3 Nefi 3

Tercer Nefi
El Libro de Nefi, Capítulo 3


3 Nefi 3: 1-10  Laconeo… recibió una epístola del jefe… de esta banda de ladrones

Hugh Nibley

“Una carta del líder de la sociedad al gobernador de la tierra Nefita da una visión notable de su psicología. El jefe que se firma como gobernador de la Sociedad (3 Nefi 3:9) comienza expresando una cálida admiración por la firmeza del gobernador Nefita. ‘al mantener lo que suponéis que es vuestro derecho y libertad’ (3 Nefi 3: 2), mostrándose como un tipo imparcial y competitivo. En el siguiente versículo es muy condescendiente: cada centímetro del ‘pez gordo’ ‘Y me parece una lástima, excelentísimo Laconeo, que seáis tan insensatos y vanos para suponer que podéis sosteneros contra tantos hombres valientes que tengo bajo mis órdenes’ (3 Nefi 3: 3). Sincero como es, el jefe propone un trato, pero no hasta que haya dado un pequeño sermón que arde con justa indignación por los males que él y su pueblo han sufrido (3 Nefi 3: 4). El trato es que Laconeo, por cuyo genuino talento y coraje el jefe expresa nuevamente su sincera admiración, debe ser llevado a la Sociedad, y a cambio de traer con él toda la propiedad sobre la cual se extiende su autoridad, debe ser recibido en una base 50-50: ‘no nuestros esclavos, sino nuestros hermanos y consocios de toda nuestra substancia.’ (3 Nefi 3: 6-7). Todo era muy altruista e idealista. El jefe solo hablaba en nombre de la virtud; simplemente estaba dando un descanso al otro lado, ‘sintiendo su bienestar’, como lo expresó tan amablemente (3 Nefi 3:5). Si se rechaza el acuerdo, serían cortinas [‘charla de la mafia’]; ‘seáis aniquilados’ (3 Nefi 3: 8). Todo lo que está pidiendo, concluye Giddiani es que este ‘recuperen sus derechos y gobierno los de mi pueblo, que se han separado de vosotros por causa de vuestra iniquidad’ (3 Nefi 3:10; cursiva agregada). Y que nadie suponga que sus seguidores no creían sinceramente que eran justos y ofendidos, y que sus oponentes eran demasiado malvados como para vivir con ellos” (An Approach To The Book of Mormon, p. 391)

3 Nefi 3:19  era costumbre… escoger como capitanes en jefe… alguno que tuviese el espíritu de revelación y también de profecía

Solo en el libro de la historia militar de Mormón la calidad espiritualidad es de mayor importancia que cualquier otra. ¿Quién podría suponer que el espíritu de revelación y profecía es más importante para un líder militar que la experiencia, las habilidades organizativas y la estrategia reflexiva? Sin embargo, los nefitas sabían quién era la fuente de su éxito, salvo en sus tiempos de maldad.

Considere la ventaja de tener un capitán como Zoram que podría comunicarse con el Señor a través del profeta Alma para averiguar la ubicación del enemigo (Alma 16:5-6). Imagine a un capitán en jefe como Moroni que constantemente rechaza la disensión interna porque entiende que el vaso interior debe limpiarse primero (Alma 46; 50:33; 51: 13-19; 62: 1-9). Incluso recibió revelación directa del Señor con respecto a la propiedad de esta sangrienta limpieza interna (Alma 60:33). Agregue a esto las muchas, muchas veces en que la estrategia de los Nefitas fue inspirada por el Espíritu del Señor. Luego considere cómo estos grandes capitanes-profetas incluso llamarían al pueblo al arrepentimiento si fuera necesario (Mormón 3:2-3). En vista de las muchas victorias Nefitas logradas contra probabilidades increíbles, es evidente que su costumbre de nombrar capitanes espirituales en jefe era militarmente sensata. Estos grandes líderes militares lucharon según el lema de Nefi: ¡Oh Señor, en ti he puesto mi confianza, y en ti confiaré para siempre! No pondré mi confianza en el brazo de la carne; porque sé que maldito es aquel que confía en el brazo de la carne. Sí, maldito es aquel que pone su confianza en el hombre, o hace de la carne su brazo. (2 Ne 4:34).

3 Nefi 3:21  No lo permita el Señor; porque si marchásemos contra ellos, el Señor nos entregaría en sus manos

“Aunque los ladrones de Gadiantón habían amenazado con ir a la batalla contra los nefitas ‘al día siguiente’, cuando los Nefitas le pidieron a su líder militar Gidgiddoni que atacara primero a los ladrones, Gidgiddoni dijo: ‘No lo permita el Señor; porque si marchásemos contra ellos, el Señor nos entregaría en sus manos.’ (3 Nefi 3:21.) Este consejo del Señor de no librar una guerra ofensiva aparentemente se ha dado a personas de todas las dispensaciones, como se indica en esta declaración en Doctrina y Convenios:

‘He aquí, esta es la ley que di a mi siervo Nefi, y a tus padres José, y Jacob, e Isaac, y Abraham, y a todos mis profetas y apóstoles antiguos.

Y, además, esta es la ley que di a mis antiguos: que no saliesen a la guerra contra ninguna nación, tribu, lengua o pueblo, salvo que yo, el Señor, se lo mandara.

Y si alguna nación, lengua o pueblo proclamaba la guerra en contra de ellos, primero izaran un estandarte de paz a esa nación, lengua o pueblo;

y si ese pueblo no aceptaba la oferta de paz, ni la segunda, ni la tercera vez, habían de traer estos testimonios ante el Señor;

entonces, yo, el Señor, les daba un mandamiento, y los justificaba para salir a luchar contra esa nación, lengua o pueblo.

Y yo, el Señor, peleaba sus batallas, y las batallas de sus hijos, y de los hijos de sus hijos, hasta que se vengaban de todos sus enemigos, hasta la tercera y la cuarta generación.

He aquí, esta es la norma para todo pueblo, dice el Señor tu Dios, para que haya justificación delante de mí. (D. y C. 98: 32-38.)

“Este principio es también la enseñanza de la Iglesia en este momento, como se indica en la siguiente declaración del presidente George Q. Cannon :

‘Debemos proclamar la paz; hacer todo lo que esté a nuestro alcance para apaciguar la ira de nuestros enemigos; Haga cualquier sacrificio que pueda hacer la gente honorable para evitar la guerra, con todos sus horrores, lo que conlleva consecuencias terribles tan numerosas que no se pueden mencionar. Es nuestro deber, digo, como nación. La influencia de los Santos de los Últimos Días debe usarse en esta dirección. Deberíamos tratar de calmar estos sentimientos de ansiedad para luchar y derramar sangre. Nuestra influencia debería salir como el aceite derramado sobre las aguas turbulentas, calmando las olas de descontento e ira que despierta este espíritu temeroso…

‘No solo deberíamos extender la oferta de paz la primera vez a una nación que proclama la guerra contra nosotros, sino también la segunda vez; y si eso fuera rechazado, nuevamente la tercera vez; y si se rechaza por tercera vez, entonces: Deben traer estos testimonios ante el Señor.

‘Ve al Señor y dile: ‘Aquí están nuestros testimonios. Hemos ofrecido paz la primera vez; lo hemos ofrecido dos veces; lo hemos ofrecido tres veces; pero nuestras ofertas son rechazadas, y esta nación está decidida a tener guerra con nosotros. Ahora traemos estos testimonios ante ti, Señor…’

‘No busco que nuestra nación haga esto. No es de esperar, en la naturaleza de las cosas, que lo hagan. Pero es el principio verdadero, y nosotros, como pueblo, debemos usar nuestra influencia para este propósito. Nuestras oraciones deben ascender a Dios; nuestras peticiones deben ascender al gobierno de nuestra nación para hacer todo lo que la gente honorable pueda evitar la guerra. No tenemos miedo del efecto de las combinaciones contra nosotros… Pero la promesa de Dios es que, si hacemos lo correcto como nación, si le servimos, no tendrán poder sobre nosotros, ni podrán llevarnos a la esclavitud; y al final prevaleceremos. Esta es una promesa gloriosa que se hace a los habitantes de la tierra…

‘Para nosotros,   como Santos de los Últimos Días, estos principios son de suma importancia. No quiero ver a nuestros jóvenes llenarse del espíritu de guerra y estar ansiosos por el conflicto. ¡Dios no permita que tal espíritu prevalezca en nuestra tierra, o que contribuyamos de alguna manera a la propagación de un espíritu de ese tipo! Pero uno puede decir: ‘¿No es nuestro deber defender nuestro país y nuestra bandera? ¿No es nuestro deber mantener las instituciones que el Señor nos ha dado?’ Ciertamente lo es. Y no es parte de la cobardía tomar el plan que el Señor ha señalado. Ningún hombre debe tener miedo de que el Señor o cualquier hombre lo vea como un cobarde. (Conference Report, April 1898, pp. 86-87.)

“El principio detrás de este consejo aparentemente está relacionado con el principio del arrepentimiento, como se indica en esta declaración del presidente Joseph Fielding Smith:

‘La ley del perdón y la retribución … se aplica a las personas y a las familias, así como a la Iglesia en general. Estamos bajo el mandato de perdonar a nuestros enemigos y sufrir sus abusos y golpes la primera y la segunda vez, también la tercera. Esto debe hacerse con paciencia, con humildad y oración, esperando que el enemigo pueda arrepentirse. Si el enemigo viene sobre nosotros por cuarta vez, tenemos justificación para retribución, pero aun así habrá una recompensa si aguantamos con paciencia, y el Señor nos recompensará en abundancia. Por todos estos abusos seremos recompensados ​​si los soportamos con paciencia. Tal vez el enemigo pueda arrepentirse, y eso deberíamos desearlo sinceramente. Para el ser humano más común, esto puede ser una ley difícil de seguir; pero, sin embargo, es la palabra del Señor. Una de las mejores ilustraciones de este espíritu de aguantar el mal en lugar de tomar represalias se encuentra en la historia de la gente de Ammón en el Libro de Mormón. Debido a que se negaron a tomar las armas para defenderse, pero prefirieron dar sus vidas que derramar sangre incluso en su propia defensa, llevaron a muchos de sus enemigos al arrepentimiento y al reino de Dios. [Alma 24: 17-25; 27: 3.] Esta es la doctrina de Jesucristo tal como se enseña en el Sermón del Monte. [Mate. 5: 21-22, 43-44.] Si todos los pueblos aceptaran esta doctrina no podría haber guerra, y todas las dificultades podrían arreglarse en justicia. Esta doctrina fue enseñada, así lo declaró el Señor, a su pueblo en la antigüedad. Hay muchas cosas en el Antiguo Testamento en relación con las guerras y batallas de los israelitas en el escaso registro que nos ha llegado, que nos hacen parecer que estas personas eran crueles y vengativas, pero el Señor dice que salieron a la batalla cuando fueron guiados por los profetas y el espíritu de revelación cuando el Señor les ordenó. (Joseph Fielding Smith, Church History and Modern Revelation [Salt Lake City: The Council of the Twelve Apostles, 1953], 1:434-35.)” (Daniel Ludlow, A Companion to Your Study of the Book of Mormon, p. 254-6)


3 Nefi, Capítulo 4 →