Cómo reconocer las respuestas a las oraciones

Conferencia General Octubre 1989

Cómo reconocer las respuestas a las oraciones

Por el Elder Richard G. Scott
Del Quórum De Los Doce Apóstoles

“Cuando no parezca que se reciba respuesta a oraciones apremiantes, quizás sea porque no entendamos algunas verdades sobre la oración; o tal vez porque no reconozcamos la respuesta cuando la recibimos.”


La mujer sentada frente a mí lloraba. Con los ojos llenos de lágrimas, me dijo: ” ¡Ya no sé en que creo!” Me habló de que había luchado y orado durante muchos días para saber cómo tomar una decisión vitalmente importante, sin lograr nada. Y me rogó angustiada: “¡No sé que hacer! Si usted me dice que hacer, lo haré.” Poniendo la mano sobre las Escrituras, me dijo: “Dios ha prometido ayudarnos. El contesta las oraciones de todos los demás; ¿por que no contesta las mías?”

Cuando se esta atrapado en un torbellino de emociones, es difícil escapar solo. Ruego que yo pueda ayudar a aquel que tenga esos sentimientos.

Cuando no parezca que se reciba respuesta a oraciones apremiantes, quizás sea porque no entendamos algunas verdades sobre la oración; o tal vez porque no reconozcamos la respuesta cuando la recibimos.

Nuestro Padre Celestial no nos puso en la tierra para que fracasáramos, sino para triunfar gloriosamente. Puede parecer paradójico, pero por ese mismo motivo a veces puede ser muy difícil reconocer la respuesta a las oraciones. Algunos enfrentan la vida contando sólo con su propia experiencia y capacidad; otros buscan la inspiración divina por medio de la oración a fin de saber que hacer.

Cuando es necesario, son dignos de recibir un poder mucho mayor que su propia capacidad.

La comunicación con nuestro Padre Celestial no es un asunto trivial; es un privilegio sagrado, y esta basada en principios inalterables.

Cuando recibimos la ayuda de Él, es en respuesta a la fe, la obediencia y el uso apropiado del albedrío.

Es un error creer que todas nuestras oraciones recibirán respuesta inmediata; algunas requieren considerable esfuerzo de nuestra parte. Es cierto que a veces recibimos impresiones sin haberlas buscado. Estas generalmente conciernen algo que necesitamos saber y no podríamos averiguar de otra manera.

Estamos aquí en la tierra para ganar una experiencia que de otro modo no obtendríamos. Se nos da la oportunidad de progresar, desarrollarnos y adquirir madurez espiritual; para hacerlo, debemos aprender a aplicar la verdad. La forma en que enfrentemos los problemas y dificultades y los resolvamos es crucial para nuestra felicidad.

Para comprender mejor la oración, he escuchado consejos al respecto, he meditado en las Escrituras y estudiado la vida de los profetas y de otras personas. Pero lo que me ha sido mas útil es imaginar a un niño que se acerca confiado a un Padre amoroso, bondadoso, sabio y comprensivo que desea que tengamos éxito.

No os preocupéis si expresáis con torpeza vuestros sentimientos. Recordad que Él es vuestro Padre; habladle. El escucha toda oración y siempre la contesta a Su modo.

Cuando le explicamos el problema y la solución que proponemos, a veces el Padre contesta “Si” y otras veces nos dice que no. A menudo se reserva la respuesta, no por falta de interés en nosotros sino porque Él nos ama con un amor perfecto y quiere que apliquemos las verdades que nos ha dado. Para progresar, debemos confiar en nuestra capacidad de tomar buenas decisiones, y hacer lo que sintamos que es correcto. A su debido tiempo, Dios contestara. El no nos fallara.

He descrito la absoluta realidad de la relación que tenemos con nuestro Padre. No hay nada que El no sepa de nosotros; conoce todas nuestras necesidades y podría darnos todas las respuestas; sin embargo, como Su propósito es nuestra felicidad eterna, Él nos insta a tomar buenas decisiones.

A veces, como niños, nos portamos mal, somos imprudentes, y pensamos que no podemos acercarnos al Padre con un problema.

Cuando la comunicación es difícil, es maravilloso tener un Mediador que arregle la situación si obedecemos sus consejos y nos arrepentimos. Ese Mediador es nuestro Hermano Mayor, el Salvador.

Quizás las experiencias de Oliverio Cowdery se hayan registrado para que podamos entender cómo orar y cómo reconocer la respuesta. A él se le dijo:

“. . .Vive el Señor. . . que ciertamente recibirás un conocimiento de cuantas cosas pidieres en fe, con un corazón recto, creyendo que recibirás . . .
” . . . hablare n tu mente y a tu corazón por medio del Espíritu Santo. . .” (D. y C. 8:1-2; cursiva agregada.)

Cuando recibimos una impresión en el corazón, podemos emplear la mente para tratar de justificar el rechazarla o para hacer un esfuerzo por obedecerla. Tened cuidado de lo que hagáis con esa impresión que recibáis del Señor.

Se le enseñó a Oliverio Cowdery:

“Recuerda que sin fe no puedes hacer nada; por tanto, pide con fe. No juegues con estas cosas; no pidas lo que no debes.
“. . .y según tu fe te será hecho.” (D. y C. 8:10,11, cursiva agregada.)

Pedir con fe significa pedir con confianza en nuestro santo Padre.

Como muchos de nosotros, el hermano Cowdery no vio la evidencia de las respuestas que el Señor ya había dado a sus oraciones. Para abrir sus ojos y los nuestros, Él dio esta revelación mediante José Smith:

” . . . bendito eres por lo que has hecho; porque me has consultado, y he aquí, cuantas veces lo has hecho, has recibido instrucción de mi Espíritu. De lo contrario, no habrías llegado al lugar donde ahora estas.

“He aquí, tu sabes que me has preguntado, y yo te ilumine la mente; y ahora te digo estas cosas para que sepas que te ha iluminado el Espíritu de verdad.” (D. y C. 6:14-15; cursiva agregada.)

Si pensáis que Dios no ha contestado vuestras oraciones, meditad sobre estos pasajes de las Escrituras; después, buscad concienzudamente en vuestra propia vida las evidencias de que El ya os haya contestado.

Para ayudarnos a reconocer Sus respuestas, el Señor dijo:

” . . . Si deseas mas testimonio, piensa en la noche que me imploraste en tu eoraz6n, a fin de poder saber tocante a la verdad de estas cosas.
“¿No hablé paz a tu mente en cuanto al asunto? . . . ” (D. y C. 6:22-23; cursiva agregada.)

El Señor nos da mayor comprensión aconsejándonos estudiar el problema que tengamos y luego preguntarle si la solución que nos proponemos darle es correcta.

“. . .y si [está bien], haré que tu pecho arda dentro de ti; por tanto, sentirás que esta bien.
“Mas si no estuviere bien, no sentirás tal cosa, sino que te sobrevendrá un estupor de pensamiento. . . ” (D. y C. 9:8-9; cursiva agregada.)

Es vital reconocer que el Señor también tiene una tercera forma de responder a la oración: la de reservarse la respuesta en el momento de la oración. ¿Y por que lo hace?

Él es nuestro Padre perfecto y nos ama mucho mas de lo que podamos comprender; Él sabe lo que es mejor para nosotros, porque ve el fin desde el principio. Su deseo es que actuemos para ganar experiencia:

Cuando contesta “Sí’ es para darnos confianza; cuando contesta “No” es para evitarnos un error.

Cuando se reserva la respuesta, lo hace para que progresemos mediante la fe en Él, la obediencia a sus mandamientos y la disposición a actuar de acuerdo con la verdad. El espera que asumamos la responsabilidad de nuestras acciones tomando una decisión compatible con Sus enseñanzas, sin recibir confirmación previa. No debemos esperar pasivamente ni protestar porque el Señor no nos haya hablado. Debemos actuar.

A menudo, lo que hemos decidido esta bien y Él confirmará lo correcto de las decisiones a su manera. Generalmente, recibimos esa confirmación en una multitud de ayudas que encontramos a lo largo de nuestro camino y que descubrimos si somos espiritualmente sensibles. Son como notas que un amoroso Padre nos envía para darnos la evidencia de su aprobación. Si confiados empezamos algo que no este bien, Él nos lo hará saber antes de que vayamos demasiado lejos. Esta ayuda la percibimos reconociendo los sentimientos de preocupación o inquietud que experimentamos.

Los esfuerzos de Nefi por obtener las planchas de bronce nos indican como funcionan esos principios.

Cuando se les pidió a los hermanos mayores que fueran, murmuraron y no recibieron ayuda. A Nefi se le aseguró: “. . .el Señor te favorecerá porque no has murmurado” (1 Nefi 3:6). Y las palabras de él, “Iré y haré”, revelan un cometido total de actuar y triunfar empleando la ley espiritual (1 Nefi 3:7. )

Después de dos intentos fracasados, Nefi seguía confiando en el Señor. El se deslizó por la ciudad hacia la casa de Labán sin haber recibido toda la respuesta. Y dijo: “. . .iba guiado por el Espíritu, sin saber de antemano lo que tendría que hacer”. Y agregó algo significativo: “. . .No obstante, seguí adelante . . . ” (1 Nefi 4:6-7; cursiva agregada.)

Nefi estaba dispuesto a intentarlo una y otra vez, con todo su esfuerzo; expresó fe en que recibiría la ayuda; rehusó dejarse desanimar. Pero recibió la guía porque se puso en acción, tuvo confianza en el Señor, fue obediente y empleó bien su albedrío; así fue inspirado, paso a paso, hasta el éxito y, según las palabras de su madre, se le dio “poder para llevar a cabo lo que el Señor . . . [había] mandado . . . ” (1 Nefi 5:8; cursiva agregada.)

Nefi entendía que se le exigía confiar en Dios, tener fe y actuar para poder recibir la ayuda paso a paso. No protestó ni pidió explicaciones. Pero, y fijaos particularmente en esto, no esperó la ayuda pasivamente. ¡Hizo algo! Siguiendo la ley espiritual fue inspirado y recibió el poder para actuar.

A veces no reconocemos algunas respuestas porque estamos muy empeñados en recibir la confirmación de nuestros propios deseos y así no vemos que el Señor desea que hagamos otra cosa. Empeñaos en saber Su voluntad.

Confieso que no sé cómo se pueden tomar decisiones correctas, a menos que existan la rectitud y la confianza en el Padre Celestial. Los principios no funcionan si se usa el albedrío para contrariar la voluntad de Dios. Si hay pecado sin arrepentimiento, quedamos librados a nuestros propios medios para luchar y dar tumbos solos. Pero, es posible que se nos rescate por medio de nuestro arrepentimiento.

Cuando buscamos inspiración para las decisiones, el Señor nos da suaves impresiones que nos hacen pensar, ejercer la fe, esforzarnos, luchar a veces, y poner manos a la obra. Es raro que la solución total de un asunto sumamente importante o complejo aparezca de pronto. La mayoría de las veces aparece parte por parte, sin que podamos tener a la vista el fin.

He reservado para el final lo más importante sobre la oración: ¡La gratitud! Nuestros esfuerzos sinceros por agradecer a nuestro amado Padre originan en nosotros asombrosos sentimientos de paz, autoestima y amor. Por muy difíciles que sean las circunstancias, el aprecio sincero de las bendiciones nos colma de gratitud.

¿Por que son los más pobres los que parecen saber mejor cómo agradecer al Señor? En las montañas de Guatemala, los miembros apenas tienen con que vivir. Ir al templo les exige un gran sacrificio; les lleva un año prepararse para una visita. Trabajan duramente, se sacrifican para ahorrar dinero y comida, hilan, tiñen y tejen ropa nueva. Después, recorren una larga distancia descalzos para salir de las montañas; cruzan el lago Isabel y viajan en ómnibus con escasa comida.

Cansados y fatigados llegan al templo. Una vez que han llegado, se lavan hasta brillar, se visten con sus prendas nuevas y entran en la Casa del Señor.

Vestidos de nuevo de blanco, se les enseña mediante el Espíritu, reciben ordenanzas y hacen convenios. Una montañesa quedó muy emocionada por el espíritu y el significado de la investidura. Al entrar en el cuarto celestial, vio a otras personas sentadas, con la cabeza reverentemente inclinada.

Con inocencia, ella se arrodilló a la entrada del cuarto. Sin notar a los que la rodeaban, inclinó la cabeza, sollozó y durante veinte minutos voleó su corazón a su Padre Celestial. Al fin, con el vestido empapado en lagrimas, levantó la cabeza. La mentora, mujer de perceptiva sensibilidad, le preguntó: “¿Puedo ayudarle?” Ella le respondió: “¿Me ayudará? Tengo este problema: He tratado de decirle a mi Padre Celestial la gratitud que siento por todas sus bendiciones, pero me parece que no he podido comunicarme con Él. ¿Me ayudara a darle las gracias?”

Este consejo sobre la oración es verdad. Lo he probado a fondo en el laboratorio de mi propia vida. He descubierto que lo que en ocasiones he considerado una barrera impenetrable en la comunicación no era mas que un paso gigante que debía dar con confianza.

Cuando busquéis Su ayuda, aseguraos de tener una vida limpia, de que vuestros motivos sean dignos y de que estéis dispuestos a hacer lo que El os diga; porque Él contestará vuestras oraciones. Él es vuestro amado Padre; sois su hijo amado. El os ama con amor perfecto y quiere ayudaros. En el nombre de Jesucristo. Amen.

Esta entrada fue publicada en Fe, Gratitud, Oración, Revelación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s