Nacidos de Dios

Conferencia General Octubre 1985

Nacidos de Dios

Ezra Taft Bensonpresidente Ezra Taft Benson
del Quórum de los Doce Apóstoles

“El Señor ejerce su poder desde el interior del hombre hacia afuera. Por el contrario, el mundo lo ejerce desde afuera hacia el interior. El mundo trata de reformar al hombre cambiándolo de ambiente. Cristo cambia al hombre, y este cambia el ambiente que lo rodea.”


¿Que pensáis del Cristo? (Mateo 22:42) Esta pregunta que formulo nuestro Señor, hace siglos que estimula el interés del mundo.

Afortunadamente para nosotros, Dios nos ha dado Escrituras modernas, otro testamento, o sea, el Libro de Mormón, para convencer al mundo de que Jesús es el Cristo. Cualquiera que lea el Libro de Mormón y lo ponga a prueba divina, como sugiere Moroni (Moroni. 10:3-5), obtendrá esa convicción. Una vez que se ha obtenido, surge la pregunta: “¿Estoy dispuesto a seguirlo?” Los diablos creen que Jesús es el Cristo; sin embargo, siguen a Lucifer. (Santiago 2: 19; Marcos 5:7.)

A través de los siglos, los profetas han exhortado a la gente a que se decida por una cosa o la otra. “Escoges hoy a quien sirváis”, amonestó Josué (Josué 24: 15).

Elías exclamó: “¿Hasta cuando claudicareis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle”. (1 Reyes 18:21. )

Cuando escogéis seguir a Cristo, escogéis el Camino, la Verdad y la Vida; la senda correcta, la verdad salvadora y la vida plena (véase Juan 14:6).

“Quisiera exhortaros a buscar a este Jesús”, dice Moroni (Eter 12:41).

Cuando uno decide seguir a Cristo, decide también cambiar.

“Ninguna persona”, declaró el presidente David O. McKay, “puede resolver sinceramente que va a aplicar en su vida diaria las enseñanzas de Jesús de Nazaret sin experimentar un cambio interior. La frase ‘nacer de nuevo’ tiene un significado mas profundo del que muchas personas le dan. Este cambio no puede describirse con palabras, pero es muy real”. (En Conference Report, abril de 1962, pág. 7.)

¿Puede una persona cambiar realmente? Por supuesto. Esto sucede todos los días en la gran obra misional de la Iglesia. Es uno de los milagros de Cristo que están mas difundidos en esta época. Si no os ha sucedido a vosotros, debería ocurrir.

Nuestro Señor le dijo a Nicodemo: “El que no naciere de nuevo, no puede ver cl reino de Dios”. (Juan 3:3.) El presidente Kimball ha comentado lo siguiente sobre esas palabras: “Esta es una solución total y simple a uno de los dilemas mas importantes que existen. . . Para obtener la vida eterna es necesaria una transformación, o sea, nacer de nuevo”. (En Conference Report, abril de 1958, pág. 14.)

El presidente McKay dijo que Cristo le requería a Nicodemo que sufriera un cambio completo. “Su manera de pensar, sentir y actuar concernientes a lo espiritual tenia que sufrir una transformación fundamental y permanente”. (En Conference Report, abril de 1960, pág. 26. )

Además de recibir las ordenanzas del bautismo y la imposición de manos, debemos nacer de nuevo espiritualmente para obtener la exaltación y la vida eterna.

Alma declara:

“Y el Señor me dijo: No te maravilles de que todo el genero humano, si, hombres y mujeres, toda nación, familia, lengua y pueblo, deben nacer otra vez; si, nacer de Dios, ser cambiados de su estado carnal y ciado a un estado de rectitud, siendo redimidos de Dios, convirtiéndose en sus hijos e hijas;
“y así llegan a ser nuevas criaturas; y a menos que hagan esto, de ningún modo pueden heredar el reino de Dios.” (Mosíah 27:25-26.)

El proceso de nacer de nuevo o de cambiar se describe elocuentemente en el libro que es la clave de nuestra religión, el Libro de Mormón.

Los que habían nacido de nuevo después de escuchar el discurso del rey Benjamin sufrieron un cambio sumamente grande, hasta el punto de que ya no tenían deseos de hacer lo malo, sino de hacer el bien continuamente (Mosíah 5:2, 7).

El cuarto capítulo de Alma describe un período en la historia nefita en que “la iglesia empezó a disminuir en su progreso” (Alma 4: 10). Alma procuró resolver este problema renunciando a su puesto judicial en el gobierno y dedicándose completamente al sumo sacerdocio que también era su responsabilidad. (Alma 4:20.)

Se dispuso a rescatarlos con “el peso de un testimonio puro en contra de ellos” (Alma 4: 19). En el capítulo 5, hay mas de cuarenta preguntas importantes que Alma les hizo.

Hablando con franqueza a los miembros de la Iglesia, les preguntó: “Hermanos míos de la Iglesia: ¿Habéis nacido espiritualmente de Dios? ¿Habéis recibido su imagen en vuestros rostros? ¿Habéis experimentado este gran cambio en vuestros corazones?” (Alma S: 14. )

Y continuó, diciendo: “Si habéis experimentado un cambio en el corazón, y si habéis sentido el deseo de cantar la canción del amor que redime, quisiera preguntaros:  ¿Podéis sentir esto ahora?” (Alma 5:26.)

¿No aumentaría enormemente el progreso de la Iglesia hoy día si muchos mas miembros nacieran de nuevo espiritualmente ? ¿Os imagináis lo que sucedería en nuestros hogares’? ¿Os imagináis lo que pasaría si hubiera muchos ejemplares mas del Libro de Mormón en las manos de muchos misioneros mas que hubieran nacido de Dios y que supieran cómo utilizarlos? Cuando esto suceda, tendremos la cosecha que el presidente Kimball anhela. Porque Alma había “nacido de Dios”, al ser misionero, predicó la palabra con tanta eficacia que hizo que muchos otros también nacieran de Dios. (Alma 36:23-26.)

El Señor ejerce su poder desde el interior del hombre hacia afuera. Por el contrario, el mundo lo ejerce desde afuera hacia el interior. El mundo trata de sacar a la gente de los barrios bajos; Cristo saca la bajeza social del corazón de las personas y ellos mismos salen de los barrios bajos. El mundo trata de reformar al hombre cambiándolo de ambiente; Cristo cambia al hombre, y este cambia el ambiente que lo rodea. El mundo trata de amoldar el comportamiento del hombre, pero Cristo puede cambiar la naturaleza humana.

“La naturaleza humana puede cambiarse, aquí y ahora”, dijo el presidente McKay, y después continuó:

“Vosotros podéis cambiar la naturaleza humana. Nadie que haya sentido la influencia del Espíritu de Cristo, aunque fuera por medio minuto, puede negar esta verdad. . .

“Uno puede cambiar la naturaleza humana, la naturaleza propia, si se rinde a Cristo. Ese cambio puede tener lugar aquí y hoy día. de la misma forma en que ha sucedido en el pasado; muchísimas personas tendrán que experimentar un cambio similar en el futuro; de lo contrario, el mundo se ahogara en su propia sangre. Y sólo Cristo puede hacer que se efectúe ese cambio.

“Doce hombres hicieron mucho por cambiar al mundo hace mil novecientos años; doce hombres sencillos.” (Citado en Stepping Stones to an Abundant Life, comp. por Llewelyn R. McKay, Deseret Book Co., págs. 23, 127.)

Si, Cristo cambia a las personas, y aquellos que hayan cambiado pueden a su vez cambiar al mundo.

Los que se transforman por Cristo permitirán que El los guíe. Al igual que Pablo, preguntaran: ”Señor, ¿que quieres que yo haga?” (Hechos 9:6.) Pedro dice que “deben seguir sus pisadas” (1 Pedro 2:21) . Juan dijo que “deben andar como El anduvo” (1 Juan 2:6).

Finalmente, los que siguen a Cristo se amalgamaran con El. O como dijo el presidente Lee: “Ellos hacen arder en otros el mismo fuego que arde en su corazón”. (Stand Ye in Holy Places, Salt Lake City, Deseret Book Co., pág. 192.)

Ellos hacen la voluntad de Dios en lugar de la propia. (Juan 5:30. )

Hacen siempre lo que complace al Señor. (Juan 8:29.)

No sólo son capaces de morir por el Señor, sino, lo que es mas importante aun, desean vivir con El.

Cuando se entra en su casa, los cuadros en las paredes, los libros en los estantes, la música en el ambiente, y sus palabras y acciones revelan que son cristianos.

Se mantienen firmes como testigos de Dios en todo momento, en todos los asuntos y en todos los lugares. (Mosíah 18:9.)

Tienen a Cristo en la mente, lo recuerdan y elevan todos sus pensamientos continuamente hacia El. (Doc. y Con. 6:36.)

Tienen a Cristo en su corazón porque lo aman para siempre. (Véase Alma 37:36.)

Toman la Santa Cena casi todas las semanas y vuelven a testificar ante su Padre Eterno que están dispuestos a tomar sobre si el nombre de su Hijo y siempre recordarlo y guardar sus mandamientos. (Moroni 4:3.)

En el lenguaje del Libro de Mormón, estas personas se deleitan en las palabras de Cristo, hablan de Cristo, se regocijan en Cristo, se vivifican en Cristo y se glorían en Jesús. (2 Nefi 33:6 )

En resumen, se pierden en el Señor, y así encuentran la vida eterna. (Lucas 17:33.)

El presidente David O. McKay relató un acontecimiento extraordinario que le ocurrió una vez. Dijo que mientras dormía tuvo una visión infinitamente sublime: Vio una hermosa ciudad, una gran muchedumbre, y al Salvador mismo. Estas son sus palabras:

“Comprendí que la ciudad era del Salvador. Era la Eterna Ciudad; y que las personas que le seguían iban a morar allí en paz y felicidad eternas.

“Pero, ¿quienes eran ellos’? El Salvador lo puso bien claro. Me indico unas letras que se veían encima de sus cabezas, escritas en oro, que decían:

“‘Estos son los que han vencido a/ mundo, los que verdaderamente han nacido de nuevo’ .

“Cuando desperté”, dice el presidente McKay, “estaba amaneciendo”. (Cherished Experiences from the Writings of President David O. McKay, comp. Clare Middlemiss, Salt Lake City, Deseret Book Co., págs. 59 60.)

Cuando nosotros despertemos y nazcamos de Dios, amanecerá un nuevo día y Sión será redimida.

Quisiera que nos convenciéramos de que Jesús es el Cristo, que decidiéramos seguirlo, que nos cambiáramos por El, que permitiéramos que nos guiara, que nos consumiéramos en El y que naciéramos de nuevo, y ruego que así sea, en el nombre de Jesucristo. Amén.


Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s