Las enseñanzas de Pablo

Conferencia General Octubre 1976

Las enseñanzas de Pablo

Delbert L. Stapley.por el élder Delbert L. Stapley
del Consejo de los Doce


Mi mensaje está extraído de los escritos del apóstol Pablo, preparados hace más de 1900 años. Pablo era conocido como Saulo de Tarso, y tenía la ciudadanía judía y la romana. Era un poderoso perseguidor de aquellos que aceptaban a Cristo como su Señor y Rey, aunque no lo hacía, impulsado por la malicia, sino porque creía estar luchando contra un enemigo de su fe judía. Un día que iba camino a Damasco para continuar con sus persecuciones, una fuerte luz celestial descendió sobre él y le echó por tierra sin que pudiera resistirse, y una voz le preguntó: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” En respuesta, Saulo formuló dos preguntas: “¿Quién eres, Señor?”, y “Señor, qué quieres que yo haga?” (He. 9:4-6).

Cristo se identificó como “Jesús a quien tu persigues”. Luego le mandó que entrara en la ciudad de Damasco en  donde recibiría instrucciones. Puesto que había quedado ciego, Saulo tuvo que tener ayuda de sus compañeros para entrar en la ciudad, donde Ananías, un discípulo y siervo del Señor, le restauró la vista y le informó que Dios lo había escogido para que supiera su voluntad y escuchara su voz, y que había de ser entre los hombres un testigo del Cristo resucitado. Fue bautizado por Ananías y desde ese momento se dedicó a la edificación del reino del Señor. (He. 9:4-22.)

Cuando fue ordenado, Saulo se transformó en gran defensor de la fe, dinámico maestro de la justicia y valiente predicador ante el mundo. Fue primero a los judíos en sus sinagogas, luego realizó tres viajes misionales consecutivos, llevando el mensaje del Cristo resucitado a muchas personas. Mientras estaba de misión entre los gentiles, se le llegó a conocer como Pablo. Su amor e interés sincero hacia sus conversos le hicieron regresar para asegurarse de sus progresos; también les escribía cartas de exhortación. Tengo un gran respeto por el apóstol Pablo; admiro su valor, honestidad, fe y profundo testimonio. Amo sus enseñanzas y las hallo aplicables a la gente de esta época.

El fue escogido especialmente como testigo verdadero del Cristo resucitado. Y como tal, ¿cuál era su responsabilidad? Enseñar el mensaje de fe, arrepentimiento y bautismo; testificar de la misión divina del Salvador; reseñar la relación del hombre con Jesucristo y Dios, nuestro Padre; fortalecer los testimonios; definir la doctrina; y recalcar las enseñanzas de la Iglesia cristiana. También instruía a la gente en sus problemas diarios y amonestó al mundo entero. ¿No son acaso éstas las metas de los líderes de nuestra Iglesia? En toda reunión y en todo momento, buscamos incrementar la fe, edificar el testimonio, fortalecer la voluntad, bendecir, enseñar deberes y responsabilidades, crear líderes, incrementar la espiritualidad y también amonestar.

Deseo presentar mi mensaje mediante las palabras de Pablo extraídas de sus escritos. Comenzó su tema central declarando valientemente a los romanos: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree . . .” (Rom. 1:16). Y a los Gálatas: “Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí, ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo” (Gál. 1:11-12). A Timoteo le dijo: “. . . no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor…” (1 Tim. 1:8).

Pablo también dijo que había “un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos . . .” (Ef. 4:5-6). Y esto es verdad también en esta época. ¿Cuántas Iglesias en la actualidad creen que Cristo fue bautizado por inmersión para cumplir con toda justicia? Nadie puede imponer sus condiciones para entrar en el reino de los cielos. La única manera en que se puede lograr esta meta es ciñéndose al plan de Dios, y Cristo es nuestro maestro y ejemplo. Pablo declaró: “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios . . . somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos con Cristo . . . y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien . . .”(Rom. 8: 14, 16, 17, 28).

Pablo amonestó a Timoteo diciéndole: “Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti . . . Porque no más ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Tim. 1 :6-7).

También enseñó mucho sobre la resurrección. “¿O no sabéis”, preguntó, “que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección . . .” (Rom. 6:3-5.) “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.” (1 Tes. 4:16.)

Concerniente a su predicación, Pablo dijo: “Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!” (1 Cor. 9:16). También aconsejó a quienes quisieran predicar y lo hizo con estas palabras: “Y ¿cómo predicarán si no fueren enviados?” (Rom. 10:15). “Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón.” (Heb. 5:4.) Aarón había sido llamado por revelación.

Pablo hizo hincapié en la unidad de fe: “Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer” (1 Cor. 1 : 10). “. . .pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz.” (1 Cor. 14:33) Luego preguntó: “¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?” (1 Cor. 1: 13). Y volvió a darle énfasis en su epístola a los Gálatas: “Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema” (Gál. 1:9).

El apóstol Pablo hizo una reseña explícita de la forma en que los santos deben vivir como verdaderos cristianos, preparándose para la exaltación. Les recordó a los líderes: “Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio” (1 Cor. 9: 14).

Al enseñar sobre la fe, la definió primeramente como “. . . la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Heb. 11:1). Luego hizo la siguiente promesa: “Sabed, por tanto; que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham” (Gál. 3:7). Y enseñó: “Pelea la buena batalla de la fe . . .” (1 Tim. 6: 12).

Recalcando la importancia de la oración, Pablo aconsejó: “Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad” (1 Tim. 2:12). “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” (Fil. 4:7.)

También recordó a los santos la necesidad de leer y estudiar las Escrituras. Dijo a Timoteo: ` . . . y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Tim. 3:15-17). De los romanos dijo: “. . . recibieron la palabra con toda solicitud escudriñando cada día las Escrituras . . .” (He. 17:11).

Los miembros de las familias fueron instruidos así: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella . . . y la mujer respete a su marido” (Ef. 5:25, 33). “. . . que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. Exhorta, asimismo, a los jóvenes a que sean prudentes; presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable . . .” (Tito 2:4-8). “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos; sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” (Ef. 6:4.) “Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.” (Col. 3:20.)

Luego enseñó a todos: “Id, pues, imitadores de Dios como hijos amados.

Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras deshonestas ni necedades, ni truhanerías que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos” (Ef. 5: 1-7).

Otras enseñanzas importantes fueron: “Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal” (1 Tes. 5:21-22). “Andemos como de día, honestamente . . . (Rom. 13: 13.)

“. . . nos pidieron que nos acordásemos de los pobres . . .” (Gál. 2:10.) “Cada uno dé . . . no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.” (2 Cor. 9:7.) “Sobrellevad los unos las cargas de los otros . . . hagamos bien a todos . . .” (Gál. 6:2, 10.) “Permanezca el amor fraternal.” (Heb. 13:1.)’`. . . sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” (Ef. 4:32.) “No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles.” (Heb. 13:2.) “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora . . . Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios . . .” (Heb. 13:5-7.) “No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías.” (2 Tes. 5: l9-20.) “. . . ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.” (Rom. 14:13.) “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia . . .” (Ef. 4:31.) “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.” (Ef. 6:10.) “. . . despojaos del viejo hombre, que está viciado. . . y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.” (Ef. 4:22, 24.) “. . . perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.” (2 Cor. 13: 1 l.)

De esta manera tan hermosa y completa instruyó Pablo sobre todas aquellas cosas que nos permitirían ganar la más grande de las felicidades en esta vida, y la exaltación en la venidera. También señaló los peligros de las riquezas y la necesidad de que se les diera un uso apropiado. Sabiamente nos recordó  . . . porque nada hemos traído a este mundo y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estamos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia . . . Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos. .. ” (1 Tim. 6:7-10; 17-18.)

El gran Apóstol dejó también estas importantes advertencias: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” (2 Cor. 6: 14).

“No podéis beber la copa de Dios y la copa de los demonios.” (1 Cor. 10:21.) “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.” (Gál. 6:7-8.) “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.” (Rom. 6:23.)

Al leer lo que predijo Pablo sobre las maldades que vendrán, nos encontramos con similitudes de las condiciones del mundo actual. Meditad sobre estas advertencias: “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Tim. 4:3-4). “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella . . . Están siempre aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.” (2 Tim. 3: 1-5, 7.) “Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.”  La impiedad de la que Pablo nos advierte está en el mundo hoy y cada vez prevalece más.

Pero al mismo tiempo que nos advierte, también nos da guía y consejo: “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo . . . Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios . . .” (Ef. 6: 13-18). “. . . para que andéis, como es digno del Señor . . .” (Col. 1:10.) “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” (Fil. 4:8.)

Pablo enseñó enfáticamente la importancia de incorporar a nuestra vida el ejemplo de Jesucristo, luchando constantemente en busca de la perfección. Los escritos del Apóstol pueden proporcionarnos respuestas, dirección y fuerza, de la misma manera que ayudaron a los santos de la antigüedad. Si meditamos en oración, no tan sólo acerca de las palabras de Pablo, sino sobre todas las Escrituras de que disponemos, nuestra vida se verá fortalecida y enriquecida.

¡Con cuánta belleza y plenitud describió él todos los pasos que nos permitirán obtener el máximo de felicidad en esta vida, y la exaltación en la venidera! Al igual que nuestro amado Profeta, el presidente Kimball, Pablo proclamó la verdad con franqueza y valor. Si seguimos sus consejos y los del Profeta, no podemos perdernos.

Os dejo mi testimonio de las sagradas enseñanzas del apóstol Pablo. Aceptarlas y vivirlas traerá felicidad y paz a todos los que sinceramente estén buscando la luz y la verdad. Que así sea, lo pido en el nombre de Jesucristo. Amén.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las enseñanzas de Pablo

  1. Es mucho y aparte no lleva la enseñanza que yo estoy buscando pero igual si me importa la vida de San Pedro y San Pablo 😊😘💗✌🙏📖💒⬅

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s