Reseña Histórica – Un día como Hoy 19 de Julio

Joseph Fielding Smith

19 de Julio de 1876

Joseph Fielding Smith “nació como hijo de la promesa”, dijo el élder Bruce R. McConkie, del Quórum de los Doce Apóstoles, yerno del presidente Smith, quien explicó que Julina Lambson Smith “tuvo tres hijas pero no tuvo hijos, entonces acudió al Señor y, al igual que Ana de antaño, ‘hizo voto’. Su promesa fue que si Jehová le daba un hijo varón, ‘ella haría todo lo que estuviera en su poder para ayudarlo a honrar a Jehová y a su padre’. Jehová escuchó sus oraciones, y ella cumplió la promesa que le había hecho”. El 19 de julio de 1876, Julina y su esposo, Joseph F. Smith, recibieron en su familia a un hijo varón. Le pusieron el nombre de su padre, Joseph Fielding Smith, hijo.

Al nacer, Joseph Fielding Smith entró a formar parte de una familia de gran fe, servicio y liderazgo. Su abuelo, Hyrum Smith, era hermano del profeta José Smith y un valiente testigo de la restauración del Evangelio. El Señor nombró a Hyrum “profeta, vidente y revelador de [Su] iglesia”, diciendo que el nombre de Hyrum se guardaría “en memoria honorable, de generación en generación para siempre jamás”. Junto con su hermano José, Hyrum selló su testimonio con su sangre, muriendo como mártir a manos de una chusma el 27 de junio de 1844.

El primer trabajo que tuvo Joseph fuera de la casa y la granja familiar fue al lado de su madre. A menudo conducía un carruaje de caballo para ayudarle a cumplir con sus deberes como partera. En los últimos años de la adolescencia, encontró empleo en la Institución Cooperativa Mercantil de Sión (ZCMI, por sus siglas en inglés), en donde trabajaba largas jornadas y realizaba labores físicamente agotadoras. Más adelante recordó: “Trabajaba como bestia de carga todo el día y estaba agotado al llegar la noche, por cargar costales de harina y de azúcar, y jamones y tocinos sobre la espalda. Yo pesaba 68 kilos, pero no titubeaba en levantar un costal de 91 kilos y echármelo sobre los hombros”

Cuando Joseph Fielding Smith tenía 19 años, recibió su bendición patriarcal de su tío, John Smith, que en aquel entonces prestaba servicio como Patriarca de la Iglesia, la cual le dio mayor fortaleza espiritual. Se le dijo a Joseph: “Tendrás el privilegio de vivir hasta una edad muy avanzada, y es la voluntad del Señor que llegues a ser un hombre poderoso en Israel…

“Tendrás el deber de sentarte en concilio con tus hermanos y de presidir entre el pueblo. También tendrás el deber de viajar mucho aquí y en el extranjero, por tierra y por agua, trabajando en el ministerio. Y yo te digo, levanta la cabeza, alza la voz sin temor ni parcialidad, tal como te lo indique el Espíritu del Señor, y descansarán sobre ti las bendiciones de Él. Su Espíritu dirigirá tu mente y te dará palabras y juicio, de manera que logres confundir la sabiduría de los inicuos y desechar los consejos de los injustos”

Leer más: https://wp.me/p5Kxxp-5pc