto y llega la paz del cielo.

En esos hogares, los miembros de la familia hacen las oraciones personales por la noche y por la mañana. Los problemas personales y familiares se afrontan con confianza tras invocar la gracia del cielo. Los jóvenes que participan en tales reuniones espirituales familiares tendrán el corazón libre de malas intenciones al salir a alguna actividad de esparcimiento por la noche. Ellos [los jóvenes] serán la influencia que refrene al grupo cuando surjan tentaciones atrayentes. Los padres y madres que rodean a los hijos con la refinadora influencia de la devoción diaria contribuyen a salvaguardar el… hogar.

Cinco maneras de mejorar la comunicación con nuestro Padre Celestial:

  1. Debemos orar frecuentemente. Debemos estar a solas con nuestro Padre Celestial por lo menos dos o tres veces al día, “tanto por la mañana, como al mediodía y al atardecer”, como lo indica el pasaje de las Escrituras (Alma 34:21). Además, se nos manda orar siempre (Véase 2 Nefi 32:9D. y C. 88:126). Eso significa que nuestro corazón debe rebosar, entregado continuamente en oración a nuestro Padre Celestial (véase Alma 34:27).
  2. Debemos encontrar un lugar apropiado donde podamos meditar y orar. Se nos dice que debe ser “en [nuestros] aposentos, en [nuestros] sitios secretos y en [nuestros] yermos” (véase Alma 34:26). O sea, debe ser sin distracciones, en privado (Véase 3 Nefi 13:5–6).
  3. Debemos prepararnos para la oración. Si no sentimos el deseo de orar, entonces debemos orar hasta que lo sintamos. Debemos ser humildes (véase D. y C. 112:10). Debemos suplicar perdón y misericordia (véase Alma 34:17–18). Debemos perdonar a todo aquel contra quien tengamos malos sentimientos (véase Marcos 11:25). Sin embargo, las Escrituras nos advierten que nuestras oraciones serán en vano si “[volvemos] la espalda al indigente y al desnudo, y no [visitamos] al enfermo y afligido, y si no [damos] de [nuestros] bienes” (véase Alma 34:28).
  4. Nuestras oraciones deben ser significativas y pertinentes. Debemos evitar utilizar las mismas frases en cada oración. Todos nos ofenderíamos si un amigo nos repitiera las mismas palabras todos los días, si tratara la conversación como una tarea obligatoria y si estuviera ansioso por terminar para encender el televisor y olvidarse de nosotros…
  5. Después de pedir algo en oración, tenemos la responsabilidad de contribuir para que se nos conceda aquello que pedimos. Debemos escuchar; tal vez mientras estemos de rodillas el Señor quiera aconsejarnos.

¿Qué debemos pedir en oración? Debemos orar en cuanto a nuestro trabajo, en contra del poder de nuestros enemigos y del diablo, por nuestro bienestar y el de quienes nos rodean. Debemos consultar al Señor en lo concerniente a todas nuestras decisiones y actividades (véase Alma 36:37). Debemos sentir suficiente agradecimiento para darle las gracias por todo lo que tenemos (véase D. y C. 59:21). Debemos confesar Su mano en todas las cosas; la ingratitud es uno de nuestros grandes pecados.

En las revelaciones modernas el Señor ha dicho: “Y el que reciba todas las cosas con gratitud será glorificado; y le serán añadidas las cosas de esta tierra, hasta cien tantos, sí, y más” (D. y C. 78:19).

Debemos pedir lo que necesitemos, teniendo cuidado de no pedir las cosas que podrían perjudicarnos (véase Santiago 4:3). Debemos pedir fortaleza para vencer nuestros problemas (véase Alma 31: 31–33). Debemos orar por la inspiración y el bienestar del Presidente de la Iglesia, las Autoridades Generales, el presidente de estaca, el obispo, el presidente de quórum, los maestros orientadores, los miembros de la familia y los líderes cívicos. Podrían hacerse otras sugerencias, mas con la ayuda del Espíritu Santo sabremos en cuanto a lo que debemos orar (véase Romanos 8:26–27).

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s