Dedicación al Señor

Conferencia General Abril 1974

Dedicación al Señor

J. Thomas Fyanspor el élder J. Thomas Fyans
Ayudante del Consejo de los Doce

Nací de buenos padres, y aun cuando ya han pasado al otro lado del velo, tengo la certeza de que se regocijan por motivo de este llamamiento.

Por alguna razón he sentido, en estos últimos meses, un deseo insaciable de leer las Escrituras. Meditando en los acontecimientos personales de esta conferencia, bien podría ser que el Espíritu Santo, a quien se refirió el presidente Romney, me hubiera indicado que necesitaría esta clase de preparación espiritual.

Por medio del Antiguo Testamento y la Perla de Gran Precio, compartí la visión profética de la venida del Salvador. Las bendiciones, responsabilidades y cometidos de Abraham y su posteridad han quedado implantados con mayor claridad en mi corazón.

Por medio del Nuevo Testamento pude volver a Belén, al sitio del pesebre, y ver mentalmente como reflejo en las aguas del mar de Galilea, sagrados acontecimientos pasados; agradecido incliné la cabeza ante el sepulcro vacío y todo lo que sucedió en ese intervalo me llevó un poco más cerca del cielo.

Por medio del Libro de Mormón vi las bendiciones de la obediencia y el padecimiento de la desobediencia en la vida de los descendientes de Lehi y otros, que fueron conducidos a esta tierra prometida; esto me hizo ver el deseo de nuestro Padre Celestial de nutrir y perfeccionar a sus hijos, aun por medio de la adversidad.

Las siguientes verdades, que aparecen en las páginas de las escrituras modernas, reveladas en los primeros años del restablecimiento del reino del Señor en nuestra época, me parecen muy acertadas: “Tres Sumos Sacerdotes Administradores. . . forman el quórum de la Presidencia de la Iglesia” (D. y C. 107:22); y los Doce, “bajo la dirección de la Presidencia de la Iglesia. . . edificarán la Iglesia, y arreglarán todos los asuntos de ella entre todas las naciones” (D. y C. 107:33). “Y lo que hablaren cuando fueren inspirados por el Espíritu Santo, será escritura. . . (D. y C. 68:4).

Cuando estas palabras destilan sobre mi alma, siento una admiración reverente en presencia de estos hermanos que han sido llamados. En particular, me siento reconocido a los cuatro miembros del Consejo de los Doce que asesoran al Departamento de Comunicaciones Internas.

Por motivo de compañeros devotos, las escrituras de este día, es decir, los sermones de esta conferencia, aparecerán en las revistas de la Iglesia, y estarán en vuestras casas. Podremos conocer la voluntad del Señor, la mente del Señor, la palabra del Señor, al meditar en estas escrituras modernas.

En este mismo momento otra sección del Departamento de Comunicaciones Internas está traduciendo simultáneamente estos discursos a una docena de idiomas.

El primer mandamiento nos indica que debemos amar al Señor con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza. “Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:37-39). Amamos a nuestros vecinos, y creemos que a su vez ellos nos aman.

Mi compañera eterna se encuentra en un sitio más elevado, desde el cual constantemente extiende su mano para elevarnos, a mí y a nuestros hijos, por medio de sus actos ejemplares. Junto con sus seres amados, nuestras cinco hijas, cuatro de las cuales son casadas, le han correspondido admirablemente. A medida que influye benéficamente en nuestros espíritus eternos, está manifestando su amor por el Señor. En todo momento de mi servicio a la Iglesia, ella siempre ha sonreído con aprobación y ánimo. Ningún hombre podría tener una compañera más congenial y dispuesta a apoyar.

Presidente Kimball e inspirados Consejeros, presidente Benson y los testigos especiales que forman vuestro quorum, al trabajar con vosotros, colocamos sobre el altar delante de vosotros, nuestro corazón, alma, mente y fuerza. Unidos mi compañera y yo, dedicamos todo lo que somos al servicio del Señor. En el nombre de Jesucristo. Amén.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s