Palabras de Inspiración

Liberados

Una primavera, un zorzal hizo un nido en la corona de la puerta del frente de una casa, volando desde y hacia él varias veces por día. En una ocasión, el pajarillo se aprestaba a descender en el nido cuando la puerta se abrió, y en vez de posarse en él voló adentro de la casa.

Al principio, la familia se deleitó con su inesperada visita, pero al comprender cuán atemorizado estaba y cuánto anhelaba hallar una salida, hicieron todo lo posible para dejarlo libre. Lamentablemente, todos sus intentos por ayudar al pájaro, parecieron empeorar las cosas. El zorzal no comprendió que trataban de ayudarle y se adentraba más y más en la casa, aumentando así cada vez más su desesperación. El pajarillo estaba a punto de perder toda esperanza al no poder encontrar su retorno a la libertad.

Fue entonces que uno de los niños de la familia tuvo una idea brillante; cerró todas las puertas y las ventanas, y apagó todas las luces adentro de la casa. Después abrió la puerta del frente y encendió la luz del porche. En cuestión de segundos, el pajarillo halló la libertad. El niño le había mostrado el camino y le había liberado.

¿Se sintió alguna vez como ese pájaro? ¿Se sintió en alguna ocasión atrapado en sus circunstancias, habiendo agotado todas sus opciones y sin una salida viable? Entonces, el mensaje de la Pascua se aplica a usted. La Pascua es una celebración de la Luz del Mundo que brilla en la oscuridad, mostrando el camino hacia la libertad. El Señor libera a los cautivos, da esperanza a los desconsolados y paz a los abatidos. Él nos ofrece la forma de vivir más plenamente hoy y por siempre jamás.

El mensaje de la Pascua es de libertad: victoria sobre la muerte, liberación de la duda y la desesperación, y una luz radiante de esperanza—la esperanza de que el bien conquistará al mal, de que todas las injusticias serán corregidas y de que vamos a vivir nuevamente.