Dios puede ayudarnos en los momentos difíciles

Dios puede ayudarnos en los momentos difíciles

Henry B. Eyring

Por el presidente Henry B. Eyring
Segundo Consejero de la Primera Presidencia

Jesucristo sabe cómo socorrernos a todos nosotros, sean cuales sean nuestras pruebas.

Recuerdo cómo me sentía cuando yo era adolescente al vivir lo que parecían ser momentos difíciles. Había una guerra mundial atroz y los jóvenes algo mayores que yo estaban muriendo en combate; había peleas de pandillas en los vecindarios cercanos; todavía no había terminado la depresión económica mundial y había muchas personas pobres; y mi familia y yo éramos los únicos Santos de los Últimos Días en la ciudad en que vivíamos.

Aun así, yo era feliz y me sentía optimista. Se me había enseñado, al igual que a ustedes, que nuestras pruebas son una bendición en potencia si nos hacen acudir al Padre Celestial y al Salvador para obtener ayuda.

¿Por qué tenemos pruebas?

Las pruebas nos dan la valiosa oportunidad de elegir ejercer la fe. Al orar, podemos pedir ayuda a Jesucristo, quien sabe cómo socorrernos. Él experimentó cada prueba que afrontaremos, sabe perfectamente cómo socorrernos a todos nosotros y nos ama.

El propósito de los desafíos de la vida es ver qué elegiremos hacer. ¿Ejerceremos la fe para guardar los mandamientos que Él nos ha dado en cualquier prueba que enfrentemos? Un Dios amoroso siempre hace lo mejor para nosotros. Podría quitar o aliviar nuestra prueba, si eso fortaleciera nuestra fe. Otras veces, podría no hacerlo.

Al estudiar los primeros años de la vida de los profetas del Antiguo Testamento, ustedes han visto la forma en que el Señor nos ayuda, paso a paso, a progresar durante las pruebas difíciles. Por ejemplo, la manera en que el Señor ayudó a José y a Moisés me enseñó a pedir y recibir ayuda en los momentos difíciles.

Las pruebas de José

José, el amado hijo de Jacob, fue arrojado a un pozo por sus hermanos y luego vendido como esclavo a Egipto. Sus hermanos le dijeron a su padre que José había muerto. Cuando José era esclavo, el Señor le dio el poder de interpretar los sueños de Faraón y le mostró la forma en que Egipto podría afrontar una hambruna en el futuro. Le dio a José fuerza moral para resistir la tentación, ser liberado de la prisión y, a los treinta y dos años, ser ascendido por Faraón a un alto cargo. Faraón dijo de José: “… ¿Hallaremos a otro hombre como este, en quien esté el espíritu de Dios?”1.

La manera en la que el Señor ayudó a José me enseña que Él puede ayudarnos en los momentos difíciles. A medida que José seguía tomando decisiones correctas, el Señor lo fortalecía, le daba poderes espirituales y ablandaba el corazón de las personas de su entorno.

Las pruebas de Moisés

De la misma manera, la ayuda que el Señor brindó a Moisés en sus pruebas fue similar a la que brindó a José. Las pruebas de Moisés también empezaron en su juventud. Moisés fue separado de sus padres; su primera prueba fue ser criado por la hija de Faraón. Por defender a un israelita, mató a un egipcio y tuvo que huir al desierto.

El Señor se apareció a Moisés y lo llamó para liberar a los hijos de Israel del cautiverio en Egipto. Esa tarea aparentemente imposible era una prueba que Moisés creyó fuera de su alcance. Es posible que las pruebas más difíciles de su vida lleguen cuando el Señor les asigne una tarea que parezca demasiado ardua y ustedes sientan que necesitan la ayuda de Dios.

El Señor empezó dando a Moisés la ayuda que ustedes necesitarán. Le dijo a Moisés que Él lo fortalecería mediante las pruebas que tenía por delante.

Moisés obtuvo fe y fortaleza para la serie de pruebas que debía afrontar en la tarea que se le había asignado.

“… Yo Soy el que Soy […]. Así dirás a los hijos de Israel: Yo Soy me ha enviado a vosotros”2. Con esa certeza, Moisés obtuvo fe y fortaleza para la serie de pruebas que debía afrontar en la tarea que se le había asignado. El Señor no solo lo había llamado, sino que iría delante de su faz en formas aparentemente milagrosas.

Las pruebas de ustedes

Los momentos difíciles que afrontamos ustedes y yo serán singulares; no hay dos vidas exactamente iguales. Nuestro amoroso Padre Celestial y Su Amado Hijo, Jesucristo, adaptan las pruebas a cada uno de nosotros. La forma en la que Ellos responden a las oraciones en las que pedimos ayuda será la mejor opción para nosotros. En algunos casos, la ayuda podría consistir en una forma de fortalecernos; en otros, podría ser darnos gozo mientras nos esforzamos por seguir adelante con fe.

Para todos nosotros, la ayuda que más necesitamos al pasar por pruebas, independientemente de su forma y duración, es una fe enérgica en Jesucristo. Fue esa fe la que permitió que José interpretara los sueños en Egipto. Fue una fe segura en Jesucristo la que animó y fortaleció a Moisés en su difícil asignación de ayudar al Señor a liberar a Su pueblo.

En su juventud, ustedes ya han sido probados con momentos difíciles, así como yo lo fui; pero a ustedes, igual que a mí, se les ha enseñado a confiar en Jesucristo. Ahora me doy cuenta de por qué sentía tanto optimismo, e incluso gozo, cuando era joven. No es porque esperara que los tiempos mejoraran o se volvieran más fáciles, sino porque estaba convencido de que, si confiaba en Él y le servía, de alguna manera todo saldría bien.

Mi abuela le pidió a mi papá que cantara con ella de camino a casa, después de que a ella le dijeran que pronto moriría de cáncer: “Aunque morir nos toque sin llegar […]. ¡Oh, está todo bien!”3. Les doy mi testimonio de que un Jesucristo resucitado sabe cómo socorrernos a todos nosotros, sean cuales sean nuestras pruebas; solo necesitamos pedir con fe en Él.

Jesucristo los ama y los ayudará, en todo momento, según lo que sea mejor para ustedes. De ello testifico, con mi amor por ustedes y por Él. En el nombre de Jesucristo. Amén.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s