Inviten a Cristo a ser el autor de su historia

Inviten a Cristo a ser el autor de su historia

Hermana Camille N. Johnson
Presidenta General de la Primaria
Mira el discurso completo

Inviten a Cristo a ser el autor de su historia

¿Por qué deseamos que el Salvador sea el autor y el consumador de nuestra historia? DEBIDO A QUE Él conoce nuestro potencial DE MANERA PERFECTA, nos llevará a lugares que nunca hubiéramos imaginado.

Testifico que el Salvador es “el autor y consumador de [nuestra] fe” [Hebreos 12:2]. ¿Lo invitarán a Él a ser el autor y consumador de su historia?

Por supuesto, el sublime principio del albedrío nos permite escribir nuestra propia historia. David podría haber vuelto a casa a cuidar las ovejas. No obstante, Jesucristo está presto para utilizarnos como instrumentos divinos, como lápices afilados en Su mano, ¡a fin de escribir una obra maestra!

[D]ejar que Dios prevalezca, permitir que Él sea el autor y consumador de nuestra historia, sí requiere que guardemos Sus mandamientos y los convenios que hemos hecho. El hecho de guardar los mandamientos y nuestros convenios es lo que abrirá la línea de comunicación para que recibamos revelación por medio del Espíritu Santo. Es mediante las manifestaciones del Espíritu que sentiremos la mano del Maestro escribiendo nuestra historia junto con nosotros.

¿Por qué deseamos que el Salvador sea el autor y el consumador de nuestra historia? Debido a que Él conoce nuestro potencial de manera perfecta, nos llevará a lugares que nunca hubiéramos imaginado. Puede que nos convierta en un David o una Ester. Nos hará crecer y nos refinará para que seamos más semejantes a Él. Lo que logremos a medida que actuemos con mayor fe aumentará nuestra fe en Jesucristo.

Seremos juzgados por lo que contenga nuestro libro de la vida. Podemos decidir escribir una narrativa cómoda para nosotros mismos o podemos permitir que el Autor, Consumador y Maestro escriba nuestra historia con nosotros, dejando que la función que Él necesita que desempeñemos tenga precedencia sobre otras ambiciones.

¡Permitan que Cristo sea el autor y consumador de su historia!