El Matrimonio

El Matrimonio

Indudablemente, los matrimonios más felices son aquellos en los que tus heridas son mis heridas; mis dolores, tus dolores; mis victorias, tus victorias; mis preocupaciones, tus preocupaciones. La unidad de corazón, del alma, de la carne, parece ser un desafío mayor de lo que jamás lo ha sido en un mundo en que la cuestión aparentemente es: “¿Qué beneficio obtengo yo de esto?”. Hay demasiados cónyuges que han llegado a ser un simple trofeo en la vitrina en vez de parte del corazón.

Muchos problemas podrían solucionarse rápidamente, y muchas situaciones difíciles podrían resolverse, si comprendiéramos que hay ocasiones en que necesitamos escuchar. En el colegio aprendíamos la lección cuando escuchábamos, pero fracasábamos cuando rehusábamos prestar atención. En el matrimonio hay una completa falta de entendimiento a menos que estemos dispuestos a escuchar… Desde luego es necesario hablar, pero tenemos que escuchar el otro punto de vista a fin de aumentar nuestra comprensión lo suficiente como para tomar una decisión inteligente. A menudo, un oído que escucha puede marcar la diferencia.

Eviten cualquier proceder dominante o indigno en la delicada e íntima relación entre marido y mujer. Por motivo de que el matrimonio ha sido ordenado por Dios, la relación íntima entre marido y mujer es buena y honorable a los ojos de Dios. Él ha mandado que sean una sola carne y que se multipliquen e hinchen la tierra (véanse Moisés 2:283:24). Ustedes deben amar a su esposa como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a Sí mismo por ella (véase Efesios 5:25–31).

La ternura y el respeto —nunca el egoísmo— deben ser los principios que rijan la relación íntima entre marido y mujer. Cada uno debe ser considerado y sensible para con las necesidades y los deseos del otro. Cualquier proceder tiránico, indecente o desenfrenado en la relación íntima entre marido y mujer es condenado por el Señor.

El hombre que maltrate o rebaje a su esposa física o espiritualmente es culpable de grave pecado y tiene necesidad de arrepentirse sincera y seriamente. Las diferencias deben resolverse con amor y con bondad y con el espíritu de mutua reconciliación. El hombre siempre debe hablarle a su mujer con amor y con amabilidad, tratándola con el mayor respeto. El matrimonio es como una delicada flor… y hay que cuidarlo… constantemente… con expresiones de amor y de afecto.

A ninguna persona digna se le negará ninguna bendición, incluso la del matrimonio eterno y la de una familia eterna. Aunque tal vez a algunos les requiera más tiempo obtener esa bendición —quizás hasta después de esta vida mortal— no se le negará a nadie…

Ahora, permítanme pronunciar algunas palabras de consejo y amor.

Para los hombres solteros: No pospongan el matrimonio hasta estar en la profesión y en la posición económica perfectas… Recuerden que, como poseedores del sacerdocio, tienen la obligación de tomar la iniciativa en lo que respecta a buscar una compañera eterna.

Para las mujeres solteras: Los profetas de Dios siempre han dicho que el Señor se preocupa por ustedes; si son fieles, todas las bendiciones serán suyas. El no estar casadas o el no tener familia en esta vida es sólo una condición temporal, y la eternidad es un largo tiempo. El presidente Benson nos ha recordado: “El tiempo le es medido solamente al hombre; Dios tiene presente su perspectiva eterna” (véase Liahona, enero de 1989). Llenen su vida con actividades útiles y significativas.

Para los que han pasado por un divorcio: No dejen que la desilusión ni el sentimiento de fracaso afecte el concepto que tienen del matrimonio ni de la vida. No pierdan la fe en el matrimonio ni permitan que la amargura mine su alma, ni que los destruya a ustedes ni a quienes aman o han amado.

Howard W. Hunter

The Teachings of Howard W. Hunter

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s