¡Feliz Día de la Madre!

Russell M. Nelson

Russell M. Nelson

Russell M. Nelson

Me encanta el Día de las Madres, pero comprendo que muchas mujeres no compartan mi entusiasmo. Algunas se sienten excluidas de esta festividad, porque no han dado a luz hijos; y a otras no les gusta, porque lo han hecho. Pero desde mi punto de vista, el Día de la Madre es verdaderamente especial. Nunca ceso de asombrarme de que cuando el Padre Celestial creó a las mujeres, Él no solo les dio la capacidad de traer vida al mundo, sino que también las invistió con los dones necesarios para moldearnos y enseñarnos a todos. Las mujeres no solo tienen hijos; ellas llevan sobre sí a todo el género humano de maneras que cambian la vida.

Hace poco pensé en esto, mientras escuchaba a mi esposa Wendy dar el discurso de inicio en una importante universidad. Basándose en su experiencia como profesora de terapia matrimonial y familiar, ella habló sobre el impacto aplastante de la contención en las relaciones, la sociedad e, incluso, en nuestra salud. Mientras hablaba, no pude evitar preguntarme cuántos habrían cambiado gracias a sus reflexiones. He visto el impacto de su influencia una y otra vez. Ella nunca dio a luz hijos, pero Wendy ha sido madre de grupos grandes y pequeños.

Personalmente, he experimentado incontables veces la influencia única de las mujeres; comenzando con mi propia madre, que por su creencia en mí me transmitió confianza y me motivó a tomar mejores decisiones. Y luego estaba mi maestra de octavo grado, la señorita Collins, que no aceptaba la mediocridad. Su voz todavía resuena en mis oídos: “¡Russell, puedes hacer un mejor trabajo que esto!”.

Posteriormente, me enamoré y me casé con una mujer extraordinaria, Dantzel White. Además de dar a luz y criar a nuestros diez hijos, Dantzel hizo aflorar lo mejor que hay en mí.

Tras su fallecimiento, y hasta que me casé con Wendy, experimenté la inquietante ausencia de una compañera y entendí aún más, cuánto me había reforzado la fuerza de Dantzel.

Así que en este Día de la Madre, rindo tributo a la influencia sustentadora de la vida que poseen todas las hijas de Dios. Nuestros Padres Celestiales las aman por su gran valor y por la influencia sin igual que ejercen en este mundo. ¡Feliz Día de la Madre!

Russell_M._Nelson_signature

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s