El poder del ímpetu espiritual

Conferencia General Abril 2022

El poder del ímpetu espiritual

Por el presidente Russell M. Nelson
Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Quisiera sugerir cinco acciones concretas que podemos realizar para ayudarnos a mantener un ímpetu espiritual positivo.


Hermanos y hermanas, los amo. Aprecio la oportunidad de estar con ustedes hoy. Oro todos los días para que estén protegidos de los feroces ataques del adversario y que tengan fortaleza para seguir adelante a pesar de los desafíos que afronten.

Algunas pruebas son cargas profundamente privadas que nadie más puede ver; otras son visibles para todo el mundo. El conflicto armado en Europa del Este es una de estas pruebas. He estado en Ucrania y en Rusia muchas veces. Amo esos países, a esas personas y sus idiomas, y lloro y ruego por todos los afectados por este conflicto. Como Iglesia, estamos haciendo todo lo que podemos por ayudar a quienes están sufriendo y luchan por sobrevivir. Invitamos a todos a seguir ayunando y orando por las personas afectadas por esta calamidad. Cualquier guerra es una horrorosa transgresión de todo lo que el Señor Jesucristo enseña y de lo que Él representa.

Ninguno de nosotros puede controlar a las naciones, ni las acciones de los demás, ni siquiera las de nuestra propia familia, pero sí podemos controlarnos a nosotros mismos. Mis queridos hermanos y hermanas, mi llamado a ustedes hoy es que pongan fin a conflictos que se desatan en su corazón, en su hogar y en su vida. Entierren todas y cada una de las inclinaciones de hacer daño a los demás, sean esas inclinaciones el mal genio, una lengua afilada o un rencor contra alguien que les ha hecho daño. El Salvador nos mandó que volviéramos la otra mejilla1, que amáramos a nuestros enemigos y que oráramos por los que nos ultrajan2.

Puede resultar difícil y doloroso deshacerse del enojo cuando parece estar tan justificado, y puede parecer imposible perdonar a quienes han hecho daño a los inocentes con sus actos destructivos. Sin embargo, el Salvador nos exhortó a “perdonar a todos los hombres”3.

Somos seguidores del Príncipe de paz. Ahora, más que nunca, necesitamos la paz que solo Él puede brindar. ¿Cómo podemos esperar que haya paz en el mundo cuando, individualmente, no procuramos la paz y la armonía? Hermanos y hermanas, sé que lo que estoy sugiriendo no es fácil, pero los seguidores de Jesucristo deben dar el ejemplo para que todo el mundo lo siga. Les ruego que hagan todo lo que puedan por poner fin a los conflictos personales que actualmente se desatan en su corazón y en su vida.

Permítanme subrayar este llamado a la acción analizando un concepto que recordé hace poco mientras miraba un partido de baloncesto.

En ese partido, la primera parte fue una batalla muy igualada, un ir y venir entre los dos equipos. Entonces, en los últimos cinco segundos de la primera parte, el escolta de uno de los equipos encestó un hermoso tiro de tres puntos. Y cuando solo quedaba un segundo, uno de sus compañeros consiguió robar la pelota y la encestó ¡justo cuando sonaba la bocina! Así que ese equipo se fue al vestuario teniendo cuatro puntos de ventaja, con un visible aumento de ímpetu. Consiguieron mantener ese ímpetu durante la segunda mitad y ganaron el partido.

El ímpetu es un concepto poderoso. Todos lo hemos experimentado de una u otra forma; por ejemplo, en un vehículo que va ganando velocidad o en un desacuerdo que, de repente, se convierte en una discusión.

Así que les pregunto: “¿qué puede generar ímpetu espiritual?”. Hemos visto ejemplos de ímpetu tanto positivo como negativo. Conocemos a seguidores de Jesucristo que llegaron a convertirse y aumentaron su fe, pero también conocemos a creyentes que estuvieron muy entregados y luego se apartaron. El ímpetu puede ir en cualquier dirección.

Nunca hemos necesitado tanto ese ímpetu espiritual positivo como ahora para contrarrestar la velocidad a la que se están intensificando la maldad y las señales de los tiempos más tenebrosas. El ímpetu espiritual positivo nos hará seguir avanzando por entre el temor y la incertidumbre que generan las pandemias, los tsunamis, las erupciones volcánicas y los enfrentamientos armados. El ímpetu espiritual nos puede ayudar a resistir los ataques incesantes e inicuos del adversario y a frustrar sus esfuerzos por erosionar nuestro cimiento espiritual personal.

Hay muchas acciones que pueden generar ímpetu espiritual positivo; la obediencia, el amor, la humildad, el servicio y la gratitud4 son tan solo algunas de ellas.

Hoy quisiera sugerir cinco acciones concretas que podemos realizar para ayudarnos a mantener un ímpetu espiritual positivo.

Primero: Entren en la senda de los convenios y permanezcan en ella.

No hace mucho, tuve un sueño en el que estaba con un grupo grande de personas que me hacían muchas preguntas; y lo que más preguntaban era acerca de la senda de los convenios y por qué es tan importante.

En el sueño les explicaba que ingresábamos en la senda de los convenios al bautizarnos y hacer nuestro primer convenio con Dios5. Cada vez que participamos de la Santa Cena, prometemos de nuevo tomar el nombre del Salvador sobre nosotros, recordarle siempre y guardar Sus mandamientos6. A cambio, Dios nos asegura que siempre podremos tener el Espíritu del Señor con nosotros.

Más adelante, hacemos otros convenios en el templo, donde recibimos promesas incluso mayores. Las ordenanzas y los convenios nos brindan acceso al poder de la divinidad. La senda de los convenios es la única senda que conduce a la exaltación y la vida eterna.

En mi sueño, una mujer entonces me preguntaba cómo podía regresar a la senda alguien que había quebrantado sus convenios. La respuesta a esa pregunta nos lleva a mi segunda sugerencia:

Descubran el gozo del arrepentimiento diario.

¿Qué importancia tiene el arrepentimiento? Alma enseñó que no debemos “predica[r] nada, salvo el arrepentimiento y la fe en el Señor”7. El arrepentimiento es un requisito para toda persona responsable que desee obtener la gloria eterna8; no hay excepciones. En una revelación dada al profeta José Smith, el Señor reprendió a los primeros líderes de la Iglesia por no enseñar el Evangelio a sus hijos9. El arrepentimiento es la clave del progreso; la fe pura hace que sigamos avanzando por la senda de los convenios.

Por favor, no teman ni demoren el arrepentimiento. Satanás se deleita en la miseria de ustedes. Acaben con eso. ¡Expulsen de su vida la influencia de Satanás! y empiecen hoy mismo a experimentar el gozo de despojarse del hombre natural10. El Salvador nos ama siempre, pero especialmente cuando nos arrepentimos. Él prometió que, aunque “los montes se m[uevan] y los collados se[a]n quitados […], no se quitará de ti mi bondad11.

Si creen que se han desviado demasiado de la senda de los convenios, o durante demasiado tiempo, y que no tienen forma de regresar, eso simplemente no es verdad12. Pónganse en contacto con su obispo o presidente de rama; él es el representante del Señor y los ayudará a experimentar el gozo y el alivio del arrepentimiento.

Y ahora les hago una advertencia: el regreso a la senda de los convenios no significa que la vida vaya a ser fácil; esta senda es rigurosa y en ocasiones nos parecerá que es una cuesta empinada13. Sin embargo, este ascenso se ha diseñado para probarnos y enseñarnos, para purificar nuestra naturaleza y ayudarnos a llegar a ser santos. Es la única senda que conduce a la exaltación. Un profeta14 describió “el bendito y feliz estado de aquellos que guardan los mandamientos de Dios. Porque he aquí, ellos son bendecidos en todas las cosas, tanto temporales como espirituales; y si continúan fieles hasta el fin, son recibidos en el cielo […] [y] mor[a]n con Dios en un estado de interminable felicidad”15.

El caminar por la senda de los convenios, en combinación con el arrepentimiento diario, aviva el ímpetu espiritual positivo.

Mi tercera sugerencia: Aprendan acerca de Dios y la forma en que Él obra.

Uno de nuestros mayores desafíos en la actualidad es distinguir entre las verdades de Dios y las falsificaciones de Satanás. Por esta razón, el Señor nos advirtió que “or[emos] siempre […], para que venza[mos] a Satanás y [nos] libre[mo]s de las manos de los siervos de Satanás que apoyan su obra”16.

Moisés proporcionó un ejemplo de cómo discernir entre Dios y Satanás. Cuando Satanás vino a tentar a Moisés, él detectó el engaño porque acababa de interactuar cara a cara con Dios. Moisés se dio cuenta rápidamente de quién era Satanás y le ordenó que se marchara17. Cuando Satanás insistió, Moisés supo cómo invocar a Dios para pedir más ayuda. Moisés recibió fortaleza divina y reprendió al maligno de nuevo, diciendo: “… Retírate de mí, Satanás, porque solamente a este único Dios adoraré”18.

Nosotros debemos seguir ese ejemplo. ¡Expulsen de su vida la influencia de Satanás! Por favor, no lo sigan a su “abismo de miseria y angustia sin fin”19.

Un testimonio que no es nutrido diariamente “por la buena palabra de Dios”20 puede desmoronarse a una velocidad aterradora. Por tanto, el antídoto contra el plan de Satanás está claro: necesitamos experiencias cotidianas de adoración al Señor y estudio de Su evangelio. Les ruego que dejen que Dios prevalezca en su vida. Dedíquenle una buena parte de su tiempo y, conforme lo hagan, fíjense en lo que sucede con su ímpetu espiritual positivo.

Cuarta sugerencia: Procuren y esperen milagros.

Moroni nos aseguró que “Dios no ha cesado de ser un dios de milagros”21Cada libro de las Escrituras demuestra lo dispuesto que está el Señor a intervenir en la vida de quienes creen en Él22. El Señor dividió el mar Rojo para Moisés, ayudó a Nefi a obtener las planchas de bronce y restauró Su Iglesia por medio del profeta José Smith. Cada uno de estos milagros tomó tiempo y quizás no fuera exactamente lo que esas personas le pidieron originalmente al Señor.

De la misma manera, el Señor los bendecirá a ustedes con milagros si creen en Él, “sin dudar nada”23. Hagan el esfuerzo espiritual para procurar milagros; oren pidiendo a Dios que los ayude a ejercer ese tipo de fe. Les prometo que pueden experimentar por ustedes mismos que Jesucristo “da fuerzas al cansado y multiplica las fuerzas del que no tiene vigor”24. Hay pocas cosas que aceleren más su ímpetu espiritual, que el darse cuenta de que el Señor los está ayudando a mover un monte de sus vidas.

Quinta sugerencia: Pongan fin a los conflictos en su vida personal.

Repito mi llamado a poner fin a los conflictos en su vida. Ejerzan la humildad, el valor y la fortaleza necesarios tanto para perdonar como para pedir perdón. El Salvador ha prometido que “si perdon[amos] a los hombres sus ofensas, [n]os perdonará también a [n]osotros [n]uestro Padre Celestial”25.

Dentro de dos semanas celebraremos la Pascua de Resurrección. A partir de ahora y hasta entonces, los invito a procurar poner fin a un conflicto personal que los ha abrumado. ¿Podría haber un acto más apropiado de gratitud hacia Jesucristo por Su expiación? Si en este momento el perdón parece imposible, supliquen por el poder que se deriva de la sangre expiatoria de Jesucristo para que los ayude. Si lo hacen, les prometo paz personal y un súbito aumento de su ímpetu espiritual.

Cuando el Salvador efectuó la expiación por todo el género humano, hizo posible que quienes lo siguen puedan tener acceso a Su poder sanador, fortalecedor y redentor. Estos privilegios espirituales están a disposición de todos los que procuran escucharlo y seguirlo a Él.

Mis queridos hermanos y hermanas, les suplico con todo el corazón y los insto a que entren en la senda de los convenios y permanezcan en ella, que experimenten el gozo del arrepentimiento diario, que aprendan acerca de Dios y la forma en que Él obra, que procuren y esperen milagros, y que se esfuercen por poner fin a los conflictos en su vida.

A medida que actúen conforme a estos objetivos, les prometo que serán capaces de avanzar por la senda de los convenios con mayor ímpetu a pesar de los obstáculos que afronten. Y les prometo más fortaleza para resistir la tentación, más paz mental, liberación del temor y más unidad en su familia.

¡Dios vive! ¡Jesús es el Cristo! ¡Él vive! Él nos ama y nos ayudará. De esto testifico, en el sagrado nombre de nuestro Redentor, Jesucristo. Amén.


  1. Véase 3 Nefi 12:39.
  2. Véase 3 Nefi 12:44.
  3. Doctrina y Convenios 64:10; véase también el versículo 9.
  4. Tal como dijo el apóstol Pablo: “Dad gracias en todo” (1 Tesalonicenses 5:18). Uno de los antídotos más eficaces contra la desesperación, el desánimo y el letargo espiritual es la gratitud. ¿Cuáles son algunas de las cosas por las que podemos dar gracias a Dios? Denle las gracias por la belleza de la tierra, por la restauración del Evangelio y por las innumerables formas en que Él y Su Hijo ponen el poder de Ellos a nuestra disposición aquí en la tierra. Denle las gracias a Él por las Escrituras, por los ángeles que responden a las súplicas de ayuda que hacemos a Dios, por la revelación y por las familias eternas. Y, sobre todo, den gracias a Dios por la dádiva de Su Hijo y la expiación de Jesucristo, que hace posible que cumplamos las misiones para las cuales se nos ha enviado a la tierra.
  5. Para entender la senda de los convenios es importante entender que un convenio implica un compromiso de dos partes, entre Dios y uno de Sus hijos. En un convenio, Dios establece las condiciones y nosotros las aceptamos; a cambio, Dios nos hace promesas. Muchos convenios van acompañados de señales externas —u ordenanzas sagradas— en las que participamos en presencia de testigos. Por ejemplo, el bautismo es una señal al Señor de que la persona que está siendo bautizada ha hecho el convenio de cumplir los mandamientos de Dios.
  6. Véanse Moroni 4:3; 5:2; Doctrina y Convenios 20:77, 79.
  7. Mosíah 18:20.
  8. Véase Moisés 6:50, 57.
  9. Véase Doctrina y Convenios 93:40–48.
  10. Véase Mosíah 3:19.
  11. Isaías 54:10; cursiva agregada; véase también 3 Nefi 22:10. La palabra bondad es una traducción de la palabra hebrea hesed, una palabra impactante con un profundo significado que abarca la bondad, la misericordia, el amor por convenio y mucho más.
  12. Es posible hacer restitución por algunos pecados, pero no por otros. Si una persona abusa de otra o la agrede, o si alguien le quita la vida a otra persona, no es posible hacer una restitución completa. En esos casos, el pecador solo puede restituir una parte y queda un gran saldo pendiente. Gracias a que el Señor está dispuesto a perdonar un saldo deudor, podemos acudir a Él, independientemente de lo mucho que nos hayamos desviado. Cuando nos arrepentimos sinceramente, Él nos perdona. Todo saldo deudor que quede entre nuestros pecados y nuestra capacidad de hacer una plena restitución solamente se puede pagar aplicando la expiación de Jesucristo, quien puede conceder el don de la misericordia. Su disposición a perdonar nuestro saldo deudor es un don de valor incalculable.
  13. Véase 2 Nefi 31:18–20.
  14. Benjamín, el profeta y rey nefita.
  15. Mosíah 2:41.
  16. Doctrina y Convenios 10:5; cursiva agregada.
  17. Véase Moisés 1:16; véanse también los versículos 1–20.
  18. Moisés 1:20.
  19. Helamán 5:12.
  20. Moroni 6:4.
  21. Mormón 9:15; véase también el versículo 19.
  22. Juan el Apóstol declaró que había registrado los milagros del Salvador “para que cre[amos] que Jesús es el Cristo” (Juan 20:31).
  23. Mormón 9:21.
  24. Isaías 40:29.
  25. Mateo 6:14.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s