Reseña Histórica – Un día como hoy 12 de Agosto

  • 12 de Agosto de 1932

El 12 de Agosto de 1932. Nacé Dallin H. Oaks hijo de Stella Harris y Lloyd E. Oaks. Recibió el nombre Dallin en honor al artista de Utah Cyrus Dallin; en vista que la madre de Oaks fue la modelo del artista para La Madre de Pionero, una estatua pública en Springville, Utah; y estuvo presente para el desenvelo de la estatua menos de tres semanas antes del nacimiento de Oaks.​ Su padre, quién fue oftalmólogo, falleció como consecuencia de complicaciones de tuberculosis cuándo Dallin tenía siete años. Ambos padres de Oaks recibieron títulos de BYU. Después de que el padre de Oaks falleció, su madre obtuvo un posgrado de la Columbia Universidady más tarde sirivó como directora de la educación para adultos en el Provo Distrito Escolar. En 1956, la madre de Oaks se convirtió en la primera mujer en ser miembro del Ayuntamiento de Provo donde sirvió por dos terminos, durante el cual brevemente sirivó como asistente del alcalde de la ciudad.

El presidente Dallin H. Oaks fue sostenido y apartado como Primer Consejero de la Primera Presidencia y Presidente del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el domingo 14 de enero de 2018. Fue apartado como miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles el 7 de abril de 1984.

Él y su difunta esposa, June Dixon Oaks, tuvieron seis hijos. Ella falleció el 21 de julio de 1998. El 25 de agosto de 2000 se casó con Kristen M. McMain en el Templo de Salt Lake.

El élder Oaks se graduó de la Universidad Brigham Young (1954) y de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago (1957). Ejerció y enseñó Derecho en Chicago. Fue presidente de la Universidad Brigham Young desde 1971 hasta 1980 y juez de la Corte Suprema de Utah desde 1980 hasta su renuncia en 1984 para aceptar su llamamiento al apostolado.

Ha sido oficial o miembro de la mesa directiva de muchas organizaciones empresariales, educativas y caritativas. Es autor o coautor de muchos libros y artículos sobre temas religiosos y legales. En mayo de 2013, la Fundación Becket para la Libertad Religiosa le concedió la Medalla Canterbury por su valor en la defensa de la libertad religiosa.

—  Discursos de Dallin H. Oaks


  • 12 de agosto de 1903

Organiza y preside la primera misión en Japón. El presidente Heber J. Grant tomó parte en la obra misional a lo largo de toda su vida adulta, dando a conocer el Evangelio a familiares, a amigos y a conocidos del mundo de los negocios. La primera oportunidad de prestar servicio en una misión de tiempo completo se le presentó en 1901, cuando fue llamado a presidir la primera misión de Japón.

De izquierda a derecha: Goro Takahashi, que fue amigo de los primeros misioneros que fueron a Japón, y los élderes Louis A. Kelsch, Horace S. Ensign, Heber J. Grant y Alma O. Taylor. El élder Grant fue el presidente de la primera misión que hubo en Japón, desde el 12 de agosto de 1901 hasta el 8 de septiembre de 1903.

El presidente Grant abordó su llamamiento a Japón con optimismo y entusiasmo. Escribió: “Tengo mucha fe en que ésta ha de ser una de las misiones de mayor éxito que haya establecido la Iglesia. Va a ser una obra lenta al principio, pero lo que se segará habrá de ser algo grande que asombrará al mundo en los años venideros”.

Con otros tres misioneros, el presidente Heber J. Grant dedicó Japón para la predicación del Evangelio en agosto de 1901, tras lo cual trabajó con diligencia en lo que en realidad fue “una obra lenta”. Cuando el presidente Grant fue relevado de su llamamiento en septiembre de 1903, había bautizado sólo a dos personas. En la conferencia general de octubre de 1903, dio el siguiente informe:

“Lamento no poder decirles que realizamos algo magnífico en Japón. Para ser perfectamente franco con ustedes, reconozco que lo que logré fue en realidad muy poco en calidad de presidente de esa misión; y muy poco han logrado —en lo que respecta a la conversión de las personas— los pocos élderes que han sido enviados allí a trabajar o las hermanas que estuvieron conmigo. Al mismo tiempo, tengo en el corazón la certeza de que aún se llevará a cabo una obra grande e importante en ese país. Los habitantes son personas magníficas”.

Veintiún años después, el presidente Grant y sus consejeros de la Primera Presidencia cerraron la misión, mayormente por motivo de los “resultados prácticamente insignificantes de las labores misionales” en ese país. La misión volvió a abrirse en 1948.

El 18 de mayo de 1996, 48 años después de que se reabriera la misión, el presidente Gordon B. Hinckley visitó Japón y dirigió la palabra a una numerosa congregación en la que había muchas personas de pie en una charla fogonera. Para entonces, Japón tenía un templo y los miembros de la Iglesia habían aumentado a más de 100.000 en número, en 25 estacas y 9 misiones. El presidente Hinckley recordó los comienzos de la obra en Japón y dijo: “Si el presidente Grant estuviese aquí ahora, lloraría de gratitud, que es lo que yo siento al contemplar sus rostros… Veo una gran fortaleza que nunca soñé ver en este país”.