Entendiendo lo que es la libertad

Entendiendo lo que es la libertad


Al pasar los días de observancia patriótica, se dice mucho acerca de la libertad. Como todos los otros principios que a la mayoría de los hombres conciernen, la libertad en teoría puede ser una cosa y la libertad en la práctica pueda ser otra.

Es un término comparativamente fácil de definir en forma académica, mas a veces difícil da definir en las relaciones diarias de la vida; difícil de decir, dónde la usurpación empieza y termina; decir cuándo es violada y cuando es respetada, porque los hombres tienen tantas ideas diferentes de la libertad, y muchas de ellas son erróneas.

Por ejemplo: hay algunos que están sometidos al principio de libertad para todos, y otros que la quieren solo para sí.

Estos últimos son aquellos que se han olvidado que la libertad del hombre no está segura en tanto que haya un hombre en la esclavitud. Y hay también aquellos que quieren la libertad para abusar de ello, que quieren completa licencia, libertad de toda sujeción, libertad de la disciplina necesaria en la vida, libertad de ley y orden. Son aquéllos quienes toman la libertad por anarquía. Sin duda la mayoría de nosotros queremos nuestra libertad para quejarnos y criticar. Quizás no siempre usemos esta libertad, pero sin ella no somos libres. Y también hay algunos de nosotros que esperamos no tan solo la libertad, sino una vida gratis. Pero hay una gran diferencia.

La libertad tiene que incluir libertad de trabajar pero no el ser libre del trabajo. Ser libre de la necesidad sin esfuerzo alguno puede parecer Utopía, a la primera vista, pero en verdad es solamente el preludio de la tragedia. Hay muchas otras así llamadas libertades que a veces algunos de nosotros pensamos que queremos, pero las cuales ningún hombre que piense bien en verdad quiere, cuando entiende a donde conducen —y entre ellas está el ser libre de la responsabilidad, el ser libre de preocupación con los eventos del día— y aun el ser libre de tener que pensar por sí.

Pero cuando nos lisonjeamos con estas libertades, lo hacemos a gran precio, porque el que no lleva su parte de las cargas de su propio día y generación, no puede por mucho tiempo esperar tener las bendiciones de la libertad y el que no piensa por sí, nunca es libre.

Dadle gracias a Dios por la libertad, porque a pesar de que sea violada, y descuidada, y mal entendida, cualquiera cosa por la cual la pudiéramos cambiar sería un trato malo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s