Palabras de Inspiración

Forjar una vida Buena

Todo el mundo quiere ser exitoso, y todos quieren tener una vida buena. Estas dos cosas pueden parecer lo mismo pero, dependiendo de lo que definamos como éxito, podrían ser muy diferentes. Una persona puede ser “exitosa” en ciertos aspectos de la vida y al mismo tiempo sentirse infeliz. Por otro lado, una vida plenamente feliz, una vida buena, es exitosa en todo sentido.

Aunque transitamos diferentes caminos, todos aspiramos a cosas que nos hacen ser felices, siendo el amor la más universal de ellas. La mayoría de nosotros encuentra la felicidad al amar a los demás: familiares, amigos, cualquiera que necesite ser amado —y eso incluye a casi todo ser humano.

A un hombre, el avanzar en su carrera corporativa no le resultó tan gratificante como pensó que sería. Él anhelaba hallar más propósito en su vida, y lo descubrió en forjar relaciones con seres queridos y en el servicio a su comunidad. Una joven mujer dijo que encontró una vida buena al dejar de sentir celos de otras personas y al sencillamente amar y disfrutar de quienes la rodeaban.

El logro de una vida buena no es algo que surge como por arte de magia —debemos crearlo. Alguien compartió esta fórmula: Para tener éxito uno necesita visión, persistencia y positivismo, o sea, un objetivo claro, nunca darse por vencido, y la capacidad de levantarse cada vez que cae, y también es importante que nos basemos en principios firmes. Como complemento a todo ello, es bueno cultivar el sentido del humor que nos permita sonreír y hasta reír, en momentos difíciles.
Si nuestro mayor deseo es demostrar amor hacia las personas que más importantes son para nosotros; si estamos dispuestos a dar a tal objetivo nuestros mayores esfuerzos; y si podemos hacer todo eso con una buena actitud, entonces gozaremos tanto del éxito como de una vida buena.