Para que el testimonio salga de Sión

1977 Conferencia de Área en la ciudad de Lima, Perú

…Para que el testimonio salga de Sión

élder Bruce R. McConkiepor el élder Bruce R. McConkie
del Consejo de los Doce
Sesión General del domingo por la noche


Estamos muy agradecidos, más de lo que podemos expresar, por la excelente obra que se está realizando en la Iglesia, aquí’ en Perú. Extendemos nuestra más alta consideración a estos cuatro nobles hombres que sirven como presidentes de estaca, y también a todos aquellos hermanos que están ocupando posiciones de responsabilidad en las estacas y barrios.

Sentimos que los cimientos ya han sido establecidos para gran progreso y desarrollo en este país. Vislumbramos el día en que la Iglesia ejercerá considerable influencia en esta gran nación, para nosotros maravillosa, y es fuente de tremenda gratificación el hecho de que hay estacas de la Iglesia organizadas aquí en Lima. Esperamos verlas multiplicarse en número y también en efectividad.

Por la boca de un Profeta antiguo, el Señor nos mandó un mensaje; el hombre santo de antaño, siendo conmovido por el Espíritu del Señor, dijo estas palabras:

“Se escribirá esto para la generación venidera; y el pueblo que está por nacer alabará a Dios.” (Salmos 102:18,)

Nosotros somos esa gente que nuevamente recibe revelación, un pueblo al que el Señor ha dado de nuevo la plenitud de su evangelio sempiterno, por lo que alabamos eternamente su Santo Nombre. El mensaje que ha llegado a nosotros es éste:

Que Dios tendrá “misericordia de Sión, porque es tiempo de tener misericordia de ella, porque el plazo ha llegado” (Salmos 102:13). El mensaje es que cuando el Señor edifique Sión, va a aparecer en su gloria.

Ahora, si me dejo guiar correctamente por el Espíritu de Dios, voy a hablar de la manera en que el Señor va a edificar a Sión, la manera en que va a tener misericordia de ella, y el papel que espera que juguemos en esta gran obra. Como es muy evidente en el relato inspirado, Sión debe ser construida para cuando el Señor venga nuevamente; El aparecerá entonces, como lo hizo antiguamente. Esto será durante el milenio, cuando todas las cosas serán restauradas. Sión será perfeccionada después de la segunda venida de Jesucristo, pero mientras tanto, y al presente, el Señor nos ha dado la responsabilidad de asentar los cimientos en preparación de lo que vendrá.

Nosotros hemos sido comisionados para preparar a la gente para la segunda venida del Hijo del Hombre; hemos sido comisionados para llevar el evangelio a toda nación, tribu, pueblo y gente; hemos sido mandados a establecer los fundamentos de Sión, y a preparar todo para la venida de Aquel que va a coronar la Ciudad Santa con su presencia y con su gloria. Nuestro llamamiento a todos los hombres, en todos los lugares es: “Venid a Sión, venid pues prestos; en sus muros paz gozad”.

Ahora pues, ¿qué es Sión, y dónde debe ser establecida? ¿En qué suelo serán construidos sus muros? ¿Dónde vamos a poner sus puertas y sus fuertes torres? ¿Quién va a vivir tras sus portales? ¿Qué bendiciones van a descansar sobre sus habitantes? Las escrituras dicen:

“Ama Jehová las puertas de Sión
Más que todas las moradas de Jacob.
Cosas gloriosas se han dicho de ti,
Ciudad de Dios.
Y de Sión se dirá: Este y aquél han nacido en ella,
Y el Altísimo mismo la establecerá.”
(Salmos 87:2-5.)

Sión ha sido establecida muchas veces entre los hombres, desde los días de Adán hasta el presente mismo, cuando fuese que el Señor ha tenido su propio pueblo; doquier hubiera gente que escuchare la voz del Señor y guardare sus mandamientos, cuando sus santos le han servido con todo su corazón, allí ha estado Sión.

Las primeras Escrituras que se refieren a Sión, se relacionan con Enoc y su ciudad. Este Profeta, poseedor de trascendental fe y poder, vivió contemporáneamente con Adán. Eran ésos, días de iniquidad y maldad, de oscuridad y rebelión; días de guerra y desolación; eran días que presagiaban la limpieza de la tierra por las aguas. Enoc, sin embargo, era fiel; vio al Señor y le habló cara a cara, y el Señor le mandó llamar al mundo al arrepentimiento y le comisionó a bautizar en el nombre del Padre y del Hijo,

Enoc hizo muchos conversos y formó una congregación de fieles, quienes acrecentaron su fe al punto de que el Señor mismo descendió a morar con ellos; y vivieron en justicia y fueron bendecidos de los cielos, “y el Señor llamó a su pueblo SION, porque eran uno de corazón y voluntad, y vivían en justicia; y no había pobres entre ellos” (Moisés 7; 18).

Notad vosotros, que Sión es gente, Sión son los santos de Dios; Sión son aquellos que han sido bautizados; Sión son aquellos que reciben el Espíritu Santo; Sión son las personas que guardan los mandamientos; Sión son los justos, o en otras palabras, como dicen nuestras Escrituras: “… porque Sión es—LOS PUROS DE CORAZÓN” (D. y C. 98:21).

Después que el Señor llamó a su pueblo Sión, las Escrituras dicen que Enoc construyó una ciudad que fue llamada Sión. Aquella Sión fue llevada a los cielos, donde Dios la recibió en su propio seno “y desde entonces se extendió el dicho: SION HA HUIDO” (Véase Moisés 7:69).

Después que el pueblo del Señor fue trasladado, —porque fueron personas quienes fueron llevadas a los cielos; no ladrillos, cemento ni piedras, pues ya hay mejores viviendas en los cielos de las que el hombre puede construir en la tierra—, después que este pueblo de justos fue a morar al otro lado del velo, otras personas habiendo sido convertidas y deseando justicia, buscaron una ciudad con iguales cimientos, cuyo arquitecto fuera Dios, y esos también fueron llevados por los poderes del cielo a Sión. Esta misma Sión que fue llevada a los cielos, va a volver durante el milenio traída nuevamente por el Señor, y sus habitantes se van a reunir con los de la nueva Jerusalén, que para entonces estará también restablecida.

Es muy claro que muchas de estas verdades referentes a Sión fueron enseñadas entre el antiguo pueblo de Israel, por las muchas referencias hechas por Isaías y que también se encuentran en los Salmos y otras Escrituras. Isaías hizo mención en particular a las estacas de Sión, que serán establecidas en el día de la restauración. Como es bien sabido, el antiguo pueblo de Israel fue dispersado entre todas las naciones de la tierra, porque desecharon al Señor y lo substituyeron con ídolos falsos. Como también es muy sabido, unirse a la congregación de Israel, consiste en recibir la verdad y ganar un testimonio del Redentor y regresar al rebaño del Rey Pastor.

En términos del Libro de Mormón, consiste en ser restaurados a la Iglesia verdadera y al rebaño del Señor, y luego ser establecidos en varias tierras prometidas.

Dos propósitos se cumplen al congregar a Israel: en primer tugar, aquellos que han escogido a Cristo como su Pastor, que han tomado sobre sí el nombre del Salvador en las aguas del bautismo; aquellos que buscan gozar de su Espíritu en el presente y ser también herederos de la gloria celestial en un tiempo futuro, tales personas deben congregarse para fortalecerse y ayudarse mutuamente a perfeccionar su vida.

Segundo: aquellas personas que aspiran a los más altos galardones para las eternidades, necesitan estar donde pueden recibir las bendiciones de la Casa del Señor, tanto para sí mismas como para sus antepasados en Israel, quienes murieron sin el conocimiento del evangelio, pero que lo hubieran recibido con todo su corazón si hubiesen tenido la oportunidad de oír las buenas nuevas.

En los primeros días de esta dispensación, esta “congregación” significaba la reunión de los de la Casa del Señor en las cumbres de las montañas de los Estados Unidos. Solamente allí se encontraban los santos suficientemente fuertes como para fortalecerse mutuamente; solamente allí existían templos del Altísimo, donde se efectuaban en su plenitud las ordenanzas del evangelio para la exaltación.

Sin embargo, gracias a la providencia de Aquel que sabe todas las cosas, la providencia del mismo que dispersó a Israel, y que está ahora nuevamente reuniendo a su bien amado pueblo, el día ha llegado en que el rebaño del Señor se está expandiendo por todo el mundo. Aún no estamos establecidos en todas las naciones, pero por cierto lo estaremos antes de que Cristo venga por segunda vez.

Como está escrito en el Libro de Mormón, en los últimos días los santos del Señor se encontrarán sobre toda la faz de la tierra, los santos de la Iglesia del Cordero, el pueblo del convenio. Dispersado como está, será armado con justicia y con el poder del Señor en gran gloria. Estamos viviendo en un nuevo día.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, está rápidamente llegando a ser una Iglesia mundial. Las congregaciones de los santos son o serán muy pronto, suficientemente fuertes para apoyar y fortalecer a sus miembros, doquiera que éstos vivan. Hay templos que se están construyendo donde la necesidad los requiere. Podemos pronosticar muchos templos en Sudamérica en el futuro. Las estacas de Sión están siendo organizadas en los cuatro puntos cardinales. En este sentido, meditemos sobre esta verdad: una estaca de Sión, es una parte de Sión. No se puede organizar una estaca de Sión sin crear una parte de Sión; Sión son los puros de corazón, y esta pureza la recibimos por el bautismo y por la obediencia. Una estaca tiene límites geográficos, mas crear una estaca es como crear una ciudad santa.

Cada estaca en Sión es punto de reunión para todas las ovejas perdidas que viven dentro de sus límites. Los puntos de reunión para los peruanos están dentro de las estacas en Perú, o en los lugares que muy pronto se convertirán en estacas.

Este es el consejo de los hermanos que nos presiden: Construid a Sión, pero construidla en el sector donde Dios os ha dado nacimiento y ciudadanía; edificad la iglesia donde Dios os ha dado patria, familia y amigos. Sión está aquí, y los santos que componen esta parte de Sión, son y deben ser una influencia elevadora para toda la nación. Y sabed vosotros que Dios va a bendecir aquella nación que ordena sus vías de manera tal que promueve el adelantamiento de su obra dentro de ella. Esta obra incluye la edificación de Sión en estos últimos días, y nosotros hemos sido comisionados a hacer nuestra parte en ella.

Los cimientos de Sión ya han sido colocados en América del Norte, en Sudamérica y también en Europa, en Asia, en el Pacífico del Sur, y en todo lugar donde existen estacas de Sión. Mas Sión está aún lejos de la perfección en todos estos lugares; cuando se perfeccione será como la Sión de antaño, y el Señor vendrá y morará con su pueblo.

Nuestro décimo artículo de fe dice: “Creemos en la congregación literal de Israel”. Esta congregación ocurre cuando las ovejas perdidas vuelven al redil de la Iglesia. Ocurre cuando sus pecados son lavados en las aguas del bautismo, para que nuevamente tengan el poder de llegar a ser puros de corazón; y Sión es los puros de corazón.

Nuestro Artículo de Fe dice que nosotros creemos en la restauración de las diez tribus, que está aún en el futuro, cuando el Señor vendrá a traer nuevamente a Sión según su promesa. Nuestro Artículo de Fe nos dice que Sión, la nueva Jerusalén, será construida en este continente americano; esto también está en el futuro; va a ocurrir después que el pueblo del Señor haya ganado poder o influencia en todas las naciones donde el Señor lo ha dispersado.

Nuestro Artículo de Fe dice que Cristo va a reinar personalmente en la tierra y que la tierra será renovada y recibirá su gloria paradisíaca. Esto también vendrá en el futuro, en un día que nosotros, con toda devoción, buscamos y ansiosamente esperamos.

Cada uno de nosotros puede edificar a Sión en su propia vida, siendo puro de corazón, y la promesa es: “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios” (Mateo 5:8), Cada uno de nosotros puede extender las fronteras de Sión, trayendo a sus amigos y vecinos al rebaño de Israel.

Estas cosas de las cuales estamos hablando son parte del plan y programa del Señor. Desde el principio, Él ha conocido el fin, Él ha ordenado y establecido el sistema que está ahora en acción. Él ha dispersado su pueblo favorecido entre todas las naciones de la tierra; y por su bondad y gracia en estos días, por medio de la apertura de los cielos, por la ministración de ángeles santos enviados de su presencia, por su propia voz hablando desde los cielos, por la abundancia del don del Espíritu Santo, por todos estos medios, nuevamente se ha restaurado la plenitud del evangelio sempiterno, llamándonos desde la oscuridad a la maravillosa luz de Jesucristo.

Nos ha mandado edificar nuevamente a Sión, nos ha mandado vencer al mundo. Nos ha mandado abandonar toda cosa mala. Nos ha hecho sus agentes y representantes. Nos ha comisionado a salir y buscar las ovejas perdidas de Israel y que las invitemos a congregarse con los santos verdaderos de la Iglesia verdadera del Señor. Este es un trabajo de gran magnitud e importancia; es esta una obra sin igual en todo el mundo, pues no hay cosa más grande en los cielos o en la tierra que el evangelio de Jesucristo.

Nos regocijamos en las verdades gloriosas que ya hemos recibido; damos loor al Señor por su bondad y por su gracia, y poseemos la completa certeza de la divinidad de estas cosas. Por la revelación del Espíritu Santo a mi alma, yo sé que esta obra en la cual estamos empeñando nuestros esfuerzos, es verdadera; yo sé que la mano del Señor está en ella, sé que se verán recompensados nuestros esfuerzos. El día vendrá cuando el conocimiento de Dios cubrirá toda la tierra como las aguas cubren los grandes abismos; somos el pueblo más bendecido y más favorecido en toda la tierra.

Que Dios nos dé la sabiduría, que Dios nos dé el fervor y la devoción, que Dios nos dé el entusiasmo y el sentido común para cumplir la misión que Él nos ha dado, viviendo nosotros el evangelio, para así salvar nuestras propias almas, y ofreciendo estos principios gloriosos de salvación a otros hijos de Dios. Esta es la obra del Señor, es verdad y lo testifico en su Nombre. Amén.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s