Liahona Septiembre 2021

Bendiciones del jardín

En diciembre del año pasado, la rama de Kingstown, en San Vicente y Las Granadinas, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se unió a la Organización Nacional para el Manejo de Emergencias (NEMO) en el Día Internacional de Servicio, realizando sesiones educativas junto a miembros de la Iglesia y sus amigos sobre almacenamiento de alimentos, agua y preparación ante desastres. Además de las presentaciones, se entregaron semillas a todos los asistentes de modo que pudieran plantar sus propios jardines.

El mes siguiente, las presidencias de distrito y de rama en San Vicente, alentaron a los miembros a reorientar sus esfuerzos para ser autosuficientes tanto temporal como espiritualmente. Los miembros tomaron este consejo en serio e hicieron lo que pudieron y aumentaron su almacenamiento de alimentos y agua a pesar de sus limitados recursos financieros. Algunos incluso plantaron sus propios jardines. Desde entonces, ha habido muchos recordatorios para comenzar a prepararse, incluso en pequeñas formas. Algunas hermanas comenzaron a comprar botellas de agua y a compartirlas con otras personas que mostraron interés. Otros plantaron huertos y aumentaron su suministro de alimentos.

Estas preparaciones han sido muy beneficiosas ya que se han utilizado desde que el volcán La Soufrière comenzó a hacer erupción el 9 de abril de 2021, arrojando cenizas al aire.

La hermana Nichole Franklyn, presidenta de la Sociedad de Socorro en la rama de Kingstown, recuerda: “Comenzamos un huerto. Estábamos felices, pero nos costó mucho trabajo. Oramos todas las noches por las cosechas y nuestro Padre Celestial escuchó nuestras oraciones y las bendijo”. Su sencillo jardín ha crecido y está produciendo.

No todos los productos de su huerto están listos para la cosecha, pero están cosechando pepinos y pimientos dulces. Les preocupaba que la caída de ceniza arruinara su jardín, ya que ha sido así con gran parte de la agricultura de la isla. “Muchas cosechas han sido arrasadas por completo, pero Dios ha perdonado las nuestras. Pudimos cosechar pepinos. En este momento, podemos vender nuestros pepinos a cinco dólares la libra, pero optamos por compartirlos con tres refugios”, expresa la hermana Franklyn.

También se alentó a los miembros a ser espiritualmente autosuficientes. Siguiendo el ejemplo de un grupo que comenzó en Santa Lucía, donde un grupo de hermanas se reúne para la oración y el estudio de las Escrituras a las 5:00 cada mañana de lunes a sábado. Las hermanas de San Vicente también comenzaron a hacerlo. Se reúnen por Zoom con otros miembros de la Iglesia en el Área del Caribe al mismo tiempo. A pesar de las circunstancias imperantes, los miembros son fuertes y sin miedo y continúan reuniéndose mañana tras mañana.

La hermana Franklyn está agradecida por las bendiciones que su jardín le ha brindado a su familia y a los que se encuentran en los refugios. “El Señor cuida de Sus hijos y provee cuando podemos seguir Sus enseñanzas a través de nuestros líderes”, dice. Realmente se siente bien dar en lugar de recibir en este momento”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s