Compartir la luz del Salvador durante la Navidad

Principios de ministración

Compartir la luz del Salvador durante la Navidad

Piense en las personas a las que ministra. ¿Cómo puede ayudarlas a acercarse más a Cristo esta Navidad?

Liahona Diciembre 2020

Si bien recordamos al Salvador Jesucristo durante todo el año, la Navidad es la época en la que celebramos el más grandioso de todos los regalos: “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito” (Juan 3:16). Cuando ministramos en Navidad, también nosotros podemos hacer regalos que ayuden a los demás a acercarse más al Salvador. Resulta maravilloso pensar que nosotros podemos transmitir el regalo que nos hizo el Padre Celestial.

Aún valoro el regalo

Susan Hardy, California, EE. UU.

Cuando tenía 11 años, mi maestro de la Escuela Dominical, el hermano Deets, le dijo a nuestra clase que si memorizábamos los Artículos de Fe y le explicábamos su significado, él nos compraría nuestros propios libros de Escrituras.

El hermano Deets y su esposa eran un matrimonio joven que acababa de casarse. Yo no estaba segura de que él pudiera darse el lujo de comprarnos un regalo a cada uno, pero decidí que si él consideraba que los Artículos de Fe eran lo bastante importantes como para memorizarlos, yo aceptaría el reto.

Después de completar todos los trece, el tiempo fue pasando y me olvidé de su promesa.

Pero, entonces, el día de Navidad, recibí un paquete con mi nombre. Lo abrí y encontré un juego de Escrituras para mí con una tarjeta en la que se me animaba a leerlas con regularidad. Aquello sucedió en 1972 y aún conservo aquellas Escrituras; son preciadas para mí.

No fue el costo del regalo, sino la bondad que me mostró y el sacrificio que estuvo dispuesto a hacer por mí lo que hizo brotar en mí un profundo deseo de estudiar la palabra de Dios. Procuro seguir el ejemplo de ministración del hermano Deets al hacer regalos significativos a las personas que me rodean, con la esperanza de poder bendecir sus vidas como él bendijo la mía.

Una invitación a participar

Richard M. Romney, Utah, EE. UU.

Confieso que me puse nervioso cuando las personas que organizaban la actividad social de Navidad del barrio me pidieron que visitara a cierto miembro menos activo y lo invitara a participar en el programa. Solo había visto a Darren una vez, cuando asistió a una actividad del barrio con un pañuelo de motorista atado en la frente. Tenía una cabellera blanca y larga rematada en una coleta, una enorme barba blanca y los brazos llenos de tatuajes.

Acompañado de un miembro del comité, me hallaba frente a la puerta de Darren, preguntándome lo que podría decir. Nos invitó a pasar y le dijimos por qué estábamos allí. Su respuesta fue: “¡Ah, me encantará hacerlo!”.

Hizo un trabajo asombroso, y contribuyó a que la actividad fuese importante para muchas personas. Poco tiempo después, a mi compañero de ministración y a mí se nos pidió que visitáramos a Darren con regularidad. Siempre parecía alegre de vernos, y tuvimos varias conversaciones encantadoras. Me siento agradecido por la inspiración de invitarlo a participar en el programa de una actividad del barrio que derivó en una relación muy preciada.

La ministración a los demás durante la Navidad

Estas son algunas cosas que puede hacer para asegurarse de que las personas a las que ministra sepan que se acuerda de ellas, en particular durante esta época del año.

  1. A veces un mensaje de texto o una llamada de teléfono hace maravillas. Iniciar una conversación con un simple “Hola, ¿cómo estás?” puede marcar una diferencia.
  2. Participe en las celebraciones de ellos cuando sea apropiado. La Navidad puede ser un momento magnífico para aprender acerca de las creencias que tenemos en común. Cuando usted comparte las suyas y escucha las de los demás, está abriéndole la puerta a una mayor comprensión.
  3. Ore por ellos, llamándolos por su nombre. Pida al Padre Celestial que le ayude a pensar en cómo acercarlos más a Su Hijo.
  4. Los regalos sencillos suelen ser los que mejor se recuerdan. No es necesario que sean elaborados para apreciarlos. El regalo del tiempo, el de escuchar, el de compartir una foto o un recuerdo pueden ser regalos que nacen del corazón.
  5. Regale el testimonio. Pídales que compartan con usted el amor que sienten por el Salvador y ofrézcase a compartir con ellos el amor que usted siente por Él.

Usar Ilumina el mundo para ministrar

Puede usar la campaña Ilumina el mundo para ayudarle a ministrar. Estas son algunas ideas para comenzar: (Hay más en VeniraCristo.org).

  1. Comparta el video El niño Jesús. Puede publicarlo, compartir el enlace o invitar a otros a verlo con usted.
  2. Invite a otras personas a asistir a las reuniones dominicales de Navidad. Algunas personas quieren adorar pero no saben adónde ir. Invítelos a adorar con usted.
  3. Aliéntelos a dar a los demás. Ellos pueden hacer donativos a los Servicios Humanitarios de la Iglesia o a beneficencias locales. Si vive en una ciudad que cuenta con una máquina de donativos, puede llevarlos con usted cuando vaya a hacer una donación. Estas máquinas de la Iglesia proporcionan una manera sencilla de enviar un regalo que puede bendecir a gente en todo el mundo.
  4. Suscríbase a las sugerencias de servicio diario. También puede ayudar a otras personas a inscribirse. Las sugerencias pueden brindarles oportunidades de prestar servicio juntos.
  5. Llene de paz el hogar de los demás. Hágales saber que los misioneros tienen un mensaje especial de Navidad que pueden compartir y que llevará esperanza y amor a sus corazones.
  6. Deles a conocer Ilumina el mundo. Muéstreles cómo pueden aprender más en VeniraCristo.org.

Ministrar a todos como congregación

Las necesidades de cada congregación son únicas. A algunas les ayuda organizar una actividad grande, mientras que a otras les sirve algo pequeño y sencillo. Las personas encargadas de planificar y organizar actividades consideran con espíritu de oración cómo satisfacer las necesidades actuales.

  • Los miembros de las tres estacas de París, Francia, apoyaron una velada de Ilumina el mundo que incluía un programa de talentos y un desfile de modas. También prepararon artículos que obsequiaron a refugiados y a personas sin hogar. (Véase “Iluminar el mundo en París”, página 32).
  • La Estaca Charlotte Centro, Carolina del Norte, realizó un evento para la comunidad con el título “La Navidad en el mundo” que incluía una actividad social para conmemorar a Cristo por medio de la comida, exhibiciones de tradiciones navideñas internacionales, música, proyectos de servicio y un pesebre infantil.
  • Los miembros de la Estaca Vero Beach, Florida, se unieron a un evento comunitario para conmemorar el porqué celebramos la Navidad y donaron juguetes a beneficencias de la comunidad. Contaron con la actuación de un coro de niños y niñas de la Primaria, y muchas iglesias tenían puestos informativos.
  • La Estaca Jacksonville Sur, Florida, presentó la producción Salvador del Mundo a la comunidad.

Más cerca del Salvador

“Cuando nos transportamos figuradamente al establo de Belén, ‘donde durante la noche Dios ya reposa en el heno’, podemos reconocer mejor al Salvador como el don de un Padre Celestial bondadoso y amoroso”.

Élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, “[Para que] pudiese atraer a mí mismo a todos los hombres”, Liahona, mayo de 2016, pág. 40.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s