Los preceptos de los hombres

Los preceptos de los hombres

por Alvin R. Dyer
Consejero en la Primera Presidencia
Conferencia General, Abril 1969


Nuevamente, mis hermanos, estamos gozando del ánimo y la influencia de esta gran conferencia de la Iglesia. Estoy agradecido de que el presidente McKay esté viendo y escuchando esta sesión.

En una ocasión, el profeta Nefi habló acerca de la condición desastrosa en que se encontraría la humanidad cuando fuera engañada por los preceptos de los hombres, diciendo:

“. . . ¡ay de aquel que escucha los preceptos de los hombres, y niega el poder de Dios y el don del Espíritu Santo!” (2 Nefi 28:26)

El Señor ha amonestado a su pueblo contra la penetración de la maldad en los últimos días, “procurando destruir las almas de los hombres”. (Doc. y Con. 10:27)

Podemos ver la necesidad de estas advertencias contra las tendencias malignas que están deteriorando la decencia y la moralidad del ser humano.

La declaración divina, la cual le concede al hombre el derecho del albedrío moral—como una vez fuera enunciada: “He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal” (Génesis 3:22) —ha sido tema de objeción, y mediante los conceptos de los hombres, están buscando destruir el albedrío moral creando lo que han decidido llamar la “nueva moralidad”. Si aceptamos las doctrinas perversas de los programas educativos desviados, presenciaremos un quebrantamiento en la moral que podría acarrear un nuevo orden social depravado.

La “nueva moralidad” niega una distinción entre lo justo y lo injusto, lo bueno y lo malo, substituyendo un código que decide lo que es justo o injusto en el comportamiento, de acuerdo a las necesidades humanas, no importa que esa necesidad tenga que ser tergiversada.

El aceptar las enseñanzas de este concepto, podría conducir a una sociedad afligida por un control en masa basado en principios de un dominio injusto sobre el individuo. Es bien sabido que a una filosofía comunista le gustaría que esto sucediera en Estados Unidos y por todo el mundo.

Estos falaces y oscuros objetivos de programas bien propagados están avanzando muy rápidamente. Al primero que quiero hacer referencia es a la educación sexual o educación de la vida familiar, la cual está poniendo gran énfasis en el estudio del sexo en los salones de clase, creando una gran contención, causando una profunda preocupación entre los padres y líderes.

Los creadores de este tipo de educación sexual, al darse cuenta de la resistencia, se han fortificado con métodos solucionados para afrontar la oposición de los padres y la comunidad. Este asunto necesita la seria preocupación de un público indignado que niegue el uso de tales materiales, y que en los campos de la fisiología y la higiene establezcan más firmemente sanas enseñanzas de moral.

Con precisión ominosa, algunas casas editoras están compitiendo en este mercado con materiales preparados por expertos, películas y ayudas de enseñanzas de todas clases. Por tanto, a causa de su sensacional valor en el mercado, son un peligro formidable.

El enseñar a los jovencitos ideas falsas dará como resultado las fases de la reproducción antes de que se encuentren emocionalmente preparados para ello. El fomento equívoco de la educación sexual en las aulas, con la suposición de que disminuirá la ignorancia acerca del sexo y reducirá los embarazos ilegítimos, las enfermedades venéreas y los problemas consiguientes, no tiene fundamento para conclusiones seguras. La experiencia ha probado que los resultados son exactamente lo opuesto.

Basados en la experiencia de países extranjeros, de donde ha surgido la idea, la infiltración en los salones de clase se ha manifestado en varias regiones. Otros la están estudiando y han lanzado programas de investigación. Por todo el país, los legisladores son acosados para que la legalicen; algunos, afortunadamente, para que la impidan.

Un artículo que apareció en la revista Look comenta acerca de la educación sexual en un país extranjero, deduciendo que los Estados Unidos está muy atrasado en este nuevo aspecto. Este artículo contiene conceptos pervertidos de moral, de aquellos que inundarían las aulas escolares con una exposición completa del sexo. Para lograrlo, el artículo sugiere la necesidad de un “estado paternalista”, que tome sobre si ciertas responsabilidades de los padres. Cito:

“El estado paternalista ha tomado sobre sí muchas responsabilidades económicas de los padres. Todos nos estamos convirtiendo en esa clase de sociedad. … Se pueden distinguir tendencias que pueden llegar a predominar en otros países. En la educación sexual, hay algunos programas locales que son muy buenos, pero la mayoría de los Estados Unidos no tiene nada de esto.

La Sociedad Anticonceptiva ha llegado y no puede detenerse, como tampoco lo pueden la sociedad industrializada y el automóvil.”1

La “nueva moralidad” requiere que los jóvenes resuelvan sus propios problemas sexuales sin la ayuda del maestro o de los padres. El estudiante debe decidir lo que es moral y lo que no lo es, o si la moralidad tiene algo que ver con el problema. El más sorprendente y devastador de todos, es el esfuerzo que se está haciendo para alejar la educación sexual como algo completamente exento de responsabilidad moral, temor, inhibiciones y restricciones emocionales.

Cualquier enseñanza que describa e ilustre los órganos de reproducción humanos y sus funciones, y cualquier enseñanza que este en directa oposición a las normas morales, no armonizan con el evangelio y por tanto la Iglesia se opone a ellas. Las mismas carecen de respeto y reverencia para el sexo opuesto, la vida, el nacimiento y la paternidad.

Por medio de la experiencia y los resultados en otros países que han estado saturados con la educación sexual en las aulas de clase, podemos medir lo que sucederá en los Estados Unidos. Las estadísticas siguientes corresponden a uno de esos países:

85% de la gente cree en las relaciones sexuales fuera del matrimonio.1

98% han tenido relaciones premaritales.2

50% de las novias que se arrodillan en el altar están embarazadas.3

La mayoría de las mujeres quieren abortos libres y sin restricciones.4

Concerniente a las enfermedades venéreas, causadas sin duda por el impacto de la educación sexual en este país en particular, un informe revela el hecho de que “la gonorrea y la sífilis están más diseminadas que en cualquier otro país civilizado del mundo”5 Otro informe simplemente lo describe como “catastrófico”6 Sin embargo, los que establecieron la educación sexual están tratando de decirnos que les pondrán freno a estas enfermedades.

Los nacimientos ilegítimos, los cuales, de acuerdo a la propaganda SIECLTS. serán reducidos mediante la educación sexual, en verdad aumentaron casi un 50% en el país de referencia.7

El pretender que de tal sistema derive cualquier beneficio no sólo necesitaría el llamado “lavado de cerebro”, sino que también requeriría que los individuos tomaran decisiones sin reconocer las consecuencias morales.

El continuar adelante bajo el paraguas de la “nueva moralidad” se convierte en entrenamiento por medio de los sentidos, el cual, como un instrumento para modelar el comportamiento humano, puede, y es usado, para propósitos que son incompatibles con los principios del evangelio. Ciertos métodos de este entrenamiento desarrollan una forma de histeria, que tiene como función quebrantar la moral, el comportamiento y las tradiciones de la vida civil. Tales métodos pueden causar un daño terrible, especialmente a los jóvenes.

A medida que consideramos este entrenamiento y otra psicología de grupo designada para la comunicación entre clases, que afectan el carácter y la vida personal del individuo, bien podríamos preguntarnos ¿qué le ha pasado al individuo desafortunado?

El don más grande que Dios le ha concedido a sus hijos es el del albedrío personal. Es la base de la cultura espiritual, el principio sobre el cual se fundó la Constitución de los Estados Unidos, y es la obligación fundamental que nuestro sistema escolar debe mantener; sin embargo lo ponemos en peligro con los métodos de enseñanza del entrenamiento por medio de los sentidos.

Hay tres puntos principales en las técnicas de la crítica de grupo que muestran cómo pueden perderse los derechos del individuo.

  1. La atmósfera creada por los participantes para dejar que otros examinen su comportamiento.
  2. Se toman los pasos para destruir los valores antiguos, a los cuales se han adherido individualmente, y sustituyen las decisiones en masa, las cuales crean una personalidad más poderosa del grupo.
  3. Gradualmente los miembros podrán olvidar las reacciones morales y entonces experimentar con nuevas respuestas, adoptando lo que ellos llaman la “nueva moralidad”, la cual carece de moral alguna.

Escuchamos la frase: “Si la terapia es buena para las personas con problemas, entonces debe ser igual o mejor para las personas que están bien.” A esto, yo diría, ¡ay de los doctores que prescriben drogas y cirugía para los sanos y fuertes!

Las sesiones de crítica de grupo son sugerencias de métodos desarrollados por los Guardias Rojos de Mao, en donde se exhorta a los participantes a que se confiesen públicamente y se denuncien el uno al otro, todo con el propósito de quitar el albedrío. Uno también piensa acerca de los métodos nazis de juegos “fortaleza mediante el gozo”. El entrenamiento por medio de los sentidos es un invento usado en los países comunistas.

Cuando se abusa de la educación sexual y los métodos de enseñanza en este entrenamiento, no sólo se rompen las barreras de la intimidad, sino que también se proveen los métodos para decidir en masa, en lugar de una manera personal, lo cual tiende a destruir el albedrío del hombre y por esa razón es un concepto perverso.

Los métodos de comportamiento de la Iglesia, tales como reuniones de testimonio, reuniones de informes de sacerdocio y de misioneros, valoraciones verbales y las autoevaluaciones y confesiones, recalcan la importancia y preservan los derechos del individuo.

Sería de interés saber que el entrenamiento por medio de los sentidos ha sido descartado como un método de enseñanza en nuestros institutos y seminarios.

Un tercer movimiento que está surgiendo y avanzando para unirse con otras fuerzas malas, es el de una mayor flexibilidad en las leyes del matrimonio, las cuales tratan de liberalizar lo que ya es inmoralmente liberal. Un oficial médico del Ministerio de Educación, considera que la falta de castidad no es falta, cuando se trata de relaciones íntimas fuera del matrimonio.

Un juez prominente que ha escuchado aproximadamente 25.000 casos de divorcios señala la inmadurez de muchos de los matrimonios. “Si la gente” dijo, “pasara considerando el matrimonio el mismo tiempo que pasa para comprar un coche o una casa, estarían en mejores condiciones.” No obstante, al concluir sus comentarios, sugiere un período de “matrimonio experimental”, el cual anula su consejo anterior. Concerniente a esto, dijo: “Y hay mucho que decir del matrimonio experimental, especialmente siendo que la píldora está usándose tan extensamente.”8

¿Podéis contemplar conmigo los efectos de un sistema de matrimonios experimentales que hacen caso omiso de la moral? La sola idea de ello encaja en el concepto de la “nueva moralidad” y se convierte en una parte de los principios inicuos contra los que tenemos que estar alerta.

El movimiento de la “juventud en favor del alcohol” está ganando ímpetu. La revista Today’s Health, publicada por la American Medical Association, informa acerca de una discusión sobre el tema “¿Debe enseñarse a los niños a beber?” En un manera u otra, todos los participantes favorecieron la introducción del alcohol en la vida del joven, aun a la edad de cuatro años, como una prevención del alcoholismo.

Uno de los participantes hizo este comentario: “El padre tiene la responsabilidad de proveer una entera atmósfera saludable para el niño. Esto comprende muchos aspectos, incluyendo el alcohol.”9

Debería ser obvio, aun para estos prominentes especialistas, que tal programa sólo intensificaría la miseria que erróneamente tratan de corregir.

No debemos ser indiferentes a las influencias malignas que vienen a nosotros a través de los principios pervertidos de la educación sexual, el entrenamiento por medio de los sentidos, el alcohol para la juventud y cualquier flexibilidad que se encuentre en la santidad del matrimonio, los cuales están desafiando la decencia moral y la justicia. Debemos unir nuestros esfuerzos, mediante consejos organizados de padres, mediante mesas directivas escolares, comités de libros de lectura y métodos adecuados, para oponernos vigorosamente a tales programas.

Que recordemos el papel de gran importancia que los padres tienen en enseñarles a sus hijos los principios de verdad y rectitud.

De la inspiración divina han venido estas palabras para protegernos individualmente: “que la virtud engalane tus pensamientos incesantemente; entonces tu confianza se fortalecerá en la presencia de Dios.” (Doc. y Con. 121:45)

El Señor nos ha dicho que vivamos mediante la norma de las leyes del evangelio. Él dijo: “Y además, para que no seáis engañados, os daré una norma para todas las cosas; porque Satanás anda por la tierra engañando a las naciones.” (Doc. y Con. 52:14)

Recordemos estas palabras que hablan del Maligno: “. . . y hablará palabras contra el altísimo, y a los santos del altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley.” (Daniel 7:25)

Testifico que si guardamos nuestro lugar seguro en el reino de Dios, si hemos de proteger a nuestros hijos contra las perversidades de la actualidad, debemos andar por los senderos de la justicia y adherirnos a esa manera de vida que se encuentra en la norma del Evangelio de Jesucristo.

Doy testimonio de esto, en el nombre de Jesucristo. Amén.


  1. J. Robert Moskin, “The Contraceptivo Society,” Look, 4 de febrero de 1969. pág. 53.
  2. Ibíd., pág. 50
  3. U. S. News and World Rcport. 17 de marzo de 1969, pág. 4Sff.
  4. Look, pág. 50.
  5. American Opinión, marzo de 1969.
  6. U. S. Netos and World Rcport
  7. Ibid. pág. 51.
  8. Judge Tom Williams. citado en “Intelligence Report,” Parade, 16 de feb. de 1969. pág. 8.
  9. Today’s Health, febrero de 1969, pág. 46ff.
Esta entrada fue publicada en Educación, Educación sexual y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s