Tres cosas para un feliz Nuevo Año

Tres cosas para un feliz Nuevo Año


Al cerrarse un año y abrirse otro, es natural que miremos hacia atrás, y también hacia adelante. El reflexionar en lo pasado, puede ser una buena manera de anticipar lo que nos aguarda. Así como los buenos comerciantes hacen inventarios regulares para determinar lo que han vendido, lo que no, y lo que deben modificar, también nosotros deberíamos hacerlo con nuestra vida.

¿Qué fue bueno y no tan bueno en el año que termina? ¿Qué nos favoreció y qué no? ¿Qué aprendimos y logramos, y en qué mejoramos? ¿Qué planes y promesas nos depara el nuevo año?

Por cierto que en este año todos queremos hallar felicidad y dicha. Todos anhelamos una vida plena, y queremos tener un año positivo.

No escasean los consejos de cómo encontrar la felicidad, pero hay uno que se destaca entre los demás. Se ha dicho que la felicidad abarca tres cosas: alguien a quien amar, algo que hacer, y algo que aguardar ansiosamente.

Primero, la felicidad implica amar y velar por otras personas. La felicidad y el amor siempre van de la mano —al amor que recibimos y, especialmente, aquel que damos. Quizá no siempre será fácil, y tal vez no siempre será retribuido o valorado, pero el amor cambia nuestra perspectiva y nuestro corazón.

Segundo, la gente feliz halla algo que hacer —algo con propósito y significado. Alguien descubrió que el hacer algo por los menos afortunados siempre le hacía sentirse mejor consigo mismo y tener más gratitud. Otra persona vio que tomar clases y seguir aprendiendo la facultaba para ayudar a quienes estaban a su alrededor. No es que busquemos estar más ocupados, sino hacer cosas más significativas que marquen la diferencia.

Y por último, la felicidad nos hace aguardar algo ansiosamente, aunque sea pequeño. La gente feliz es optimista, ya que creen que el futuro siempre les depara algo bueno. Generalmente se trata de algo sencillo: reunirse con buenas personas, pasar un momento agradable con un amigo, presenciar un amanecer o un atardecer, o el cambio de las estaciones. Todas estas cosas nos dan buenas razones para regocijarnos.

Entonces, amemos, hagamos algo y anhelemos, y por cierto que hallaremos felicidad en el nuevo año.


Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s