El Camino Hacia la Perfección

Capítulo 47

Registros aun por ser revelados

“Y cuando hayan recibido estas cosas, que conviene que conozcan primero para probar su fe, si llegaren a creerlas, entonces les serán manifestadas las cosas mayores.” (3 Nefi 26:9.)

Escrituras ya reveladas

La Escritura canónica no sólo está incompleta sino que también el Señor tiene para revelar a la gente cosas mayores que las que hasta ahora han sido dadas; sin embargo, la gente no puede recibirlas en el día de incredulidad e iniquidad. Parece que ha sido revelado ahora más de lo que la gente está dispuesta a recibir. ¡Piensen de las importantes revelaciones en la Biblia concernientes a nuestros propios tiempos! ¡Piensen como las recibe el mundo hoy! El mundo está lleno de gente que se mofan y niegan el poder de Dios, que menosprecian a los profetas y se rehúsan a aceptar sus advertencias. ¿Cómo es entre los Santos de los Últimos Días? Nos ha sido dada otra Escritura además de la Biblia. Tenemos el Libro de Mormón con su mensaje concerniente a Cristo; tenemos la Perla de Gran Precio con sus palabras dadas a Moisés y a Abrahán, tenemos las Doctrinas y Convenios con sus ricas bendiciones revelando los convenios para nuestra salvación. ¡Piensen cuan importantes son estos registros para nosotros y para el mundo! Hace miles de años el Señor hizo que los jareditas prepararan sus registros y más tarde que los nefitas prepararan los suyos, para que pudieran aparecer como testigos de él en estos últimos tiempos. Si uds. han leído el Libro de Mormón saben que el Señor preservó los registros de esta gente para que salieran del polvo a convencer a un mundo incrédulo de que el Señor ha hablado. El guardó esta historia con sus abundantes revelaciones a través de hostiles generaciones, hasta que fué escondida en la tierra para ser revelada en nuestro día por el poder de Dios. ¡Con cuánto cuidado fué guardado este registro después de que fué puesto en las manos de José Smith!

Registros oficialmente sancionados por el Señor

Piensen en la atención que el Señor puso en el llamamiento de testigos especiales para testificar de él al mundo. El Señor envió un ángel de su presencia para revelar este registro a estos testigos escogidos. Les habló a ellos desde los cielos con su propia voz, mandándoles que testificaran que la traducción es correcta y que dieran testimonio de ello a todo el mundo.

En el caso de las Doctrinas y Convenios, ¿se han detenido Uds. a considerar que el Señor mandó a sus siervos que publicaran este volumen al mundo? ¿Han pensado cómo aprobó su contenido, que salió de su propia boca, y preparó el prefacio del libro, declarando que estas revelaciones son fieles y verdaderas y las profecías y promesas que están en ellas todas serán cumplidas? ¿Saben Uds. de algunos otros registros que hayan tenido endoso tan maravilloso y salido al mundo con tal séquito de testigos, para apoyarlos?

Contienen la plenitud del evangelio

¿Por qué es el Señor tan escrupuloso y solícito en este asunto? ¿Por qué se habría de tomar tanta molestia para presentar al mundo en este día estas revelaciones, tanto antiguas como modernas? La respuesta es sencilla. Es para que la gente sepa su voluntad y esté preparada para seguir sus caminos, que estos registros señalan a todo el mundo. Él ha dicho que contienen la plenitud del evangelio; esto es, conocimiento de los principios salvadores por medio de los cuales los hombres pueden regresar a la presencia del Señor. ¿Los hemos apreciado, estudiado, y sabemos hasta qué punto nuestra salvación depende del conocimiento que ellos imparten? Si no, entonces estamos bajo condenación. Cuando los libros sean abiertos, ¿cómo responderemos por nuestra negligencia en este asunto tan importante?

Solo las enseñanzas menores de cristo han sido hasta ahora reveladas.

Mormón escribe que lo que él registró no es la centésima parte de las enseñanzas de Jesús a los nefitas. Hay otras planchas que contienen la mayor parte de las cosas que Jesús enseñó a la gente, pero Mormón no las escribió en su compendio. La razón que da por no hacerlo es que el Señor no lo permitió.

“Y he escrito estas cosas, que son la menor parte de lo que enseñó al pueblo, y las he escrito con objeto de que se traigan otra vez a este pueblo. . .

“Y cuando hayan recibido estas cosas, que conviene que conozcan primero para probar su fe, si llegaren a creerlas, entonces les serán manifestadas las cosas mayores.

“Más si no quisieren creer estas cosas, entonces les serán retenidas las cosas mayores, para su condenación.

“He aquí, estaba a punto de escribirlas, cuantas estaban grabadas sobre las planchas de Nefi, pero el Señor me lo prohibió, diciendo: Pondré a prueba la fe de mi pueblo.” (3 Nefi 26:8-11.)

Registros de las diez tribus serán revelados

Otros registros han sido también negados a la gente de esta generación porque no están preparados para recibirlos. Vendrá el tiempo, se nos informa, cuando los registros de las Diez Tribus serán revelados. No sabemos nada todavía de estos registros.

Cosas que vio el hermano de Jared

También se nos informa que el Señor dio al hermano de Jared una revelación de las cosas desde el principio hasta el fin del tiempo. Estos asuntos los escribió en un idioma que ningún hombre podía leer y el Señor le dio los intérpretes que también selló y por los cuales el registro será en su debido tiempo dado a conocer. Pero esta revelación de todas las edades no puede aparecer hasta que los corazones de los hombres estén preparados para recibirla en una perfecta fe. El Señor dijo a Moroni que debía escribir estas cosas sobre las planchas, pero sellándolas, y Moroni nos dice que así lo hizo, en estas palabras:

“Y he aquí yo he escrito sobre estas planchas las mismas cosas que vio el hermano de Jared, sin que hayan sido mostradas nunca cosas tan grandes como las que fueron enseñadas al hermano de Jared.

“Por cuyo motivo el Señor me ha mandado que las escriba, y así lo he hecho. Y él me ha mandado que las selle; y me ha mandado también que selle su interpretación; por lo tanto, he sellado los intérpretes según los mandamientos del Señor.

“Porque el Señor me ha dicho que estas cosas no serán manifestadas a los gentiles hasta que se arrepientan de sus iniquidades, y aparezcan puros en la presencia del Señor.

“Y en aquel día que ejerzan fe en mí, dice el Señor, aun así como lo hizo el hermano de Jared, para que puedan santificarse en mí, entonces les manifestaré las cosas que vio el hermano de Jared, aun hasta descubrirles todas mis revelaciones, dice Jesucristo, el Hijo de Dios, el Padre de los cielos y de la tierra, y todas las cosas que en ellos hay.

“Y maldito sea el que luche contra la palabra del Señor; y maldito sea el que niegue estas cosas; porque a ellos, dice Jesucristo, no les mostraré cosas mayores; porque yo soy el que lo digo.” (Éter 4:4-8.)

Una historia divina del mundo.

Nefi también vio en visión este libro en el cual Moroni describió esta revelación dada al hermano de Jared, y que el libro vino a los Gentiles de aquellos que han dormido. El escribió de este registro en parte como sigue:

Y he aquí, el libro estará sellado; y en él habrá una revelación de Dios, desde el principio del mundo, hasta su fin.
Por lo tanto, a causa de las cosas que están selladas, no se entregarán estas cosas selladas en el día de las maldades y abominaciones del pueblo. Por tanto, les será retenido el libro;
mas el libro será entregado a un hombre, y él entregará las palabras del libro, que son las palabras de aquellos que han dormido en el polvo, y entregará estas palabras a otro;
mas no entregará las palabras que están selladas, ni tampoco entregará el libro. Porque el libro será sellado por el poder de Dios, y la revelación que fue sellada se guardará en el libro hasta que llegue el propio y debido tiempo del Señor en que aparezcan; porque he aquí, revelan todas las cosas desde la fundación del mundo hasta su fin.” (2 Nefi 27:7-10.)

La parte sellada de las planchas.

Estas revelaciones están escondidas en la parte sellada del registro dado a José Smith, quien fué instruido por el Señor de no romper los sellos, porque no eran para esta generación inicua. Moroni dijo a José Smith: “Y ahora yo, Moroni, he escrito las palabras que me han sido mandadas escribir, según mi memoria; y os he hablado las cosas que he sellado; por lo tanto, no las toquéis para que las traduzcáis; porque os está prohibido, excepto que, en lo futuro, lo dispusiere el Señor en su sabiduría”. (Éter 5:1.)

Nuestra fe está a prueba.

Antes de terminar su registro, Moroni dijo que debería haber tres testigos que vieran las planchas, y el Señor les manifestaría a ellos por su poder que la obra es verdadera. Hoy tenemos nosotros el testimonio de estos testigos, y tenemos el libro conteniendo las cosas menores que el Señor quiso revelar. Nuestra fe está a prueba. Las indicaciones señalan el hecho de que nuestra fe es débil, y por lo tanto, no estamos preparados para recibir estas revelaciones mayores que aparecerán cuando los hombres sean lo suficientemente humildes, devotos, obedientes, y llenos de fe, como la que tenía el hermano de Jared.

Entonces serán reveladas en ese día cuando la gente esté dispuesta a aceptar las palabras del Señor sin duda y reservas mentales.

Capítulo 48 — Y los libros fueron abiertos