Reseña Histórica – Un día como hoy 21 de Septiembre

21 de Septiembre de 1823

José, que ya tenía 17 años, estaba acostado despierto en la habitación del ático que compartía con sus hermanos. Esa noche se había quedado levantado hasta tarde, escuchando a su familia hablar de las diferentes iglesias y las doctrinas que enseñaban. Ahora todos dormían y el silencio reinaba en la casa.

En la oscuridad de su habitación, José comenzó a orar, suplicando con fervor que Dios le perdonara sus pecados. Anhelaba estar en comunión con un mensajero celestial que pudiera asegurarle su condición y posición ante el Señor y darle el conocimiento del Evangelio que se le había prometido en la arboleda. José sabía que Dios había contestado sus oraciones antes y confiaba plenamente en que lo haría otra vez.

Mientras oraba, junto a la cama apareció una luz que se hizo más brillante hasta iluminar toda la estancia. José miró hacia arriba y vio a un ángel en el aire. El ángel llevaba puesta una túnica blanca que le llegaba hasta las muñecas y los tobillos. La luz parecía emanar de él, y su rostro brillaba como un relámpago.

Al principio José tuvo miedo, pero pronto rebosó de paz. El ángel lo llamó por su nombre y dijo que se llamaba Moroni; le declaró que Dios le había perdonado sus pecados y que ahora tenía una obra para él. Dijo que el nombre de José se tomaría para bien y para mal entre todo pueblo.

Moroni habló de unas planchas de oro enterradas en un cerro cercano. En ellas estaba grabada la historia de un pueblo que habitó antiguamente en las Américas. El registro relataba sus orígenes y narraba cómo el Salvador los había visitado y les había enseñado la plenitud de Su evangelio. Moroni dijo que enterradas con las planchas había dos piedras de vidente que, tiempo después, José llamó el Urim y Tumim, o intérpretes. El Señor había preparado esas piedras para ayudar a José a traducir el registro. Ambas piedras diáfanas estaban sujetas una a la otra y aseguradas a un pectoral.


 • 21 de Septiembre de 1823

“Himno de la Batalla de la Republica”, grabado por el Coro del tabernaculo Mormon se sitúa en el puesto 40 de la lista de hits. Permanece en el número 40 (y en las listas de las radios locales a lo largo de la nación) durante 11 semanas para luego subir al puesto trece. La Academia Nacional de la Industria de Grabaciones y Ciencias otorga un Grammy al Coro por la mejor ejecución coral del año. Otros cantantes mormones que ganan premios individuales son Donny y Marie Osmond quienes reciben el premio de la Asociación de Musica Americana como duo vocal (en 1976). Mary Osmond también recibe un premio de la Asociación de Musica Country (en 1986), y Hans Choi quien recibe el premio Tchaikovsky en Rusia en 1990.