El Libro De Abrahán

El Libro De Abrahán

Fuente del Libro de Abrahán


La mayoría de los detalles de la vida temprana de Abrahán provienen del relato en el Libro de Abrahán. El relato de Génesis sólo da información esquemática en los seis versículos finales del capítulo once (Génesis 11:27-32). Los detalles contenidos en el Libro de Abrahán son importantes para comprender plenamente la misión y los pactos de Abrahán, por lo cual comenzamos con una discusión de cómo recibimos este importante libro.

Fuente del Libro de Abrahán

El 3 de julio de 1835 un hombre llamado Michael Chandler trajo cuatro momias egipcias y varios rollos de papiro de antiguas escrituras egipcias a Kirtland, Ohio. Las momias y los papiros habían sido descubiertos en Egipto varios años antes por Antonio Lebolo. Los rollos de papiro eran reales y fueron vistos por muchos otros.

En Nueva York, Chandler abrió los casos de la momia, que antes no habían sido abiertos, con la esperanza de encontrar algún tipo de tesoro enterrado con las momias. Al notar protuberancias en las envolturas de las momias, él cortó los envoltorios y se sintió decepcionado al descubrir sólo rollos de papiro. Chandler luego los expuso públicamente en varias ciudades, incluyendo Kirtland, Ohio.

Chandler estaba ofreciendo las momias y rollos de papiro para la venta y, a instancias del Profeta José Smith, varios miembros de la Iglesia donaron dinero para comprarlos.

El Profeta José Smith dijo: «Comencé la traducción de algunos de los caracteres o jeroglíficos, y para nuestro gozo encontré que uno de los rollos contenía los escritos de Abrahán— En verdad podemos decir, el Señor está comenzando a revelar la abundancia de paz y verdad.»1

El Profeta José Smith nunca comunicó su método de traducir estos registros. Que él en realidad y públicamente trabajó en la traducción es conocido y verificable. También conocemos algunos otros hechos sobre este trabajo:

— El proceso de traducción no fue un evento único sino un proceso continuo. Por ejemplo, el Profeta mencionó en su diario el 9 de marzo de 1842 que revisó la obra:
«Examinando una copia para el Tiempos y Estaciones. . . por la mañana; por la tarde continuó la traducción del Libro de Abrahán, convocado por el obispo Knight y el señor Davis, con el registro, y siguió traduciendo, revisando y leyendo cartas por la noche, la hermana Emma estaba presente en la oficina.»2
— El Profeta José Smith tradujo sólo una pequeña porción de los papiros de los que hoy tenemos en el Libro de Abrahán.
— El proceso de traducción y revisión tuvo lugar durante 9 años, desde 1835 hasta 1844.
— El libro de Abrahán fue publicado originalmente como algunos extractos a la vez en Tiempos y Estaciones, una publicación de la Iglesia, a partir de marzo de 1842 en Nauvoo, Illinois.
— El Profeta indicó que publicaría más del libro de Abrahán más tarde, pero fue martirizado antes de que pudiera hacerlo.
— En cuanto a la duración potencial de la traducción completa, Oliver Cowdery dijo una vez que sería necesario «volúmenes” para contenerla.3

En 1966 once fragmentos de los papiros que una vez estuvieron en poder del Profeta José Smith fueron descubiertos en el Museo Metropolitano de Arte en la ciudad de Nueva York. Fueron entregados a la Iglesia y han sido analizados por eruditos.

  1. Al menos algunos de los manuscritos devueltos no datan del tiempo de Abrahán; datan de un período comprendido entre el año 100 AC y el año 100 DC Pero esto necesariamente no constituye un problema. José Smith nunca afirmó que los papiros fueran autógrafos (escritos por Abrahán mismo), ni que dataran del tiempo de Abrahán. Pueden haber sido copias.
  2. No existe evidencia que el Libro de Abrahán como lo tenemos se haya traducido directamente de los papiros que se han descubierto, o incluso de los que contienen los facsímiles.
  3. El Profeta José Smith tradujo sólo una pequeña porción de los papiros. El libro de Abrahán fue publicado originalmente como algunos extractos a la vez en Tiempos y Estaciones, una publicación de la Iglesia, a partir de marzo de 1842 en Nauvoo, Illinois. El Profeta indicó que publicaría más del libro de Abrahán más tarde, pero fue martirizado antes de que pudiera hacerlo. En cuanto a la longitud potencial de la traducción completa, Oliver Cowdery dijo una vez que sería necesario «volúmenes» para contenerla.4

Los Facsímiles

Además de los escritos jeroglíficos, el manuscrito también contenía dibujos egipcios. El 23 de febrero de 1842, el Profeta José Smith pidió a Reuben Hedlock, un grabador de madera profesional y miembro de la Iglesia, que preparara grabados en madera de tres de los dibujos para que pudieran ser impresos. Éste era, en ese momento, el único método efectivo para incluir imágenes en medios impresos como libros y periódicos. Hedlock terminó los grabados en una semana, y José Smith publicó las copias (facsímiles] junto con el libro de Abrahán. Las explicaciones de José Smith sobre los dibujos acompañan a los facsímiles.

Destino de las Momias y los Papiros

Después de la muerte del Profeta José Smith, las cuatro momias y los papiros se convirtieron en la propiedad de la madre viuda de Joseph, Lucy Mack Smith. A la muerte de Lucy en 1856, Emma Smith, la esposa del Profeta, vendió la colección al Sr. A. Combs. Existen varias teorías sobre lo que sucedió después a las momias y los papiros.

Parece que al menos dos de las momias fueron quemadas en el gran incendio de Chicago de 1871. El doctor James R. Clark descubrió que dos de las momias fueron finalmente vendidas por alguien al Museo St. Louis en Misuri. Se incluyeron en el catálogo del museo. El museo de St. Louis menciona solamente 2 momias, más una muestra del papiro que José Smith había utilizado (no los papiros completos). El Museo de la Madera de Chicago compró las momias del Museo de San Luis y copió literalmente el material descriptivo del catálogo de San Luis. El Museo de Chicago fue destruido más tarde por el fuego, y se pensó que el papiro que José Smith utilizó para el Libro de Abrahán había sido destruido.

En la primavera de 1966, El doctor Aziz S. Atiya, profesor de la Universidad de Utah, descubrió varios fragmentos del libro de los papiros de Abrahán mientras realizaba investigaciones en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Estos fragmentos fueron presentados a la Iglesia por el director del museo el 27 de noviembre de 1967. Se desconoce el paradero actual de las otras momias y de las otras porciones de los papiros.

La Exactitud de la Traducción

Mirando los papiros recientemente encontrados, algunos han cuestionado la exactitud de la traducción. En sus notas, José colocó el carácter egipcio junto a su traducción. Al verlo ahora, vemos que el significado de la raíz del carácter tiene una relación directa con las palabras de la traducción, aunque el carácter sirvió como un dispositivo de recuerdo del sujeto en lugar de una fuente de texto extenso.

Aunque José Smith llamó a su trabajo sobre la revisión de la Biblia una «traducción» estaba usando la Biblia del Rey Santiago como recurso y recibiendo el resto por revelación. Esto sugiere que cuando José estaba «traduciendo» el papiro, también pudo haberlo recibido por revelación después de indagar al Señor acerca de ciertos conceptos mostrados en los papiros.

Los individuos vieron a José trabajar con el papiro durante largos períodos de tiempo y testificaron que el texto para el Libro de Abrahán vino a través del estudio e inspiración.

La Importancia del Libro de Abrahán

El libro de Abrahán es una evidencia del llamado inspirado del Profeta José Smith. Surgió en un momento en que el estudio de la lengua y la cultura del antiguo Egipto estaba comenzando. Los eruditos del siglo XIX apenas habían empezado a explorar el campo de la egiptología, pero sin formación formal en lenguas antiguas y sin conocimiento del antiguo Egipto (excepto su obra con el Libro de Mormón), José Smith comenzó su traducción de antiguo manuscritos

La mayor evidencia de la verdad del Libro de Abrahán es su contenido. El libro de Abrahán revela verdades del evangelio de Jesucristo que previamente eran desconocidas para los miembros de la Iglesia de los días de José Smith. También arroja una luz brillante sobre pasajes difíciles que se encuentran en otras escrituras. Es obvio para el fiel lector que este es un texto inspirado.


Notas:

  1. Historia de la Iglesia,2:236 (5 de julio de 1835).
  2. Historia de la Iglesia,4:548.
  3. Mensajero y Abogado,diciembre de 1835, pág. 236.
  4. Mensajero y Abogado,diciembre de 1835, pág. 236.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s