Gratitud hacia las madres

Gratitud hacia las madres


De pequeños, los hijos agradecen a su madre todo el día, y no siempre con palabras. Sus felices chillidos expresan gratitud cuando mamá los empuja en el columpio. Sus ojos brillan con agradecimiento cuando ella les da de comer. Dan gracias en susurros cada noche cuando mamá se acurruca con ellos para leerles un cuento antes de dormir. Aunque a veces en silencio, su gratitud se siente natural y espontánea —casi involuntaria. Es sencillamente parte de todo cuanto se dibuja en su rostro y se manifiesta en su disposición.

Las madres atesoran esas expresiones de agradecimiento; los dibujos y las manualidades que ellos les hacen, las notas que escriben y todo cuanto les dicen. Conservan todo eso muy cerca del corazón y nunca olvidan lo que sienten. A las madres les encanta saber que se les ama y se les valora.

Pero a veces las cosas cambian cuando los hijos crecen y están tan ocupados, tan angustiados y tan estresados que tal vez olviden agradecer a su madre por todas las cosas que hace por ellos. Algunos hijos quizá lleguen a esperar esa ayuda que reciben. Peor aún, es posible que sientan tener derecho a todo eso y dejen de sentir agradecimiento.

El Señor advirtió en cuanto a ello en el quinto de Sus Diez Mandamientos: “Honra a tu padre y a tu madre” (Éxodo 20:12). Honrar, al igual que agradecer, es mucho más que una expresión verbal —es una forma de vivir, y cuando es sincera, se manifiesta en cada hecho.

Las tarjetas, las flores y otros obsequios en días especiales es todo magnífico, pero las mejores muestras de gratitud son las inesperadas: las expresiones de amor espontáneas —todo a lo largo del año. Cuando una hija llama a su madre tan sólo para hablar, cuando un hijo pasa por la casa de sus padres a dejarle algo sencillo a su mamá, cuando los hijos y los nietos se esfuerzan por incluir a la abuela en su vida; todas ésas son expresiones de gratitud que unen a las generaciones. Estos son los días que las madres nunca olvidan, los que les hacen saber que se les ama, se les valora y se les recuerda hoy y para siempre.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s