Su naturaleza divina y destino eterno

Conferencia General Abril 2022

Su naturaleza divina y destino eterno

Por el élder Dale G. Renlund
Del Cuórum de los Doce Apóstoles

Las invito a centrar su vida en Jesucristo y a recordar las verdades fundamentales que hay en el lema de las Mujeres Jóvenes.

Dale G. Renlund


Queridas hermanas, gracias por estar aquí. Me siento honrado al participar en esta sesión de mujeres de la conferencia general. En ocasiones, he tenido el privilegio de asistir a clases de las Mujeres Jóvenes, pero permítanme señalar algo que es obvio: ¡ni soy joven ni soy mujer! Sin embargo, he aprendido que me siento menos fuera de lugar si puedo recitar el lema de las Mujeres Jóvenes junto con ellas. La doctrina profunda que se enseña en el lema de las Mujeres Jóvenes1 es importante para las jóvenes, pero se puede aplicar a todos, incluyendo a aquellos de nosotros que no somos mujeres jóvenes.

El lema de las Mujeres Jóvenes comienza así: “Soy una hija amada de padres celestiales, con una naturaleza divina y un destino eterno”2. Esta declaración contiene cuatro verdades importantes. Primero, ustedes son hijas amadas. Ninguna cosa que hagan —o que no hagan— puede cambiar eso. Dios las ama porque son Sus hijas procreadas como espíritus. En ocasiones, es posible que no sintamos Su amor, pero siempre está ahí. El amor de Dios es perfecto3; nuestra capacidad para sentir ese amor no lo es.

El Espíritu tiene una función trascendental para comunicar el amor que Dios siente por nosotros4. Sin embargo, Su influencia puede quedar escondida “debido a emociones fuertes, tales como el enojo […] [o] el miedo […]; es como tratar de paladear el delicado sabor de una uva mientras se come un chile jalapeño […]. [Un sabor] se superpone al otro”5. De igual manera, los comportamientos que nos distancian del Espíritu Santo, incluido el pecado6, hacen que nos resulte difícil percibir el amor que Dios siente por nosotros.

Así también, nuestra percepción del amor de Dios podría verse atenuada por circunstancias desafiantes y enfermedades físicas o mentales, entre otras cosas. En todos esos casos, el consejo de líderes o profesionales de confianza suele ser beneficioso. También podemos tratar de mejorar nuestra receptividad al amor de Dios al preguntarnos: “¿Mi amor por Dios es constante o lo amo cuando tengo días buenos, pero no tanto cuando tengo días malos?”.

La segunda verdad es que tenemos padres celestiales: un padre y una madre7. La doctrina de una Madre Celestial viene por revelación y es una creencia distintiva entre los Santos de los Últimos Días. El presidente Dallin H. Oaks explicó la importancia de esta verdad: “Nuestra teología empieza con padres celestiales; nuestra mayor aspiración es llegar a ser como ellos”8.

Se ha revelado muy poco en cuanto a la Madre Celestial, pero lo que sabemos está resumido en un tema del Evangelio que se encuentra en nuestra aplicación Biblioteca del Evangelio9. Una vez que hayan leído lo que se encuentra ahí, sabrán todo lo que yo sé respecto al tema. Ojalá supiera más. Es posible que ustedes también sigan teniendo preguntas y quieran hallar más respuestas. El procurar más entendimiento es una parte importante de nuestro desarrollo espiritual, pero, por favor, sean prudentes. La razón no puede reemplazar la revelación.

La especulación no conducirá a más conocimiento espiritual; sin embargo, puede conducirnos al engaño o desviar nuestra atención de lo que se ha revelado10. Por ejemplo, el Salvador enseñó a Sus discípulos: “… siempre debéis orar al Padre en mi nombre”11. Nosotros seguimos ese modelo y dirigimos nuestra adoración a nuestro Padre Celestial en el nombre de Jesucristo, y no oramos a la Madre Celestial12.

Desde que Dios designó profetas, ellos han sido autorizados para hablar en Su nombre, pero no declaran doctrinas inventadas “de [su] propia voluntad”13 ni enseñan lo que no se ha revelado. Consideren las palabras del profeta Balaam del Antiguo Testamento, a quien se le ofreció un soborno para maldecir a los israelitas y beneficiar a Moab. Balaam dijo: “… Aunque [el rey de Moab] me diese su casa llena de plata y oro, no puedo traspasar la palabra de Jehová, mi Dios, para hacer cosa chica ni grande”14. Los profetas de los últimos días están restringidos de manera similar. Exigir revelación de Dios es tan arrogante como improductivo. Por el contrario, esperamos en el Señor y en Su tiempo, cuando Él revele Sus verdades a través de los medios que Él ha establecido15.

La tercera verdad en el párrafo inicial del lema de las Mujeres Jóvenes es que tenemos “una naturaleza divina”. Esto es inherente a nuestra identidad. Es espiritualmente “genético”, heredado de nuestros padres celestiales16, y no requiere esfuerzo por nuestra parte. Es nuestra identidad más significativa, sin importar de qué otra manera elijamos identificarnos. Comprender esta verdad profunda es importante para todos, pero en especial para las personas que pertenecen a grupos que han sido marginados, oprimidos o subyugados históricamente. Recuerden que su identidad más significativa está relacionada con su naturaleza divina como hijas de Dios.

La cuarta verdad es que tenemos un “destino eterno”. No se nos impondrá tal destino. Después de la muerte, recibiremos aquello para lo que hayamos hecho méritos y “gozar[emos] [solo] de lo que est[emos] dispuestos a recibir”17, y nos daremos cuenta de que nuestro destino eterno depende de nuestras decisiones. Esto requiere que hagamos y guardemos convenios sagrados. Esta senda del convenio es la manera en la que venimos a Cristo y se fundamenta en la verdad absoluta y en la ley eterna e invariable. No podemos crear nuestra propia senda y esperar los resultados prometidos por Dios. Esperar Sus bendiciones mientras no se siguen las leyes eternas sobre las cuales se basan18 es erróneo; es como pensar que podemos tocar una estufa caliente y “decidir” no quemarnos.

Quizás ustedes sepan que yo trataba a pacientes con insuficiencias cardíacas. Cuando ellos seguían planes de tratamiento establecidos y basados en evidencia, se lograban los mejores resultados. A pesar de saber esto, algunos pacientes intentaban negociar un plan de tratamiento distinto. Decían: “No quiero tomar tantos medicamentos” o “No quiero tener que hacer tantas pruebas de seguimiento”. Por supuesto, los pacientes eran libres para tomar sus decisiones, pero si se desviaban de los planes de tratamiento óptimos, sus resultados se veían afectados. Los pacientes con insuficiencias cardíacas no pueden elegir un plan inferior y después culpar a su cardiólogo por los resultados inferiores.

Lo mismo sucede con nosotros. El Padre Celestial ha prescrito una senda que conduce a los mejores resultados eternos. Somos libres de escoger, pero no podemos escoger las consecuencias de no seguir la senda revelada19. El Señor ha dicho: “Aquello que traspasa una ley, y no se rige por la ley, antes procura ser una ley a sí mismo […], no puede ser santificado por la ley, ni por la misericordia, ni por la justicia ni por el juicio”20. No podemos desviarnos del plan de nuestro Padre Celestial y después culparlo de los resultados inferiores.

El segundo párrafo del lema de las Mujeres Jóvenes dice: “Como discípula de Jesucristo, me esfuerzo por llegar a ser semejante a Él. Busco revelación personal y actúo de conformidad con ella, y ministro a otras personas en Su santo nombre”. Podemos desarrollar un testimonio de Jesucristo al actuar con fe21. Podemos reclamar el don espiritual de “saber que Jesucristo es el Hijo de Dios, y que fue crucificado por los pecados del mundo”, o podemos recibir el don de creer en las palabras de aquellos que lo saben22, hasta que lo sepamos por nosotros mismos. Podemos seguir las enseñanzas del Salvador y ayudar a los demás a venir a Él; de esta manera, nos unimos a Él en Su obra23.

El lema de las Mujeres Jóvenes continúa: “Seré testigo de Dios en todo tiempo, y en todas las cosas y en todo lugar”. Todos los miembros de la Iglesia son necesarios como testigos de Dios24, aunque los Apóstoles y los Setentas están comisionados como testigos especiales del nombre de Cristo25. Imaginen un partido de fútbol en el que solo el arquero protege la portería. Sin la ayuda de los demás jugadores del equipo, ese arquero no podrá defender adecuadamente la portería y el equipo siempre perderá. De igual manera, se nos necesita a todos en el equipo del Señor26.

El párrafo final del lema de las Mujeres Jóvenes comienza diciendo: “A medida que me esfuerzo por ser merecedora de la exaltación, valoro el don del arrepentimiento y procuro mejorar cada día”. Por causa del sacrificio expiatorio del Salvador, podemos arrepentirnos, aprender de nuestros errores y no ser condenados por ellos. El presidente Russell M. Nelson enseñó: “Demasiadas personas consideran el arrepentimiento como un castigo […]; pero es Satanás quien genera ese sentimiento de castigo. Él trata de impedir que miremos hacia Jesucristo, que espera con los brazos abiertos, con la esperanza y disposición de sanarnos, perdonarnos, limpiarnos, fortalecernos, purificarnos y santificarnos”27.

Cuando nos arrepentimos con sinceridad, no quedan cicatrices espirituales, independientemente de lo que hayamos hecho, cuán serio fue o cuántas veces lo repetimos28. Cuantas veces nos arrepintamos y busquemos el perdón, con verdadera intención, podemos ser perdonados29. ¡Qué don tan excepcional de nuestro Salvador, Jesucristo30! El Espíritu Santo puede asegurarnos de que hemos sido perdonados. A medida que sentimos gozo y paz31, la culpa es expurgada32 y dejamos de ser atormentados por nuestros pecados33.

Aun así, incluso después del arrepentimiento sincero, podríamos tropezar. Un tropiezo no significa que el arrepentimiento fue inadecuado, simplemente podría reflejar debilidades humanas. Cuán reconfortante es saber que “el Señor ve las debilidades en forma diferente a como ve la rebelión”. No debemos dudar de la capacidad del Salvador para ayudarnos con nuestras debilidades, porque “cuando habla de debilidades, siempre lo hace con misericordia”34.

El lema de las Mujeres Jóvenes concluye con estas palabras: “Con fe, fortaleceré mi hogar y mi familia, haré y guardaré convenios sagrados, y recibiré las ordenanzas y las bendiciones del santo templo”. Fortalecer el hogar y la familia puede significar forjar el primer eslabón en la cadena de la fidelidad, continuar un legado de fe o restaurarlo35. En cualquiera de los casos, la fortaleza viene por medio de la fe en Jesucristo y al hacer convenios sagrados.

En el templo aprendemos quiénes somos y dónde hemos estado. El filósofo romano Cicerón dijo: “Ignorar lo que ocurrió antes de que naciéramos es estar condenados a permanecer para siempre en la niñez”36. Por supuesto, Cicerón se refería a la historia laica, pero su astuta observación se puede ampliar. Vivimos como niños perpetuamente si ignoramos la perspectiva eterna que se obtiene en los templos. Allí crecemos en el Señor, “recib[imos] la plenitud del Espíritu Santo”37 y llegamos a comprometernos más plenamente como discípulos del Salvador38. A medida que guardamos nuestros convenios, recibimos el poder de Dios en nuestra vida39.

Las invito a centrar su vida en Jesucristo y a recordar las verdades fundamentales que hay en el lema de las Mujeres Jóvenes. Si están dispuestas, el Espíritu Santo las guiará. Nuestro Padre Celestial desea que ustedes se conviertan en Sus herederas y reciban todo lo que Él tiene40. Él no puede ofrecerles más, no puede prometerles más. Él las ama más de lo que ustedes saben y quiere que sean felices en esta vida y en la vida venidera. En el nombre de Jesucristo. Amén.


  1. Véase Bonnie H. Cordon, “Hijas amadas”, Liahona, noviembre de 2019, pág. 67; “Lema de las Mujeres Jóvenes”, LaIglesiadeJesucristo.org.
  2. Véase también “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, LaIglesiadeJesucristo.org.
  3. Véase Romanos 8:35, 38–39.
  4. Véase Gálatas 5:22.
  5. Véase Richard G. Scott, “Cómo obtener guía espiritual”, Liahona, noviembre de 2009, pág. 8. El jalapeño es un ají o chile de tamaño mediano de la especie Capsicum annuum.
  6. Véase Mosíah 2:36.
  7. Véase “Padres celestiales”, Temas del Evangelio, topics.ChurchofJesusChrist.org.
  8. Véase Dallin H. Oaks, “La Apostasía y la Restauración”, Liahona, julio de 1995, pág. 98; véanse también Doctrina y Convenios 131:1–4; 132:19. La mujer y el hombre no pueden ser exaltados la una sin el otro.
  9. Véase “Padres celestiales”, Temas del Evangelio. Otro recurso que aporta información sobre esta cuestión es el ensayo sobre temas del Evangelio “Madre celestial” (topics.ChurchofJesusChrist.org).
  10. Incluso las preguntas sinceras sobre las verdades reveladas parcialmente o no reveladas pueden conducirnos a “traspasar lo señalado” (Jacob 4:14). En concreto, debemos confiar “íntegramente en los méritos de aquel que es poderoso para salvar” (2 Nefi 31:19): Jesucristo. El sugerir que se necesita algo más de lo que ofrece Jesucristo menoscaba efectivamente el alcance y el poder de Su expiación infinita. Al hacer esto, desviamos nuestra atención de la suprema “fuente [a la que deberíamos] acudir para la remisión de [nuestros] pecados” (2 Nefi 25:26).
  11. 3 Nefi 18:19.
  12. Véase, por ejemplo, Russell M. Nelson, “Lecciones que aprendemos de las oraciones del Señor”, Liahona, mayo de 2009, pág. 47.
  13. Números 16:28.
  14. Números 22:18.
  15. Véase Doctrina y Convenios 28:2–7.
  16. Véase “Padres celestiales”, Temas del Evangelio.
  17. Doctrina y Convenios 88:32.
  18. Véase Doctrina y Convenios 130:20–21.
  19. Véase 2 Nefi 2:5, 16, 26–27.
  20. Doctrina y Convenios 88:35.
  21. Véase Russell M. Nelson, “Cristo ha resucitado; la fe en Él moverá montes”, Liahona, mayo de 2021, págs. 101–104.
  22. Véase Doctrina y Convenios 46:13–14.
  23. Véase Manual General: Servir en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 4.1, LaIglesiadeJesucristo.org.
  24. Véase Mosíah 18:9.
  25. Véanse Doctrina y Convenios 27:12; 107:23, 25; 124:138–39.
  26. Nadie necesita hacerlo todo, pero cada persona que esté dispuesta puede hacer algo. Además, Dios puede hacer que los que están dispuestos sean capaces, pero no puede hacer, o no hará, que los que sean capaces estén dispuestos.
  27. Russell M. Nelson, “Podemos actuar mejor y ser mejores”, Liahona, mayo de 2019, pág. 67.
  28. José Smith enseñó: “El espíritu nunca es demasiado viejo para acercarse a Dios. Todos pueden alcanzar la misericordia y el perdón […]. Esta doctrina se nos presenta gloriosa, pues hace patente la grandeza de la compasión y benevolencia divinas en el alcance que tiene el plan para la salvación humana. Esta gloriosa verdad está bien diseñada para ampliar el entendimiento y sostener el alma en los problemas, las dificultades y las aflicciones” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, 2007, pág. 502). Véase también Boyd K. Packer, “El plan de felicidad”, Liahona, mayo de 2015, pág. 28.
  29. Véanse Mosíah 26:29–30; Moroni 6:8; Doctrina y Convenios 58:42–43.
  30. Véase Moroni 7:27–28. Sorprendentemente, nuestro Juez también es nuestro Abogado.
  31. Véase Mosíah 4:3.
  32. Véase Enós 1:6.
  33. Véase Alma 36:19.
  34. Richard G. Scott, “La fortaleza personal mediante la expiación de Jesucristo”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 83. La planificación consciente de un pecado con el desalmado plan de arrepentirse después, en otras palabras, el arrepentimiento premeditado, resulta repugnante para el Señor. Quienes lo hacen “crucifican de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios” (véase Hebreos 6:4–6). Se debe tener en cuenta esta advertencia: “Porque si pecamos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectativa de juicio y fuego ardiente” (Hebreos 10:26–27).
  35. Véase Isaías 58:12–14.
  36. Marco Tulio Cicerón, Orator [El orador], traducción al inglés de H. M. Hubbell, capítulo 34, sección 120; en Cicero, 1971, vol. 5, pág. 395.
  37. Véase Doctrina y Convenios 109:15.
  38. Véase Doctrina y Convenios 109:22.
  39. Véase Doctrina y Convenios 84:19–20.
  40. Véase Doctrina y Convenios 84:36–38.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s